Mons. Angelelli camino a los altares

352

El primer paso de este camino de  Monseñor Enrique Angelelli termina este 15 de septiembre… amparado por la celebración litúrgica del día: “Nuestra Señora de los Dolores”. María, al pié de la cruz de su Hijo, seguramente está muy feliz de lo que está ocurriendo con este hijo suyo, argentino.

Angelelli

El Obispo de La Rioja, Marcelo Colombo, anunció que esta tarde “concluiremos solemnemente en nuestra Iglesia Catedral la instrucción diocesana de la Causa de Canonización de Mons. Angelelli.

El resultado del proceso

Mons. Colombo, en un escueto comunicado en el cual invita a la Catedral, da los pormenores del porqué se eleva esta causa a Roma. Les comparto literalmente sus palabras a las que he resaltado algunas partes con negrillas, a modo de comentario.

“Las motivaciones y las características del asesinato de Mons. Angelelli el 4 de agosto de 1976, en el marco de la vigencia del terrorismo de Estado durante el período 1976-1983, fueron exhaustivamente analizadas por la sentencia del Tribunal Federal del 4 de julio de 2014, cuyas conclusiones nos resultaron de mucha utilidad al sustanciar esta causa que discierne las virtudes vividas en grado heroico por Mons. Enrique Angelelli así como la muerte martirial.

El estudio de aquel contexto histórico así como el análisis teológico de sus escritos y la recepción de testimonios de quienes lo conocieron, nos han revelado la fecunda personalidad pastoral de quien me precediera en el pastoreo de esta querida Diócesis y que lo entregó todo, “enamorado de su pueblo que lo acompañaba en el camino, y lo acompañaba hasta las periferias, las periferias geográficas y las existenciales” (Card. Bergoglio, Homilía en los 30 años, La Rioja, 4 de agosto de 2006). Sus enseñanzas y su vida misma son un elocuente signo del amor de Cristo, buen Pastor.

Cumplidas las formalidades previstas por la legislación de la Iglesia, enviaremos todas las actuaciones a la Santa Sede para su oportuna prosecución en la Congregación para la Causa de los Santos.”

Las palabras de los Obispos Argentinos

En mayo de 2001 los Obispos de la Conferencia Episcopal Argentina hicieron una declaración escrita con motivo de recordar los 25 años de su martirio. Allí dan unos datos biográficos, como para ubicarnos sobre quién era y su contexto histórico.

“Mons. Enrique Angelelli nació en la ciudad de Córdoba el 17 de julio de 1923. Fue ordenado sacerdote en Roma el 9 de octubre de 1949. El Papa Juan XXIII lo eligió como obispo auxiliar de Córdoba y fue consagrado el 12 de marzo de 1961. Luego el Papa Pablo VI lo designó Obispo de La Rioja y tomó posesión de esa diócesis el 20 de agosto de 1968.

El día 4 de agosto de 1976, volviendo de la parroquia de Chamical, después de acompañar a esta comunidad dolorida por la muerte de los Padres Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, cruelmente asesinados, como lo fue el laico Wenceslao Pedernera, encuentra la muerte en la localidad de Punta de los Llanos.”

Luego destacan el valor de testimonio que ha tenido para ellos, Obispos, su vida y su muerte (las negrillas son mías).

“Muchos de nosotros conocimos a Mons. Angelelli personalmente. Otros, sobre todo los más jóvenes, oímos hablar mucho de él. Sabemos que la vida de los Obispos es difícil. Como hombres tenemos virtudes y defectos. Es el Espíritu quien, valiéndose incluso de nuestras debilidades, inspira las grandes orientaciones que dan sentido a la vida.

Mons. Angelelli llevó a la vida del pueblo de La Rioja las enseñanzas del Concilio Vaticano II, de Medellín y del documento de San Miguel del Episcopado argentino. Su acción pastoral, inspirada por estos documentos, fue objeto de duras polémicas. Fue un hombre que se dejó tomar por el Espíritu y apasionar por el Evangelio. Más allá de su fortaleza y limitaciones humanas, se abrió a la acción del Espíritu que motivó, en él, fuertes deseos de santidad y una gran entrega en el servicio de los pobres. La muerte lo encontró cumpliendo una dificilísima misión. Acompañaba a las comunidades heridas por el asesinato de sus pastores. Vivió como pastor y murió como pastor.”

En estos tiempos en que la Iglesia Latinoamericana está invitada a desatar un profundo proceso de conversión pastoral, la vida de este Obispo será una luz para marcarnos el camino. Hoy se da el primer paso de su camino hacia los altares. Dios guíe ese camino para que pronto esté junto al Cura Brochero y a Mamá Antula.

1 Comentario

  1. “EXELENTES Y EDIFICANTES NOTAS: GRACIAS PADRE, ESPECIALMENTE POR LA ¡MUY BENDITA MEMORIA DE NUESTRO PADRE OBISPO MÁRTIR ENRIQUE ANGEL!Mi mayor respeto: abuelita Mela Cruz-Carmelita Seglar/Argentina.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí