El combate espiritual

554

En la entrada en la que hacía un pedido de oración para la Convivencia con Pedro de la que participé, Horacio deja (extrañado) este comentario:

epa, a qué guerra hacen alusion? enemigos? heridos? muertos? van a una batalla????

El lenguaje bélico puede causar desconcierto cuando se lo usa en cuestiones espirituales. Pero es una manera de expresarse que propia de la Iglesia, ya de los tiempos bíblicos-apostólicos. Cabe la aclaración a que nos referimos exactamente cuando usamos este lenguaje.

Lo primero es decir de que NO se trata. No se está con intenciones de realizar una cruzada violenta contra la humanidad, o un sector de ella o una persona concreta. No. Como ya dijimos varias veces, la violencia no es humana ni cristiana. ¿Entonces?

San Pablo, en la mayoría de sus cartas, hace mención a este tema. En sus cartas a Timoteo le abre su corazón:

He combatido el buen combate, he terminado mi carrera, he guardado lo que depositaron en mis manos. Sólo me queda recibir la corona de toda vida santa con la que me premiará aquel día el Señor, juez justo; y conmigo la recibirán todos los que anhelaron su venida gloriosa (2 Tim 4,7-8)”.

Y este buen combate es tan importante que se lo propone a su discípulo (que en ese entonces ya era Obispo de una comunidad):

“Esta es la recomendación, hijo mío Timoteo, que yo te hago, de acuerdo con las profecías pronunciadas sobre ti anteriormente. Combate, penetrado de ellas, el buen combate, conservando la fe y la conciencia recta (1 Tim 1, 18-19). Combate el buen combate de la fe, conquista la vida eterna a la que has sido llamado y de la que hiciste aquella solemne profesión delante de muchos testigos (1 Tim 6,12). Soporta las dificultades como un buen soldado de Cristo Jesús (2 Tim 2,3).”

La primera aproximación superficial nos haría pensar en lanzas, flechas, garrotes, rifles o bombas… Pero San Pablo va por otra parte:

“Pues aunque vivimos en la carne no combatimos según la carne. ¡No!, las armas de nuestro combate no son carnales, antes bien, para la causa de Dios, son capaces de arrasar fortalezas (2 Cor 10,3-4)”.

Entonces… a qué se refiere exactamente. Dejemos que él mismo nos lo explique:

“Lleven con ustedes todas las armas de Dios para que puedan resistir las maniobras del diablo.

Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba.

Por eso pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila valiéndose de todas sus armas. Tomen la verdad como cinturón y la justicia como coraza; tengan buen calzado, estando listos para propagar el Evangelio de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio. Por último, usen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, o sea, la Palabra de Dios. Vivan orando y suplicando. Oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu. Velen en común y perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca, intercediendo en favor de todos los santos, sus hermanos. (Ef 6,11-18)”.

Hay un “triple enemigo” al que San Juan en una de sus cartas describe muy bien. Pero dejemos eso para otra entrada.

1 Comentario

  1. Padre Fabian;lo que termino de leer me recordo esto…Damaso Zahringer escribe en Mysterium Salutis," Mas de una ves se ah dicho, y no sin razon, que la primera y mayor argucia del diablo consiste en negarse a si mismo; que mejor presupuesto para que el logre sus objetivos es poner en duda o negar su existencia " Esto es muy sierto, como le decia, recorde estas palabras al termino de su escrito y cuanto nos hace falta hablar asi, ya que desgraciademente hay que reconocer con dolor que el diablo ah contado con tacticas y muchas, y cada pasaje biblico que usted pone ( nos hace dar cuenta ) es tan evidente que muchas veces tenemos, "idiotas utiles ",aun entre teologos y predicadores que niegan la existencia del enemigo mas grande del hombre, el diablo, Como decia Pablo VI, " EL MAL NO ES SOLO UNA DEFICIENCIA, SINO UNA EFICIENCIA, UN SER VIVO, ESPIRITUAL, PERVERTIDO Y PERVERTIDOR Y TERRIBLE REALIDAD, MISTERIOSA Y PAVOROSA "Quien niega esto ,se sale de la enseñanza biblica y eclesiatica; y hace mentiroso al mismo JESUS… Pero en fin como dice usted, dejamos esto mas profundo para otro comentario de lucha espiritual… bendiciones. de corazon a corazon…Elba Alejandrina Aquino.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí