El 7 de mayo de 2021, la Iglesia se conmovía al poder celebrar la consagración de una de sus hijas en la Orden de Vírgenes Consagradas. En una celebración muy especial, llevada a cabo en la parroquia San José de Feliciano, Monseñor Juan Alberto Puiggari recibió a la señorita Ana Laura Fernandez en la orden recientemente nombrada.

Como co-parroquiano de “Lauri” he tenido el gusto de compartir con ella muchos años en nuestra querida comunidad “felicianera” y es increíble la esperanza que despierta el hecho de que Dios siempre recompensa a quienes se abandonan en Él.

Hemos sido testigos

Como no puedo pretender escribir algo netamente objetivo, les compartiré algunas sensaciones de lo que este evento dejó. Y para eso, tengo que “volver la mirada atrás” (como decía San Juan Pablo II en su discurso a los jóvenes en España) para comprender por qué esta respuesta de amor de la Lauri con Dios, y del amor del Padre para con ella.

Me remito a mis años de juventud, lleno de energía en los grupos parroquiales; pensando formas en las que podamos salir a la calle para hacer ruido, para “agitar el avispero”, para que la gente que no conocía – o no sentía a Dios en su corazón – pueda sentirse atraída por el gusto de aquellos que creemos haber recibido un don. Frente a este frenesí adolescente tenía la imagen de una señorita sumamente amable, silenciosa, trabajadora como pocas. Ella estaba siempre en el “backstage”, en el detrás de escena, nos ayudaba en todo para que nosotros fuéramos al centro de la escena.

Y cito este ejemplo como ilustración de lo que ayer, al verla postrada en el suelo, sentí de su decisión; que no fue cosa de un día o de un momento repentino. De una decisión que fue tomada poco a poco en la intimidad de su alma, de su discernimiento, y de su vida cotidiana. Ayer “me cayó la ficha”, como al ver dos personas que siempre pensaste que eran tal para cual y terminan conformando un hermoso matrimonio, esa fue la ficha que me cayó. De aquella joven que en lo secreto (de la parroquia, de su escuela, de su familia y amigos) fue sirviendo al Señor… “y su Padre que ve en lo secreto, la recompensó” (cf. Mt. 6,6).

“Nadie se salva solo”

Ahora bien, ese llamado al que Lauri fue solicitada, estaba presente constantemente en una dimensión de su vida: la comunitaria. En el grupo parroquial, en la escuela Villón donde trabaja, en su misión familiar… en todos lados había una comunidad. Porque es impensable que podamos escuchar a Dios si nos cortamos solos, si hacemos la nuestra, si el hermano que tengo al lado me resulta indiferente. Lauri salió al encuentro sin demora – siguiendo el ejemplo de la Virgen con su prima – de aquellos que nos ha tocado pasar momentos muy difíciles en la vida.

Laura Fernández

Pistas del camino que podemos continuar

Sólo puede responder a Dios la persona que es consciente de que ha recibido un don. De esa forma se es responsable – en el sentido más estricto de la palabra – al llamado que ha recibido. Pero los dones – talentos, personas, circunstancias – no suelen ser tan claros como uno desearía, se necesita un corazón agradecido que sea capaz de ver la luz en medio de las tinieblas; un corazón que pueda corresponder a la gratuidad del Señor, un corazón que pueda entregarse a aquel que siempre estará con nosotros.

Demos gracias a Dios por Lauri y por todas las personas que sirven a sus comunidades de esta forma tan peculiar. Demos gracias a Dios por el don de todas las vocaciones, que siempre son comunitarias, y pidámosle la Gracia de poder ser cada día más hermanos entre nosotros. De poder construir lazos fraternos auténticos para no dejar pasar más llamados, para no perder más dones que tanto bien puede hacer en este mundo.

 Y por último, gracias Lauri por este testimonio de esperanza que nos da cuenta de que el Padre SIEMPRE está con nosotros.

novena de pentecostés
Clik para más data.
Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido

2 Comentarios

  1. Que lindo verla tan pero tan feliz! Una larga y paciente búsqueda pero muy fructífera. Gracias Laury!

  2. hola Fabián leer tus artículos son sumamente espirituales y haces carne en vos que llegan hasta lo mas profundo del ser donde puede entrar solo el amor del padre dios con su infinita misericordia nos une nos congrega y nos nuestra atraves del hermano todo su amor hoy te hago sentir desde el fin del mundo donde tu viniste a contarnos que amar a Dios es lo mas hermoso que nos puede pasar por que hace grande todas las cosas desde aquí te seguimos alentando que nos sigas acompañando como pastor de cada uno de nosotros que madre María te proteja siempre como también san José un fuerte abrazo desde aquí de la tierra del fuego un abrazo de oso padre Fabián

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí