Estamos a las puertas de la Cuaresma. Comienza un miércoles muy especial al cual la tradición le puso por nombre “de cenizas”. Te dejo cuatro tips para que puedas vivirlo con intensidad cristiana.

miercoles cenizas

1.- Es el primer día de la Cuaresma

Estos son los cuarenta días de preparación espiritual que el católico tiene para celebrar bien la Pascua. Es un tiempo de conversión en el cual se nos sugiere que llevemos a la práctica, con más intensidad el mensaje de Jesús en el Sermón del monte. Allí nos recomendaba crecer desde la oración, el ayuno y la caridad solidaria.

2.- Es un día penitencial de ayuno y abstinencia

La Iglesia nos pide que hagamos penitencia este día. Tiene una función triple. Nos ayuda a gobernar nuestro cuerpo. Se lo ofrecemos a Dios como sacrificio espiritual. Podemos compartir los bienes no consumidos con los necesitados.

El ayuno supone una sola comida fuerte durante el día y está mandado para los mayores de 18 y menores de 60 años. La abstinencia de comer carne es para todos los católicos mayores de 14 años. Si por cuestiones de salud no puedes hacerlo, no estás obligado. Pero es bueno que lo reemplaces por otra penitencia que si puedas hacer y se la ofrezcas al Señor como ayuno espiritual.

3.- La Misa del día no es de precepto sino de devoción

Es tradicional que participemos de la Misa del día. Pero tengamos en cuenta que no es una misa de precepto. Es una misa devocional. Esto quiere decir que es bueno que la celebremos pero no estamos obligados. Tengamos en cuenta para iluminar nuestra conciencia ya que es un día laboral.

4.- El rito de las cenizas

Durante la celebración el sacerdote bendice e impone cenizas a los participantes de la Misa. La pueden recibir todos, incluso los no creyentes, porque es un simple rito penitencial con el cual expresamos el deseo de crecer en el bien a la luz de las enseñanzas de Jesús.

Las cenizas se fabrican con las palmas y olivos bendecidos en la Semana Santa del año anterior.

Cuando el sacerdote te las impone, puede decirte “polvo eres y en polvo te convertirás” o “conviértete y cree en el Evangelio”. Es para recordarte lo corto de la vida y la necesidad de vivirla intensamente como fiel creyente. Te la puede poner sobre la cabeza o signarte con la cruz en la frente.

Acercate con el corazón dispuesto, acompañando el canto. Las cenizas se reciben en silencio y no se responde nada.

Al finalizar la Misa, puedes quitarte la marca de la ceniza cuándo y cómo quieras.

Todos los ritos tienen un profundo sentido espiritual. Nos hacen bien en la medida que tenemos abiertos el corazón a la acción de Dios. Por eso debés vivirlos con deseo de conversión. Meditalo

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí