La esencia del cristianismo

752

Muchas veces pensamos que ser cristiano tiene que ver con una cuestión cultural o unas simples costubres reservadas para distintos momentos de la vida, especialmente con la niñez. Sin embargo ser cristiano es mucho más que eso: tiene que ver con encontrarse y seguir a una persona. Lo que sigue es para quienes quieren preguntarse cual es el principio y fundamento de la fe de los cristianos.

A- El problema

Hay épocas en la historia en las que el creyente es cristiano con naturalidad. Pero en otras, como la nuestra en las cuales asoman otras posibilidades religiosas, el ser humano se ve urgido a decidir. Para poder tomar una decisión libre tiene que saber con certeza que es lo característico del cristianismo, cual es su esencia.

Frente a esta pregunta se esbozan varias respuestas que nos surgen de la experiencia cotidiana, y que tienen que ver con los aspectos de la religión que vimos anteriormente.

El cristianismo es un conjunto de RITOS que se deben cumplir, como por ejemplo al nacer hay que bautizarse; en edad escolar hay que estudiar la religión y recibir los sacramentos por primera vez; hay que casarse por iglesia y, cuando se muera, hay que pasarlo a uno por el templo o pedirle a un cura que rece un responso. Se es cristiano cuando se cumple estas “cosas”. Pero esto no guarda relación alguna con la vida concreta de cada día.

Para otros el cristianismo es un conjunto de CONOCIMIENTOS o “verdades” que uno debe sostener, o por lo menos no negar. A veces es solo “tener fe en Dios”, pero una fe tan general y ambigua que puede aceptar estar acompañada de los mas variados elementos pseudoreligiosos.. Claro que estos elementos permanecen en la sola inteligencia, ya que se puede “ser cristiano sin ir a misa” como dice la canción popular.

Una tercer reducción de lo esencial del cristianismo es cuando se lo considera como una ÉTICA. Ser cristiano es un estilo de vida, comportarse de determinada manera para asegurarse así la vida eterna. Esta visión se ve sobre todo en quienes atacan o desechan lo cristiano al considerarlo solo como normas referentes a la vida sexual y la procreación.

Pero cada una de estas proposiciones tomadas en absoluto son falsas. Para comprender y diferenciar de lo no cristiano hay que hacer resaltar aquello que es diverso tanto por su pretensión como por su punto de partida inicial.

Así lo propiamente cristiano no puede deducirse de presupuestos terrenos ni determinarse a través de categorías naturales. Para aprehenderlo hay que partir de su propio ámbito y preguntar directamente a lo cristiano para recibir directamente de el la respuesta.

El cristianismo no es una doctrina de la verdad o un estilo de vida. Es esto también, pero no es lo esencial.

La esencia del cristianismo esta constituida por
Jesús de Nazareth,
por su existencia, su obra, su destino concreto,
es decir, por una personalidad histórica.

No son ideas lo que lo caracterizan, sino un evento, un hecho concreto, que ocurrió y ocurre en la historia. Para intuir lo que implica esta afirmación pensemos en un novia. Muchas veces ella se habrá imaginado lo que es el amor y habrá tenido ideas claras sobre esto. Pero un día se encuentra con un muchacho y se enamora. Descubre así que todas esas ideas que tenia se quedan muy pequeñitas frente a lo que es la verdadera realidad del amor: este hombre. Guardini nos recuerda que “en la experiencia de un gran amor todo el mundo confluye en la relación yo-tu, y todo cuanto acontece se convierte en un episodio dentro de su ámbito”. Así todo para ella comienza a girar alrededor de la persona de el y todo cuanto le acontece a esa novia comienza a verlo en relación a su novio.

Cuando mas evidente se hace el amor humano, tanto menos pretende, sin embargo, que lo que para el constituye el centro del mundo ha de serlo también para los demás. Pero esto último es la pretensión cristiana: por la humanización del Hijo de Dios, por su muerte y su resurrección, por el misterio de la fe y de la gracia, toda la creación se ha visto exhortada a abandonar su aparente concreción objetiva y situarse, como bajo una norma decisiva, bajo la determinación de una realidad personal: bajo la persona de Jesucristo. Esto constituye una paradoja, frente a la cual incluso el sentimiento personal se revela. Es fácil someterse a una ley general, a un rito o a una verdad; pero frente a la pretensión de reconocer “otra” persona como ley suprema de toda la esfera religiosa y, por tanto de la propia existencia, el hombre reacciona en sentido violentamente negativo. En otras palabras, Jesucristo tiene la pretensión de ser el, y solo el, que es el capaz de darle el verdadero sentido a toda la realidad humana.

