Hay una multitud de actividades a las cuales les debemos prestar atención. Y está muy bien que lo hagamos con mucha dedicación: hacer lo que corresponde y cuando corresponde es propio de una persona responsable. Y un católico debe ser responsable en todas las cosas que hace.

Templo

Pero… a veces por sumar actividades a lo largo del día… nos olvidamos de lo que le dá sentido de plenitud a ese día… a todos los días. Sobre esto reflexiono en este video:

 

Y vos… ¿le dedicás unos minutitos diarios a lo que da planitud de sentido a la realidad cotidiana?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorPasar a la acción concreta
Artículo siguienteRezar el Padre Nuestro
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!