Directorio homilético

528

La homilía (“sermón”) es parte de la celebración de la Misa. Por lo tanto debe estar integrada a la misma de manera armónica: ni tan larga que opaque la celebración de la Cena; ni tan corta que no sirva de alimento espiritual para los fieles congregados. Todo un desafío… ¿no?

En verdad es todo un “arte” el ser predicador. Pero en esto los curas tenemos una ayuda muy valiosa: como ejercemos un ministerio poseemos para eso un carisma. Cuando hablamos de carisma no nos referimos a las dotes de orador, que algunos poseen y otros no, sino a una presencia especial de Espíritu Santo que nos capacita para prestar este servicio que sirve para edificar la Iglesia. Los predicadores debemos creer que la Palabra del Señor es eficaz y que nuestra palabra, cuando está animada por el Santo Espíritu, también es instrumento para hacer crecer los corazones de los oyentes.

¿Cómo predicar bien?

El Papa Francisco habló sobre el tema en la Evangelii Gaudium. Tomado la posta, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó el “Directorio Homilético”. Allí, en una primera parte, explica en qué consiste la homilía. La segunda parte y los dos apéndices brindan cuestiones prácticas que pueden ayudar al homileta. Un resumen del mismo lo pueden leer en este artículo del VIS. Así que no abundaré sobre eso.

Está interesante la primera parte ya que da argumentos muy buenos sobre la finalidad del ministerio que diáconos, presbíteros y obispos ejercen. El resto… bueno, mi opinión… está un poco de más ya que puede causar dependencia de algunos en cuanto a los contenidos que proponen. Si bien se aclara que son meras líneas indicativas que se deben adaptar a la comunidad a la cual se predica… los curas solemos ser medios vagos y en cuanto algo nos gusta… lo copiamos.

El documento fue presentado este martes 10 por el Cardenal Robert Sarah. Se ha publicado oficialmente en inglés e italiano. Hay una versión en español que está para ser revisada por las Iglesias locales, por lo cual todavía no es oficial. Como se ha filtrado se las comparto. La pueden bajar haciendo click en este link: Directorio homilético.pdf

Y de paso…

Unas preguntitas a los que leen el blog:

¿Cómo predicamos los curas? ¿Qué es para ustedes una homilía buena? ¿Y qué es una homilía mala? ¿Cuánto debe durar una buena homilía? ¿Sobre que temas les gusta que se predique? ¿Y sobre que no les parece que se debe predicar? ¿Qué consejo le darían a sus sacerdotes?

Eso sí, les pido que no personalicen sus palabras con nombres propios… para no hacer pasar vergüenza a nadie. Si es para alabar a alguien… entonces bienvenidos los nombres.

Me interesan todas las opiniones porque doy un taller de Homilética en el Seminario y me servirán para compartirlas con los seminaristas.

Termino con una anécdota. Ayer estaba comprando en el Super y un feligrés se acerca y me dijo que le había gustado mi homilía del fin de semana por este y este otro punto. Me hizo mucho bien saber eso. Es que a los curas nos tiran con todos los palos pero son pocas las veces que nos felicitan por algo bueno que hayamos hecho. Pero también es una muy buena estrategia para que tu cura predique mejor: si le decís que te gustó determinada homilía va a tratar de predicar de esa manera… con lo cual lo estás ayudando a hacerlo cada vez mejor.

8 Comentarios

  1. ok….
    …acepto la invitacion para dejar solo una opinion, o tal vez el contenido contemple un atisbo de testimonio…el cual, espero, le resulte util…
    ..de no ser asi…es tan solo una opinion mas…de tantas…
    ..en este camino todos estamos siempre queriendo agradar al Señor…no le explicare yo a un Sacerdote el contenido de la Biblia, el CIC…y las multiples espiritualidades, carismas y vocaciones que el deposita en cada uno…seria un insulto de mi parte…no obstante, como “oveja” del rebaño…gracias a la infinita bondad de Dios…en este…aprender desde la luz que nos insufla la gracia…uno va adquiriendo una mirada diferente…ya no miramos con ojos mundanos…
    ..por ello, considero que el laicado…en cierto punto…es responsable de los errores que la Iglesia padece…y sostiene con elegante y extra – ordinario altruismo…debido a los beneficios de la presencia del Espiritu, que, en definitiva es quien la gobierna, por encima y pese a nosotros….
    …podemos afirmar que en cuanto al deseo de pertenecer al clero…afanosa y desmesuradamente…se cometen yerros graves…tales como ( entre otros )…acercase al Parroco…con insolencia de argumentos falaces…desacreditando las virtudes ajenas…las que no son otra cosa que don de Dios…y, se suelen encerrar a los Curas…( en manifiesto lobby ) a fin de no perder un espacio al que consideran de prestigio…ante la sociedad…ya que el hecho de trabajar en la Parroquia…creen varios…te permite obtener ¿ privilegios, respeto…honor ?…y, dejan fuera personas…que el Señor llama para si….porque son manos que realmente necesita…mas, ante cierto grado de analfabetismo ( consecuencia este de la falta de ocupacion de los empedernidos que se atornillan en los espacios ) e ignorancia ( siempre hablando de la formacion doctrinal )…frustran y se ponen en lugar de Dios…excluyendo a pequeños…haciendo sentir indignidad de ser HIJOS DE DIOS…y estos…realizan sus vidas “alejados” de la Madre Iglesia…y por lo general, una actitud, una palabra o gesto…son suficientes para hacer desistir de participar de una vida de fe…a muchas personas…
    …¿ cual es el punto ?…
    …un hombre Sacerdote, es un ser bendito y en su ser bendito…UNGIDO…ELEGIDO…Y LLAMADO POR EL SEÑOR PARA SI…los hay de diversos carismas…solo un porcentaje…al que seguramente esos que “dicen amarlos como Cristo nos amo”, tal vez se les olvide lo mas importante…y es nada mas y nada menos, que rezar …y “dar con el mazo”…bien aconsejar para que no caigan y si caen, que tengan manos hermanas que no les suelten y el golpe no sea tan duro…y ser generosos…y no llevarle chusmerio…problemas domesticos, ni pedirles que elijan por uno u otro, porque luego de alli…salen corriendo al Obispado…a acusarlos…para que sean trasladados…o el Cura se adapta al grupo parroquial ( o al gobierno de turno, muy de moda por estos dias…¿ no ? )…o se va…y en ese “se va”…ya no es Dios quien decide, el hombre quiere manejar la Iglesia a su antojo…y conveniencia…
    …de todos modos, El…que todo lo ve, todo lo escudriña…y conoce cada una de las celulas de nuestros miserables cuerpos…siempre se “las arregla”, para escribir derecho sobre torcido y poner cada cosa en su lugar…
    …en definitiva para responder a sus varias preguntas ( noble gesto de humildad la suya )…sintetizare en esto:

    NADA ES IMPOSIBLE PARA DIOS, SI EL LOS HA LLAMADO…¿ QUIEN, SINO, PODRA DETERMINAR QUE SUS LABIOS PRONUNCIEN EL MENSAJE Y NOS DEN DE COMER ?

    …bendito sea Dios por cada Sacerdote que pisa este mundo…aun aquel que ha caido en “desgracia”, porque El y solo El…sabe las razones por las que nos ha dado la gracia de la fe…
    ….Padre…no lo conozco…y tal vez jamas nos veamos las caras…pero le pido con todo el respeto del que soy capaz, y siempre sera poco…reciba mi gratitud…sencilla…por este medio…porque usted, ilumina con sus posteos aqui en internet…a muchos…a mi, entre otros y por cierto, muchas veces…me colma el alma de alegria…¿ necesito decir mas ?…
    …obediencia, paciencia y mucha…y Dios siempre tiene la ultima Palabra…¿ o no ?…

  2. Gracias Alejandra por tu testimonio personal sobre los sacerdotes. Las preguntas iban por el lado de sus homilías. ¿Te animás a decir algo al respecto? Bievenidos son todos tus comentarios. Bendiciones.

  3. Pienso que los curas predican todos distintos y eso está muy bien por tener cada uno su identidad.
    Una buena homilía es aquella que te hace pensar mientras el Sacerdote la está diciendo y luego la seguís meditando por ser sus palabras especiales y luego en la vida cotidiana ante cualquier dificultad o duda utilizas las palabras de la homilía para solucionar tus dudas.
    Una mala homilía sería la que no te deja ninguna enseñanza que te sirva para aprender o reflexionar.
    Pienso que la duración de la homilía no es lo importante, lo importante es la palabra, que la misma te mantenga en profunda atención, que luego con el transcurso de los días sigas pensando en esa homilía y sigas utilizando sus palabras sus reflexiones para poder resolver problemas que se te presentan o situaciones en las que debas tener buen criterio.
    El Sacerdote según mi idea debería predicar sobre El Amar y el querer, hay muchas personas o la gran mayoría que cree se trata de la misma palabra y que son sinónimos, pero no es así, casi son palabras y acciones totalmente opuestas. Pienso que el querer tiene muy poco de amor.
    No se debería predicar sobre cuestiones políticas partidarias.
    Si mi consejo sirviera para los sacerdotes sería que se enfoque todo en enseñarnos a volver a los valores, a las buenas costumbres, a lo moral, a la moral, que nos recuerden permanentemente que hay y hubo hombres y mujeres en el mundo muy pero muy valiosos y buenos que siguieron los ejemplos de Jesucristo, que miremos mucho a la Madre Teresa, al Santo Padre Juan Pablo II al Papa Francisco, en una palabra seguir a Jesucristo.

  4. Padre Fabian, como ayer escribí sobre las preguntas y no las publiqué por error involuntario, hoy vuelvo a responder, no se exactamente si escribí lo mismo, pero como lo escribo desde la verdad, posiblemente sea muy parecido, desde la verdad que pienso yo nomas….

  5. Gracias por tus opiniones. Coincidimos bastante. Aunque es difícil, para uno sacerdote, saber exactamente cuales son y cuales no son palabras que ayudan para la vida. Pero lo que has dicho nos ayuda a darle la justa dimensión a esas palabras que tenemos que decir: la preparación de la homilía no es negociable.

  6. Me alegro que nos compartas tus percepciones sobre este asunto. Siempre es bueno que esa chispita de verdad que hay en nuestro corazón la compartamos con los demás: así se ayuda a iluminar al mundo.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí