El tercer mensaje de Fátima

410

Gracias a Radio Vaticano podemos enterarnos de las palabras de Benedicto XVI en el avión que lo llevaba a Portugal:

“En cuanto a las novedades que hoy podemos descubrir en este mensaje, encontramos que los ataques al Papa y a la Iglesia no sólo vienen del exterior, sino que el pecado existe en la Iglesia. Esto siempre se ha sabido, pero hoy lo vemos de una forma terrible: que la persecución más grande a la Iglesia no procede de enemigos externos, sino que nace del pecado en la Iglesia. Y por lo tanto, la Iglesia tiene una profunda necesidad de reaprender la penitencia, aceptar la purificación, aprender el perdón pero también la necesidad de justicia. El perdón no sustituye la justicia”.

Allí hace aplicación a la actualidad del tercer mensaje de la Virgen en Fátima, dando una clave teológica para reflejar su pensamiento sobre la pedofilia por parte de algunos sacerdotes y el ocultamiento de los hechos por parte de algunos obispos y cardenales.

Con respecto al tema del tercer secreto, les confieso que ya estoy cansado de la desinformación de los católicos y de las cadenas de correo que suelen llegar con el supuesto contenido de esta tercera revelación: un supuesto mensaje en el que se habla de días de obscuridad y uso de agua y velas benditas, entre otras pavadas.

En realidad, este mensaje ya ha sido dado a publicidad hace varios años por el Papa Juan Pablo II. Dice así (en la traducción oficial al castellano):

« J.M.J.

Tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima.

Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: « algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él » a un Obispo vestido de Blanco « hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre ». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

Tuy-3-1-1944 ».

El texto original manuscrito, así como los manuscritos de los primeros dos secretos, sus respectivas traducciones al castellano, la historia de los secretos y un texto interpretativo del entonces Cardenal Ratzinger lo pueden leer directamente desde el sitio oficial del Vaticano: vatican.va. Por lo tanto, no es un secreto guardado con candados en los oscuros pasadizos del estado pontificio. Está a un simple click de cualquiera que lo quiera leer.

Espero que compartan esta información a través de cadenas de email, así contrarestamos la versión falsa (que dicen que tiene su origen allá por los años ’40 del siglo pasado).

1 Comentario

  1. Estimado p, Fabian, de que temer si la verdad saldra a la luz? lo ah dicho el mismo Jesùs, " YO SOY LA LUZ QUE BRILLA EN LA OSCURIDAD" " YO SOY EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA " Ya que reconocemos que como iglesia somos pecadores desde el principio, recuerdo este Salmo 38,tercero de los penitenciales que en la antiguedad
    se usaba en la iglesia para rezar en tiempos en que se pedia perdon especial de DIOS,es oracion compuesta para tiempo de tribulacion y arrepentimiento.Aqui hay sentimientos de humildad,reconocimiento sincero de los pecados, y aprimiante suplicas a DIOS para que venga en axulio de quien implora su perdon, YO SOY PECADORA POR LO CUAL YA ESTOY EN SUPLICA A DIOS Y MIS HERMANOS, ( Si entre hermanos se pelean los deboran los de afuera. M Fierro )Unidos en oracion, Paz y Bien…Elba Alejandrina Aquino.

  2. Yo creo que el mensaje de la IGLESIA es de SALVACIÓN y VERDAD, y eso involucra a todo hombre y a toda mujer. Por otro lado, pienso que las apariciones de Fátima fueron un fenómeno extraordinario entre tantos otros pero que de por sí no fueron ni más santas ni más sagradas que las ESCRITURAS mismas, por ejemplo. Y después de todo, el sucesor de Pedro, no es el ombligo del mundo, sólo DIOS lo es… slds.

  3. Bueno…… la verdad comparar los mensajes de Fátima con las Sagradas Escrituras me parece una niñería, por no decir otra cosa. Y tampoco nadie dice que el Papa es el ombligo del mundo….PERO ES EL REPRESENTANTE DE CRISTO EN LA TIERRA, mas allá de sus defectos y virtudes.
    O aceptamos las cosas como son o nos dejamos de parlanchar. O somos verdaderos seguidores y testificadores de Cristo o damos un paso al costado. Lo que no quiere decir que somos ciegos, sordos y mudos. Jesús mismo nos pide que denunciemos, pero con motivo, altura, verdad y coraje.

  4. Dios Todo poderoso nos salve de tanta basura que hay en este mundo,pero debemos tener fe y esperanzas.Sigo por Cristo Nuestro Señor y Maria Santisima,cambie el mundo ,y como Hijos de Dios,con defectos y virtudes tengo fe
    Su Sangre por nosotros no fue en vano derramada

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí