Albergue móvil “La Misericordia”

254

Transformar un colectivo en una hospedería que permita dormir a los sin techo es una locura que no puede nacer de otra cosa que no sea el amor al prójimo. Ayer, miércoles 21, se presentó en sociedad el primer “albergue móvil” del mundo en la Diócesis de Concepción en Chile.

Albergue Movil

Una iniciativa solidaria

El impulsor de esta iniciativa solidaria, Monseñor Fernando Chomali, dijo a medios de prensa eclesiales que

“nos hemos dado cuenta que hay un grupo de personas que no quieren irse a los albergues y perseveran en quedarse en la calle, lo cual, sin duda, es inhumano. Acogiendo el llamado de Jesucristo, el llamado del Papa Francisco y el carisma de la Iglesia de Concepción, se ha pensado en habilitar un albergue móvil, que recorrerá distintos lugares para que estas personas puedan dormir y descansar de manera más digna; puedan ducharse y se sientan queridas y cuidadas”.

Este albergue móvil cuenta con 4 camas, 2 baños con ducha, alimentación y ropa, para acoger a aquellas personas que viven en situación de calle y que por diversos motivos no quieren pasar la noche en nuestros albergues. Cada noche un grupo de voluntarios los acompañarán entregándoles cariño, apoyo y un lugar digno donde pasar la noche. El albergue cuenta con permiso municipal para instalarse en la plaza de la Independencia de Concepción de 22,30 a 7,30 horas.

Muchos actores implicados

La Escuela de Diseño de Duoc UC sede San Andrés de Concepción, en colaboración con el Sindicato de CAP, Asmar y el Arzobispado llevaron adelante el diseño del proyecto. Para eso, cuentan en su sitio web, tuvieron la función de

“ordenar el proceso, definir objetivos y requerimientos, generar una ruta metodológica para organizar las herramientas que se usarán hasta definir la propuesta. Reconocer y empatizar con el usuario crítico que es la persona en situación de calle. Buscamos involucrar tecnologías que permitan visualizar y materializar las ideas y vincular sistemas altamente funcionales y efectivos. Además, presentamos avances mediante planos, dibujos, maquetas físicas y virtuales de la propuesta con sus atributos.”

Se hace así realidad el sueño del arzobispo quien, reflexionando al respecto, afirmó que

“este es el camino que tiene que seguir la Iglesia. El Santo Padre no quiere “habriaqueísmo” (habría que…), sino que quiere que actuemos ya, con las personas que más lo necesitan. La verdad es que este proyecto ha provocado mucha simpatía, en muchas personas y creo que será un ejemplo para la región del Biobío, de ir a los lugares donde están las personas que más lo necesitan. Un país desarrollado no puede tener gente durmiendo en la calle. Es un tema que nos toca a todos, en el corazón, y esperamos que las personas se interesen y puedan hacer aportes para esta obra”.

Esto no quedará en un simple colectivo funcionando como albergue. Monseñor Chomali espera vincular dicho emprendimiento con peluquerías y mediante una campaña de recolección de ropas, disponer de implementos para atender a las personas que empleen este albergue móvil. En orden a las motivaciones, subrayó que:

“La finalidad es que quien entre ahí, se sienta querido, porque creo que el gran drama del siglo XXI es que estamos tremendamente solicitados por muchas fuerzas, pero nos falta más cariño, más amor, más ternura y este será un acto de ternura y de justicia de la Iglesia hacia estas personas”.

Un Video sobre el proceso de construcción

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí