A través de un decreto de la Congregación de las Causas de los Santos el Papa Francisco autorizó a que se declaren las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Maria Eufrasia Iaconis (su nombre civil es Maria Giuseppina Amalia Sofia). De esta manera se da un paso más hacia la beatificación de esta religiosa que nació en Italia y murió en la Argentina

Breve biografía de la Madre Eufrasia

Un blog destinado a difundir sus obras nos da algunos datos de su biografía.

La fundadora de la Congregación de las Hijas de la Inmaculada Concepción; nació en Casino di Calabria, hoy Castelsilano (Italia) el 18 de noviembre de 1867 y murió en Buenos Aires (Argentina) el 2 de agosto de 1916.

Sofia Iaconis ya durante la infancia se sintió llamada a seguir a Jesús y pronunció sus primeros votos en Roma en 1889.

Con el deseo de servir a sus hermanos, a fines del siglo XIX llegó a la Argentina. Desarrolló aquí una obra en la cual testificó su carisma mariano en hospitales, casas cunas, asilos y colegios.

Madre Eufrasia es Sierva de Dios

Mujer humilde y de oración, pero también emprendedora e infatigable, no admitía obstáculos por insuperables que parecieran, aceptaba responsabilidades y se entregaba de lleno a su labor, sin reparar en dificultades.

Su vida fue corta, pero plenamente fecunda. Nos dejó como herencia un profundo amor hacia el misterio de la Inmaculada, el cual la llevó a trabajar por la verdad, la justicia, el respeto a la vida, la fraternidad, la solidaridad y el servicio a los demás.

La Madre Eufrasia gozó desde su muerte, ocurrida el 2 de agosto de 1916, de una importante fama de santidad, lo que determinó que en 1995 se decidiera iniciar el proceso de la causa de canonización. Hoy se la ha declarado como Sierva de Dios.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorEl tercer mensaje de Fátima
Artículo siguiente¿Es lo mismo budismo y cristianismo?
Portal de noticias católico. La actualidad religiosa a un clik.