B- La persona de Cristo y lo propia y esencialmente cristiano

Surge la pregunta acerca de si esta pretensión ha sido realmente de Jesús o se la hemos endosado los cristianos. Para esto trataremos de acercarnos a la conciencia de Cristo tal cual nos la presenta la revelación en la fuente de la palabra escrita de la Biblia. En su afirmación: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14,6) se encuentra expresada toda su pretensión de ser lo absoluto para el hombre. Sistematizaremos, sin la aspiración de ser exhaustivos, a partir de este texto la demanda de Cristo de estar por encima de los ritos, los conocimientos y la ética. Jesucristo es el Mesías esperado. Prometido por Dios, el pueblo elegido lo aguardara con esperanza. Pero supera ampliamente las expectativas. Dios es mucho mas grande y rico de lo que el hombre puede imaginar o soñar.

I- YO SOY EL CAMINO

1- Polémica contra el templo

Jesús tiene un profundo respeto frente al Templo de Jerusalén. Es la casa de Dios, casa de encuentro y de oración. Dentro de este marco de referencia es que se sitúa la expulsión de los comerciantes en el atrio:

“Cuanto entró en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, y preguntaban: ¿Quien es este? Y la gente respondía: Es Jesús, el profeta de Nazareth en Galilea. Después Jesús entro en el Templo y echó a todos los que vendían y compraban allí, derribando las mesas de los cambistas y los asientos de los vendedores de palomas. Y les decía: Esta escrito: Mi casa será llamada casa de oración, pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones.” (Mt21, 10-13 )

Pero, a pesar de este respeto, cuando se iba aproximando su muerte anuncio la ruina de este edificio, del cual no quedará piedra sobre piedra:

“Jesús salió del Templo, y mientras iba caminando, sus discípulos se acercaron a él para hacerle notar las construcciones del mismo. Pero él les dijo: ¿Ven todo esto? Les aseguro que no quedará aquí piedra sobre piedra: todo será destruido.” (Mt 24,1-2)

2- Polémica contra el ritualismo

Así como era respetuoso del Templo, también respeta las ceremonias que se realizan en el mismo. Peregrinó allí todos los años, al menos con ocasión de la Pascua (cf. Lc 2,41) y durante su ministerio público arribó también a Jerusalén con motivo de las grandes fiestas judías (cf. Jn 2,13- 14: 5,1.14; 7,1.10.14; 8,2; 10,22-23 ). No era enemigo de los ritos y prescripciones culturales, pero condena severamente el ritualismo vacío y superficial que ahoga al hombre, así como también las practicas que se realizan solo para aparentar:

“Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.” (Mt 6,16-18)

3- Su pretensión de absoluto

Su Cuerpo sustituye todo Templo. El identifica expresamente al nuevo lugar de culto con su cuerpo resucitado:

“Entonces los judíos le preguntaron: “¿Que signo nos das para obrar así?” Jesús respondió: “Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar”. Los judíos le dijeron: “han sido necesario cuarenta y seis años para construir este Templo, y tu lo vas a levantar en tres días?” Pero el se refería al templo de su cuerpo. Por eso, cuando Jesús resucito, sus discípulos recordaron que el había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.”(Jn 2,18-22 )

Pero además su cuerpo resucitado sustituye todo sacrificio y todo rito verdadero debe hacer referencia a el. En la ultima cena, en el marco de la pascua judía, hace un adelanto ritual de su muerte y resurrección adveniente:

“Llegada la hora, Jesús se sentó a la mesa con los Apóstoles y les dijo: “He deseado ardientemente comer esta Pascua con ustedes antes de mi Pasión, porque les aseguro que ya no la comeré mas hasta que llegue a su pleno cumplimiento en el Reino de Dios”. Y tomando una copa, dio gracias y dijo: “Tomen y compártanla entre ustedes. Porque les aseguro que desde ahora no beberé mas del fruto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios”. (Hasta aquí el rito propio de la Pascua judía. En adelante es lo propiamente cristiano). “Luego tomo el pan, dio gracia, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: “Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía”. Después de la cena hizo lo mismo con la copa, diciendo: “Esta copa es la Nueva Alianza sellada con mi sangre, que se derrama por ustedes”( Lc 22, 14-20)

