Y la Iglesia vive a través de la fe y el esfuerzo de sus miembros: los bautizados. Ya les conté de la fiesta patronal que realizamos en Nuestra Señora del Rosario de Pompeya de Paraná. Pero les debía el video con el cual hicimos memoria de los 50 años de vida de esta comunidad. Se los comparto ahora:

¡Cuanto gratifica el testimonio silencioso de la fe hecha obra concreta! Nos ayuda a crecer cada vez más en nuestra conversión, que es el gran llamado del Adviento.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorEl laico llamado a reinar con Cristo Rey en las estructuras y ambientes del mundo
Artículo siguienteAprueba oficialmente el Vaticano un milagro del Cura Brochero
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!