Las palabras que les dirigimos a Dios (oración) son muy importantes para nosotros, ya que nos ubican en lo que somos y en nuestras pretensiones. Por eso a Jesús le pidieron una oración y él se las enseño.

Montaña

El PadreNuestro pone toda nuestra existencia en tensión a lo central: el Dios que es alabado cuando hacemos su voluntad. Pero, también, nos enseña a pedirle tres bendiciones muy importantes para nuestra vida. Sobre esto hablo en este pequeño video.

 

¿Lo rezás con frecuencia?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorLo que permanece para siempre
Artículo siguienteOrar con insistencia
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!