Ya sus primeros discípulos, luego de su resurrección comprendieron claramente la realidad de estas palabras y se reunían asiduamente a la “fracción del pan” ( Hch 2,42 ), que es el hombre de lo que hoy nosotros llamamos Misa o Eucaristía.

Esta pretensión de que en su cuerpo se resume el verdadero Templo y el verdadero culto, lo expresa también en la continuación de Jn 14,6: “Yo soy el camino… Nadie va al Padre, sino por mi”. Y esto nos adentra en una ultima especificación de su pretensión: la de haber sellado con su sangre una Nueva alianza entre Dios y los hombre, como nos lo recuerda la Carta a los Hebreos:

“Cristo ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes futuros. El, a través de una Morada mas excelente y perfecta que la antigua -no construida por manos humanas, es decir, no de este mundo creado- entro de una vez por todas en el Santuario, no por la sangre de chivos y terneros, sino por su propia sangre, obteniéndonos así una redención eterna. Porque si la sangre de chivos y toros y la ceniza de terneras, con que se rocía a los que están contaminados por el pecado, los santifica, obteniéndoles la pureza externa, cuanto mas la sangre de Cristo, que por obra del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificara nuestra conciencia de las obras que llevan a la muerte, para permitirnos tributar culto al Dios viviente! Por eso, Cristo es mediador de una Nueva Alianza entre Dios y los hombre, a fin de que, habiendo muerto para redención de los pecados cometidos en la primera Alianza, los que son llamados reciban la herencia eterna que les ha sido prometida” ( Hb 9, 11-15 )

II- YO SOY LA VERDAD

1- Polémica con los “Doctores”

Jesús, luego de los treinta años, comienza una intensa “actividad pedagógica”. Todo lugar es bueno para anunciar las maravillas del Reino de Dios. Enseña en la sinagogas (Mt 4,23 ) donde se reunían los judíos los días sábados. También a lo largo del camino y especialmente en los sitios elevados: es en uno de estos donde dice su famoso sermón de la montaña, que nos recopila Mateo en los capítulos 5 al 7 de su Evangelio. En esta su tarea magistral, enseña también en el Templo de Jerusalén en presencia de los sumos sacerdotes, los ancianos del pueblo y el mismo pueblo y el mismo pueblo ( Mt 21,23 ). Muchos lo reconocen como un Rabbi ( Mt 23-24.34-36 ), es decir, como un maestro capaz de enseñar.

Como los rabinos de su tiempo tiene discípulos a los cuales forma e instruye particularmente ( Mc 4,34 ). Y dentro de este grupo amplio escogió a doce que siempre lo acompañaban y a los que los llamo Apóstoles ( Mc 3,13-19 ). Se diferencia de dichos educadores en que estos eran elegidos por sus discípulos. Jesús, en cambio, elige a quien el quiere.

Su enseñanza tiene un carácter absolutamente único. No solo capta a su auditorio:

“Cuando Jesús termino de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza, porque el les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas” ( Mt 7,28-29 ).

Sino que las considera de tanta importancia que manda a sus discípulos a enseñarlas a todo el mundo luego de su resurrección:

“Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo os he mandado.” ( Mt 28,19-20 )

2- Su igualdad con el Padre

Pero Jesucristo no solo trae un contenido de parte de Dios. él es a la vez el mensajero y el mensaje: en su misma persona esta la revelación del Misterio escondido en Dios que se ha manifestado. Esta es una pretensión única en la historia de las religiones. Nadie se ha atrevido nunca a tanto. El habla de parte de Dios revelando a la vez quien es Dios y a quien el quiere:

“En esa oportunidad, Jesús dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Si Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar” (Mt 11,25-27 )

Aquí, en la simplicidad del lenguaje del Evangelista, Jesús se pone sencillamente con el Padre, en igualdad de condiciones, frente a todos los hombres, Ningún hombre que se hubiera formado en la escuela del Antiguo Testamento y asistiera a las exigencias del Nuevo Testamento hablaría así jamas. Se saldría de todo orden de la revelación. Seria crimen contra su espíritu; absoluta rebelión.

Jesús es muy consciente de lo que esta diciendo. Es mas, nos pide a sus discípulos que seamos uno entre nosotros como El y el Padre son uno ( Jn 17,11 ). El se designo como “Hijo” que conoce al Padre, distinto a los “siervos” que Dios envió antes a su pueblo ( cfr Mt 21,34-36 ). Y para que puede aun mas aclaro, distinguió su filiación de la de sus discípulos, no diciendo jamas “nuestro Padre” salvo para ordenarnos: “ustedes oren de esta manera: Padre Nuestro…” ( Mt 6,9 ) y subrayo esta distinción “mi Padre, el Padre de ustedes” ( Jn 20,17 ).

Y es esta su pretensión de divinidad la que le produce su condena a la muerte en cruz:

“Pilato volvió a salir y les dijo: “Miren, lo traigo afuera para que sepan que no encuentro en el ningún motivo de cadena”. Jesús salió, llevando la corona de espinas y el manto rojo. Pilato les dijo: “Aquí tienen al hombre!” Cuando los sumos sacerdotes y los guardias lo vieron, gritaron: “Crucifícalo!”. Pilato les dijo: “Tómenlo ustedes y crucifíquenlo. Yo no encuentro en el ningún motivo para condenarlo”. Los judíos respondieron: “Nosotros tenemos una Ley, y según esa Ley debe morir porque el pretende ser el Hijo de Dios”. Al oír esta palabras, Pilato se alarmo mas todavía. ” ( Jn 19,4-8 )

III- YO SOY LA VIDA

1- Polémica con la Ley.

Al comienzo del Sermón de la Montaña Jesús hace una advertencia solemne presentando la ley dada por Dios en el Sinaí a la luz de la Nueva Alianza:

“No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la Tierra, hasta que todo se realice. El que no cumpla el mas pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. ” ( Mt 5,17.-19 )

Pero a pesar de este respeto de Jesús por la Ley, el no se afirma en la autoridad de los “mayores” para enseñar. Sino que es basado en su propia autoridad que enseña y sobre todo propone pautas de interpretación y de conducta:

“También se dijo: El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaración de divorcio. Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio. “( Mt 5,31-32 Cfr el contexto del cap. desde el ver. 21 al 48 ).

Pero va mas allá todavía. Jesús pone a su persona misma como el criterio y el motivo de la conducta. Esto se ve claro en los lugares donde emplea la expresión “por mi” ( Mt 5,11; Mc 8,5 ). Así la causa del comportamiento del cristiano no es por la salvación, por la verdad, por comportamiento del cristiano no es por la salvación, por la verdad, por Dios o por el Padre sino por Jesús mismo ( Mt 12,30 ). Un Cristo que vive en sus discípulos ( Mt 10,40 ) y en medio de la nueva comunidad religiosa ( Mt 18,19-20 ), de la cual el es el núcleo, la justificación y la fuerza.

Estas expresiones revisten un carácter especial allí donde se ponen en relación con el concepto de su Nombre, sinónimo de “Por mi“: Mc 9,38-39; Lc 24,47; Jn 16,23-24; Fil 2,5-11. Detrás del uso de este concepto de nombre se encuentra la mentalidad del Antiguo Testamento donde implica el “nombre de Dios” (Ex 23,21; 2 Sam 7,13 ) al cual cuando se lo invoca, se invoca a Dios mismo, a su santidad. Así se alienta una pretensión absoluta: Jesús pone a su persona en un intima relación con Dios.

Esto significa algo totalmente distinto de la actitud pedagógica del maestro, que une su vida coherente a su doctrina para que esta tenga mas fuerza; o a la sabiduría de un fundador religioso, que se da como ejemplo; o a la actitud audaz del salvador religioso, que se sitúa frente a Dios con sus servidores. Por el contrario, Jesús se sitúa en el “porqué “de la acción. El obrar justo es un obrar por Cristo y dirigido mismo o el fin inmediato sea una persona determinada.

2- El polémico poder sobre el pecado.

Durante su vida en la tierra Jesús hizo muchos milagros. Pero en el fondo estos milagros son la manifestación de una realidad: el tiene poder sobre las cosas, pero mas que nada sobre el misterio de la iniquidad que es el pecado presente en la vida del hombre:

“Jesús subió a la barca, atravesó el lago y regreso a su ciudad. Entonces le presentaron a un paralítico tendido en una camilla. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: “Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados”. Algunos escribas pensaron; “Este hombre blasfema”. Jesús, leyendo sus pensamiento, les dijo: “Por que piensan mal ? Que es mas fácil decir: “Tus pecados te son perdonados” o “Levántate y camina”? Para que sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados – dijo al paralítico- levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”. el se levanto y se fue a su casa.”( Mt 9,1-7 )

Al perdonar los pecados,

*  o bien Jesús blasfema porque es un hombre que pretende hacerse igual a Dios
*  o bien dice la verdad y su persona hace presente y revela el Nombre de Dios.

3- La pretensión de ser el JUEZ del mundo.

La pretensión de erigirse en el valor al cual debe hacer referencia toda persona humana y de ser ala vez el rostro visible del amor misericordioso del Padre que perdona al hombre y lo reconcilia consigo, se hace patente en su pretensión de ser el Juez que definirá, al fin de los tiempos, la condición eterna del hombre:

“Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentara en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y el separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los que tenga su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso y me vinieron a ver” Los justos le responderán; “Señor, cuando te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento y te dimos de beber? Cuando te vimos de paso y te alojamos; desnudo, y te vestimos? Cuando te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?” Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el mas pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

Luego les dirá a los de su izquierda. “Aléjense de mi, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron”. Estos, a su vez le preguntaran: “Señor, cuando te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?” Y el les responderá: “Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el mas pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo”. Estos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna” ( Mt 25,31-46 )

Es decir, Jesús alienta la pretensión de querer establecer la absoluta verdad sobre la existencia del hombre y pesar la mente y el corazón de cada ser humano con vista al destino eterno.

IV- CONSECUENCIA DE LAS AFIRMACIONES

Frente a la pretensión de absoluto que presenta la persona de Jesús solo quedan dos opciones: el seguimiento o el escándalo.

1-El seguimiento.

Jesús exige expresamente a los hombres que estos le sigan. Y este seguimiento es en el sentido mas profundo de que cada uno debe “negarse a si mismo” ( Mt 10,34-38 ). Este seguir de Jesús se da a través de una decisión religiosa. Cristo le pide al hombre que se pronuncie a su favor tanto de manera externa ( Mt 10,32-33 ) como interna ( Mt 10,37 ). Pero Jesús no solo exige, sino que también ama, y ese en el ámbito de este amor de donde proviene la respuesta del hombre( Mc 10,21 ). Este amor no es al “bien” o a “Dios” (Jn 14,20-21.23).

2- El escándalo.

“El que quiere a su padre o a su madre mas que a mi, no es digno de mi; el que quiere a su hijo o a su hija mas que a mi, no es digno de mi. El que encuentre su vida, la perderá, y el que pierda su vida por mi, la encontrara.” ( Mt 10,34-39 ).

Jesús no solo trae un mensaje, sino que exige una decisión. Esta es impuesta a todo hombre, penetra todas las vinculaciones terrenas y no hay poder que la pueda desfigurar ni detener. Esta es la decisión por la esencia: “El que no está conmigo está contra mí y el que no recoge conmigo, desparrama” (Mt 12,30)

Esto nos conduce al concepto bíblico de escándalo. Escándalo es la piedra que se pone para hacer tropezar al otro. Es una trampa que se le tiende. Que algo me escandaliza significa que se convierte para mí en ocasión de pecado, es decir, un estado de ánimo que pone en peligro mi salvación, mi relación con Dios (Mt 5,29-30). Todo puede convertirse en motivo de escándalo. Más aún, esto se halla en la misma existencia humana, como lo prueban las palabras “porque forzosamente…” en el pasaje de San Mateo: “Pobre mundo por eso escándalo!, porque forzosamente llegaran esos escándalos. Pero, ay del hombre por quien viene ese escándalo!” ( 18,7 ).

Pero Jesucristo llama dichoso a quien no se escandalice de el ( Mt 11,4-6 ). El escándalo es aquí una actitud determinada en relación con el valor religioso, actitud que surge cuando este ultimo sale al paso no abstractamente, sino bajo la forma de una figura concreta. Esta actitud no se expresa en juicios como “es cierto’ o “es falso”, sino en odio y persecución. El momento decisivo en el orden de la salvación, es sin embargo, Cristo mismo. No, su doctrina, ni su ejemplo, ni la potencia divina operante a su través, sino simple y escuetamente su persona. Este hecho despierta afirmación apasionada, fe y seguimiento, pero también, y en la misma medida, indignación ante la pretensión inaudita, protesta contra “blasfemia”. La raíz de la protesta se encuentra precisamente en la circunstancia de que una persona histórica pretende para si una significación decisiva para la salvación.

El fenómeno del escándalo es la contraprueba critica del problema que nos ocupa. Una “doctrina” de absoluta verdad, una “indicación” de significación decisiva, o una “fuerza” que eleva a vida sagrada, son cosas todas que el sentimiento natural puede discutir sin mas, y a las que responde positiva o negativamente aceptándolas o rechazándolas. Pero, el hecho de que una figura histórica pretenda para si una significación religiosa absoluta, excita y “escandaliza” de una manera totalmente diferente. Para reconocer esta pretensión hay que sacrificar la voluntad autónoma en una forma que solo es posible por el amor.

6 Comentarios

  1. Hola Fabián como le va??
    Le escribía para ver si Ud puede resolvernos una duda que tenemos en nuestra familia.
    Le cuento:
    Tenemos una tía que hace un tiempo atrás, ella y su marido formaban parte de una secta llamada umbanda, que realizaban ritos satánicos, etc. Luego de un tiempo cuando empezaron a darse cuenta que sus vidas estaban devastadas a causa de la secta, se convirtieron a Dios.
    Entonces lo que me pregunto es lo siguiente:
    ¿Que va a pasar con mis tios? Dios los perdonó, pero ¿Dios va a hacer justicia con ellos?. Por que estando en la secta, ellos con los ritos que realizaban hicieron daño a muchas personas y hasta creo que llegaron a quitarle la vida a algunas de ellas.
    Esa es la duda que tenemos.
    Espero que Ud tenga las palabras justas para respondernos esa pregunta.
    Muchas Gracias…
    P/D: Estuvo muy linda la misa de San Cayetano

  2. Fabían: Muy buen artículo. Me di cuenta de cuanto adolezco en mi cristianismo. Es bueno tener presente este texto. Iré a misa este domingo. Hace mucho que no voy. Mi problema es mi excesiva sensibilidad frente a lo sagrado, temo por mi salud y eso me aleja un poco de la Eucaristía. Pero el bautismo lo tengo presente, siempre me recuerda mi vocación cristiana. Te mando un saludo grande y te pido que recuerdes mi el comentario que hice sobre mi autenticidad religiosa. Quizás ahora puedas comprender un poco más.

  3. Salam alaikom (la paz sea con ustedes) premiro te agradezco de invitarme a tu blog , y me encanta mucho tu articulo pero hay cosas que estoy contra de ella premiro usted has escrito eso “el pueblo elegido” y se a que refieres pero quiero decir que todo el mundo es el pueblo de Dios,glorificado sea, y no solamente va a elegir uno El elege sus siervos piadosos y la misericorida de Dios , glorificado sea, es muy grande .. Segundo , eso que dice la sagrada Biblia : “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás á ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, á los que me aborrecen, Y que hagomisericordia en millares á los que me aman, y guardan mis mandamientos.” (Exodo 20:4-6) pero no entiendo porque en todos lados de la iglesia y tambien en su articulo colcas una foto de estatua ( para ustedes es Jesus ,la paz sea con el, cuando lo crucifican ) y ustedes creen en Jesus (la paz sea con el) como Dios , y en la Biblia esta claro que no esta permitido hacer una cosa semejanza (foto , estatua .. ) .. Y por mi tweet esta claro el dice que Jesus (la paz sea con el) es el unico hijo de Dios y yo lo demuestro el contrario segun la Biblia vuestro libro sagrado (hasta hora solamente comento segun vuestro libro y dejando mi creencia atras )

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí