Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Vida Plena El problema más grave de la Iglesia NO ES la comunión a...

El problema más grave de la Iglesia NO ES la comunión a los divorciados

Me explico, para que no me tomen para el lado de los tomates. Hay muchos temas muy delicados en la pastoral familiar. Algunos tienen una solución inmediata y otros son casi imposibles de resolver.

Una encuesta imaginaria

Con el simple conocimiento de pastor (si alguien opina lo contrario o tiene cifras distintas científicamente comprobadas me las hace saber) me dice que sobre 100 casos de parejas en una parroquia estándar, el promedio sería algo así como:

* 10 parejas con el sacramento del matrimonio. De esas:

* 5 pueden comulgar

* 5 usan métodos anticonceptivos no naturales por lo cual no pueden comulgar eucarísticamente.

* 5 parejas son fruto de un divorcio que está en segunda pareja por lo cual no puede comulgar.

* 85 parejas están juntadas (ya sea en simple convivencia o sólo con el matrimonio civil) y por eso tampoco no pueden comulgar.

El problema de los divorciados que están en segunda pareja y por eso no pueden comulgar es, en este contexto, un problema muy pequeño pastoralmente hablando. Es una situación muy dolorosa para quienes lo padecen y como tal merece misericordia y acompañamiento. Pero no podemos ubicarlo en el centro de nuestras preocupaciones de manera absoluta.

El gran drama de nuestro tiempo es la desvalorización de la unión sacramental del matrimonio. ¡La gente no se casa! Y eso ocurre a todo nivel social.

Salir de la versión móvil