Cómo evangelizar por Whatsapp

268

¿Se puede hacer? ¿Algunos consejos? En las líneas que siguen vamos a tratar de dar algunos tips para que puedas anunciar el Evangelio a través de las redes sociales. No pretendo agotar el tema y menos ser la única perspectiva posible… pero la idea es ayudarte a que te animes a misionar a quienes te rodean.

evangelizar whatsapp

Opción preferencial por el próximo

Los curas primero tenemos que hacer algo de teología o no nos sentimos cómodos. Si. Ya sé. Somos algo pesados… pero creo que es bueno que le demos razones a lo que hacernos para no aflojar y dejar todo tirado cuando comienzan las primeras (y constantes) dificultades en toda empresa apostólica.

La Iglesia Latinoamericana hizo dos grandes opciones preferenciales en Puebla: los jóvenes y los pobres. Siguen todavía vigentes, aunque se hable más de la segunda que de la primera.

Preferencial no significa absoluta o única. Significa simplemente que, delante de tantos “frentes abiertos” por las urgencias evangelizadoras, podamos centrarnos en determinadas cuestiones para no perdernos por la dispersión de fuerzas.

Esto es válido. Muy válido. Ahora, desde siempre y hasta el fin de los tiempos.

Pero creo que esto no nos debe hacer perder de vista cuál fue la opción fundamental que nos dio Jesús. El llegó para todos y trajo un mensaje universal de salvación para toda la humanidad. Nos enseñó, a través del maestro interior que es el Espíritu Santo, que esta misión suya se completa con nuestra colaboración personal. Así que estamos llamados a eso: “vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos” (Mt 28,19).

¿Cómo llegar a todos, en todo lugar, en todos los tiempos? Imposible para una persona que actúa como individuo. Posible para una persona cuando es parte de una comunidad evangelizadora, la Iglesia. Y  esto es así cuando, desde esa pertenencia, hago mi parte. Para que esto sea posible es necesario que nos hagamos cargo de lo que nos pide Jesús: la opción fundamental por el próximo (“prójimo”).

Si. Es imposible que yo llegue con la Palabra de Dios a todos los hombres de todos los pueblos. Pero no hay mayor dificultad en hacerlo con los que comparten el metro cuadrado de mi mundo concreto y cotidiano. La maravilla es que, como miembros de una comunidad que es la Iglesia de Jesús, cuando todos evangelizamos el propio metro cuadrado… todo el mundo es evangelizado.

¿Se entiende? Porque esto es lo que nos invita a compartir la Palabra de muchos modos. Hoy simplemente hablaremos de cómo evangelizar por el Whatsapp… pero con esta idea de fondo… la de “evangelización de la projimidad” (jaja… no puedo con mi genio y tengo que poner alguna palabra rara).

Qué es Whatsapp

Estoy haciendo esfuerzos sobrehumanos para no poner la palabra castellanizada “guasap”. Así que sigo utilizando el término inglés.

Definamos. Whatsapp es una aplicación que permite enviar instantáneamente mensajes a través de teléfonos portátiles inteligentes: envía y recibe contenido directamente desde una conexión de Internet a quienes están en la propia agenda de contactos. Lo hace a través de mensajes de texto, imágenes, emoticones. También se pueden mandar mensajes de voz grabados, usarlo de manera similar al teléfono para hacer llamadas de voz o video-llamadas.

Todo esto lo transforma en un verdadero chiche tecnológico que nos permite acortar distancias de manera muy simple y de manera totalmente gratis: basta con estar conectados a internet… ¡y listo! Esta es la raíz de su éxito. Por eso ya tiene más de 800 millones de usuarios activos en todo el mundo. Yo soy uno de esos.

Las características de esta mensajería instantánea nos permite realizar de manera concreta lo que dijimos más arriba: la opción fundamental por el próximo… que en este caso sería mi lista de contactos.

Cómo evangelizar usando el Whatsapp

Somos humanos creyentes. Y tenemos que actuar en el Whatsapp de esa manera: como humanos y como creyentes.

Como parte de la humanidad tengamos en cuenta que compartimos a nuestros contactos lo que nos interesa y lo que a ellos les interesa. Por eso más abajo recordaremos algunos tips sobre cómo comportarse correctamente en las redes sociales.

Creo que hay que tener en cuenta de que hay determinadas cosas que a muchos no les gusta recibir en su casilla. Depende de la persona, pero hay tres cuestiones que causan cierto escozor en algunos públicos: pornografía, mensajes políticos y… contenido religioso. Si, contenido religioso. Hay gente entre nuestros contactos que no quiere recibir este tipo de contenido. Y debemos respetar esa decisión.

¿Entonces? Pues seamos humanos… astutos como serpientes y sencillos como palomas. Compartamos con estas personas lo que tiene que ver con nuestras cotidianidades… o mensajes de humor… o frases lindas que hablen sobre la vida… o videos de gatos… y de vez en cuando, pero muy de vez en cuando, algún contenido religioso.

Pero hay otra gente a la que si le gusta recibir mensajes de fe. Es más, lo esperan o se compran un celular sólo para recibirlos. Ese público es al que debemos compartir nuestros contenidos evangelizadores de manera frecuente. ¿Cómo?

Mensajes personales

La cuestión es sencilla: eliges un contacto de tu lista y le mandas algo que te ha gustado o que crees que le va a gustar o le puede servir para su vida. Eso es evangelizar con el Whatsapp.

Grupos

Una característica del Whatsapp es la de poder crear grupos de discusión en las cuales todos los miembros pueden mandar un mensaje que leen todos los participantes. A diferencia del mensaje personal, basta enviar una vez y son muchos los que lo reciben. También todos pueden ir contestando y la respuesta se hace pública y disponible a los todos los integrantes. Así avanza, muchas veces, el conocimiento de un tema concreto.

Crear un grupo es muy sencillo. Simplemente hacemos click en los tres puntitos que están en la parte superior derecha… se abre una pantalla en la cual dice “crear un grupo”… seguimos las instrucciones… y ¡listo! No te explico más porque puedes encontrar, si no lo sabes hacer, una multitud de tutoriales en internet.

Cuando creas un grupo de Whatsapp eso te transforma en moderador del mismo. Es bueno que te fijes bien en las reglas para incluir nuevos miembros (las decidís vos) y… que moderes los contenidos llamando la atención cuando hay cosas que pueden ofender o molestar al resto del grupo. Simplemente para mantener la armonía.

Listas de distribución

Las listas de difusión de Whatsapp son una especie de grupo, pero tiene una característica interesante al momento de difundir contenido: les llegan a todos pero no pueden responder todos a todos sino que cada uno le responde al que ha creado la lista. (Se generan de la misma manera que los grupos, así que para crear una volvé unas líneas más arriba.)

Esto se vuelve interesante porque no sometemos al resto al cansancio de los comentarios de todos, lo que suele ocurrir en los grupos y que hace que algunos los abandonen.

Esto que es bueno por una parte, por la otra empobrece el dialogo comunitario que sí es posible realizar a través de los grupos.

Vos sos el que decidís que es lo que querés crear de acuerdo a tus necesidades de difusión.

Yo tengo ambas. En la parroquia he creado o participo de varios grupos “de trabajo”. Whatsapp nos permite agilizar las decisiones con las catequistas o el consejo económico o informarnos con los miembros de algunos grupos parroquiales, por ejemplo. También participo de un grupo de compañeros del secundario o para compartir recursos en un Instituto en el cual trabajo o con mis hermanas para estar al tanto de las cuestiones familiares.

Para distribuir “El Evangelio de Hoy” decidí, por el contrario, crear listas de distribución. Porque les llega el contenido de manera personal y, a su vez, cuando alguno quiere charlar sobre algo personal… no se entera el resto de los miembros.

De paso… te cuento que hago un video (también el audio) de lunes a viernes con la meditación del Evangelio de ese día. Lo mando a las 8.00 (hora argentina) a través de listas de Whatsapp. Si te interesa recibirlo (para escucharlo vos o para compartirlo a tus contactos) me podés mandar un mensaje de Whatsapp con tu nombre y apellido al +54 9 343 513 2164 (todo el numero así completo, sin espacios pero incluido el +) luego de haber agendado este número en tu celular. Yo te responderé y te incluiré en la lista.

¿Por qué tenés que agendar mi número para que te mande los mensajes? Este es una cuestión interesante de las listas de distribución. Cuando estás en un grupo y salís… ¡todos se enteran que saliste del grupo! Por eso que a veces nos da pena abandonarlos. Las listas, en cambio, funcionan de otra manera: para recibir un mensaje tenés que tener agendado al que te lo envía. Así que lo único que tenés que hacer si querés dejar de recibirlo es borrarlo o bloquearlo: ni él ni nadie se entera de que abandonaste una lista.

Si sós administrador de una lista debés tener en cuenta este detalle. Yo una vez al mes me fijo quienes son los que no reciben normalmente los mensajes para sacarlos de la lista. Una simple limpieza de contactos.

Qué contenido enviar

Es bueno recordar que en el Whatsapp nos contactamos como humanos creyentes con otros humanos. Así que es bueno compartir nuestras cosas, nuestras cotidianidades, nuestros pensamientos. Como creyentes es bueno que sepamos testificar desde nuestra vida nuestra fe.

En el whatsapp es muy sencillo compartir imágenes evangelizadoras. Ya sean fotos de acontecimientos como gráficos con frases motivadoras para la vida. La foto de esa misa… de esa peregrinación… de ese concierto católico… de una cotidianeidad eclesial que viviste… ¡hacen mucho bien evangelizador!!! Hay sitios que te las proporcionan. O, más fácil, compartí la que recibiste de otra persona.

Si vas a compartir videos, recordá que del otro lado puede haber alguien que no use wifi. Por eso que tus compartires (en lo posible) no tengan más de cinco megas de peso. Ya te conté que yo hago videos para el Whatsapp. Uno de los problemas que tuve, al comienzo, era editarlos para que no pierdan calidad pero que tengan poco peso. Pero todo se soluciona con paciencia, ingenio y… ¡tutoriales!!!

Si vas a compartir el texto del Evangelio del día en un grupo, eso hace mucho bien… pero… no lo hagas si otro ya lo hizo. No hay que repetir el mismo contenido en el mismo lugar: ¡cansa!

También podés compartir textos de artículos de páginas web que te interesaron o que pueden ayudar. Es muy bueno que compartas, también, el link de esos artículos. Al final de este artículo, por ejemplo, vas a encontrar una serie de iconos para compartirlo en tus redes sociales. También está el de Whatsapp.

Cuando compartís algo publicado en una web católica haces dos cosas muy buenas. La primera, evangelizar… que es de lo que estamos hablando. La segunda, apoyar a la web católica que produjo ese material: los que tenemos este tipo de sitio luchamos para la difusión del contenido ya que no tenemos muchos recursos para hacerlo… por eso ese compartir tuyo le ayuda muchísimo y lo anima a seguir adelante.

Tratá de evitar el mandar contenidos paganos como son las cadenas de oración en las que hay que decir o hacer algo para conseguir un éxito determinado. Pueden parecer muy pías… pero son supersticiosas. Ah… no me refiero a las que invocan al Gauchito Gil o a San La Muerte… me estoy refiriendo a las que usan a la Virgen o algún santo para decirnos que si hacemos tal cosa tendremos dinero, salud, amor… a esas que parecen tan inocentes y que nosotros como inocentes las hacemos circular.

Tené cuidado con enviar cadenas de oración porque Isis va a atacar una aldea… o amenazaron al Papa de muerte… o se va a estrenar una película impía… Mensajes de este tipo son cadenas falsas y suelen estar dando vueltas por la red por muchos años.

Si compartís el pedido de oración por algún enfermo… o de medicamentos o sangre… o de una persona extraviada… antes chequeá de que sea algo real y actual. Si tu fuente es dudosa hacés bien en no compartirlo. Es bueno que, cuando la compartas, al final pongas la fecha en la que la estás enviando. Eso va a evitar que sigan dando vueltas por la red por meses o años.

Normas de Net-etiqueta

Cuando nació la red de internet, la web, se crearon una serie de normas o consejos para que nos ayuden a ser correctos en nuestro trato virtual con los demás. Se le pusieron de nombre netetiqueta (net: red internet. Etiqueta: protocolo de comportamiento).

No es que las haya pautado algún organismo en particular, sino que se fueron compartiendo (y ampliando) por nosotros: los usuarios.

Si pretendés evangelizar a través del Whatsapp entonces es necesario que seas cortés y respetuoso con el que tenés del otro lado de la línea. Por eso me atrevo a arte estos breves tips de comportamiento virtual.

Nunca olvides que la persona que lee el mensaje es otro ser humano con sentimientos que pueden ser lastimados. El amor al prójimo también debe ser aplicado en los textos de Whatsapp.

Nunca escribas nada que no le dirías de frente a otra persona.

Seamos en los mensajes virtuales de la misma manera que somos en la “vida real”: lo que está bien o mal no cambia.

 No creemos personalidades virtuales ficticias: eso es fariseísmo virtual.

Mostrá el lado bueno de vos mismo mientras hagas comentarios o compartas cosas. En el caso de que recibas insultos o agravios, simplemente ignorá a ese usuario o hacéselo saber al moderador del grupo para que le llame la atención. De la misma manera, no te permitas vos ningún tipo de insultos o comentarios vejatorios, racistas o sexistas.

Nunca contestés cuando estás enojado o molesto.

Si conocés secretos de algunos de los integrantes, no los reveles a la lista completa. No se deben llevar las rencillas personales a la comunidad. Tampoco cites en público lo que te fue enviado en privado.

Ayudá a mantener los debates en un ambiente sano y educativo.

Respetá el tiempo de los demás. No compartas mensajes a la noche porque puede interrumpir el descanso de alguien.

Tené en cuenta que escribir todo en mayúsculas se considera como gritar ¿ME ENTENDES O QUERES QUE SEA MAS CLARO? Sumá a esto que dificulta mucho la lectura de lo que querés decir. TaMpOcO eS dE bUeNa EdUcAcIóN eScRiBiR aSí.

Usá frecuentemente los Emoticones. De esta manera podrían evitarse las malas interpretaciones de comentarios sarcásticos que simplemente hacemos con la intención de poner un toque de humor a nuestro mensaje.

Hay que evitar las preguntas privadas en “público”. Tampoco hay que dar respuestas privadas en el grupo.

No te extiendas mucho en tus comentarios o explicaciones: breves y al grano.

Escribí con claridad utilizando los signos de puntuación correctamente. Escribí la palabra completa (para eso está el corrector). Los errores ortográficos siguen siendo errores ortográficos en whatsapp.

Utilizá expresiones corteses para dirigirte al grupo. El “por favor” y “gracias” no pasaron de moda.

Se cuidadoso con la información personal o privada de los demás. No publiques a la lista datos de terceros como la dirección o el número de teléfono, salvo que estés en un grupo en el cual todos son conocidos y el contenido es pertinente.

Excusá los errores de otros. Comprendé los errores de la misma manera que esperás que los demás comprendan los tuyos. Es una oportunidad para cumplir la regla de oro de Jesús: tratá a los demás como te gustaría que te traten a vos.

Ahora… a evangelizar

Las redes sociales, y el Whatsapp a su manera lo es, nos sirven para producir el encuentro y hacernos prójimos (próximos) con los demás. Así se transforman en un campo propicio para compartir nuestra fe. Va siendo hora de que los católicos vayamos despertando y usemos de manera más frecuente esta maravillosa tecnología creada por el ingenio humano. ¿Te animás?

Si te pareció útil este artículo, no dudes en compartirlo por Whatsapp o en tus redes sociales. Más debajo de esta línea tenés una serie de iconos que te van a simplificar el envío.

Y si querés hacer alguna corrección, aporte o comentario… al final de la página está el formulario para que te expreses. Son bienvenidos.

3 Comentarios

  1. Muy interesante la propuesta, soy quien pidio que pidiera a la Virgen del Rosario, me ayude a salir de un estado de panico, vengo luchando hace un año, Padre Fabiàn yo comparto el evangelio que recibo cada mañana, con Amigos Catolicos !! Que Dios lo Bendiga

  2. Muchas gracias Padre por educarnos para evangelizar!!!!! Y muchas gracias por ser hincha de river jajaja. Mi parroco tambien se llama Fabian pero es hincha de Boca!!!!

  3. Gracias Padre, cada mañana con el Evangelio empiezo mejor el día. Rezo por usted.bendiciones!!

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí