¿Dijo el Papa Francisco que el aborto es “como lo que hacían los nazis pero con guantes blancos”?

161

No se debe titular con una pregunta… pero es bueno preguntarse si en verdad ha dicho el Santo Padre lo que afirman tantos medios argentinos. Esta es una foto collage con capturas de pantallas de los medios argentinos: Infobae; Clarín; Todo Noticias; La Nación; Ámbito y Noticias Argentinas. Puse también el de la agencia Telam porque dice que está redactado por un corresponsal (en un círculo rojo) que supongo está en Roma.

Papa Francisco Aborto Diarios

Investigando un poco estas palabras

Me llamó la atención no el contenido sino el tono con el cual habló. Entonces, de curioso que soy, fui al sitio Vatican News. Allí se hacía referencia al encuentro y al discurso del Papa. Se lo tituló como “la familia es el amortiguador social más potente”. Pero… no hacía referencia al contenido que había leído en otros lugares. Claro, era una recensión periodística, así que pensé que la periodista había escrito sobre los temas que le interesaban.

Entonces fui al servicio de prensa del Vaticano. Allí me encontré con la reseña del evento y una transcripción de las palabras improvisadas de Francisco. No encontré referencia a lo que habían levantado los medios. Tal vez leí mal. Por eso, más abajo, les transcribo el artículo completo. Les puse algunos subtítulos para hacerles más fácil la lectura.

El Vatican.va si lo consigna

Gracias a una lectora del Face, doy con la fuente original. Está en el sitio en italiano de la página oficial del Vaticano. Les paso la traducción que hice vía Google.

“Entonces, otro problema que vemos en Amoris Laetitia es la educación de los niños. No es fácil educar a los niños. ¡Hoy los niños son más rápidos que nosotros! En el mundo virtual, ellos saben más que nosotros. Pero debemos educarlos a la comunidad, educarlos a la vida familiar. Educarlos a sacrificarse el uno por el otro. No es fácil educar a los niños. Son grandes problemas. Y usted, que ama a la familia, puede ayudar a las otras familias de esta manera. ¡La familia es una aventura, una bella aventura! Y hoy, con dolor, lo digo, vemos que muchas veces pensamos en formar una familia y hacer un matrimonio como una lotería: “Vámonos. Si va, va. Si no funciona, eliminamos la cosa y comenzamos de nuevo “. Esta superficialidad en el mayor regalo que Dios le dio a la humanidad: la familia. Porque, después de la historia de la creación del hombre, Dios muestra que creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza. Y el mismo Jesús, cuando habla de matrimonio, dice: “El hombre dejará a su padre y a su madre y con su esposa se convertirán en una sola carne”. Porque son la imagen y semejanza de Dios. Tú eres un ícono de Dios: la familia es un ícono de Dios. Hombre y mujer: es precisamente la imagen de Dios. Lo ha dicho, no lo digo. Y esto es genial, es sagrado.

Entonces hoy – duele decirlo – hablamos de familias “diversificadas”: diferentes tipos de familias. Sí, es cierto que la palabra “familia” es una palabra analógica, porque hablamos de la “familia” de las estrellas, las “familias” de los árboles, las “familias” de los animales … es una palabra analógica. Pero la familia humana como imagen de Dios, hombre y mujer, es solo una. Es solo una. Puede ser que un hombre y una mujer no sean creyentes; pero si aman y se unen en matrimonio, son imagen y semejanza de Dios, aunque no crean. Es un misterio: San Pablo lo llama “gran misterio”, “gran sacramento” (véase Efe 5,32). Un verdadero misterio. Me gusta todo lo que has dicho y la pasión con la que lo dijiste. Y entonces debemos hablar sobre la familia, con pasión.

Una vez conocí a dos parejas casadas durante diez años, sin hijos. Es muy delicado hablar de esto, porque muchas veces los niños quieren pero no vienen, ¿verdad? No sabía cómo manejar el tema. Luego aprendí que no querían niños. Pero estas personas en casa tenían tres perros, dos gatos … Es agradable tener un perro, un gato, es agradable … O a veces cuando escuchas dicen, “Sí, sí, pero nosotros los niños no, porque tenemos que comprar una casa en el campo, luego viajar … “. Los niños son el mejor regalo. Niños que dan la bienvenida tal como vienen, tal como Dios los envía, como Dios lo permite, incluso si a veces están enfermos. Escuché que está de moda, o al menos es habitual, en los primeros meses de embarazo para realizar ciertas pruebas, para ver si el niño no está bien o tiene algún problema … La primera propuesta en ese caso es: “¿Lo enviamos lejos? “. El asesinato de niños. Y para tener una vida pacífica, se saca a una persona inocente.

Cuando era niño, la maestra nos enseñó historia y nos dijo lo que los espartanos estaban haciendo cuando un niño nació con malformaciones: lo llevaron a la montaña y lo arrojaron, para tratar “la pureza de la raza“. Y nos quedamos atónitos: “¿Pero cómo se puede hacer esto, niños pobres?” Fue una atrocidad. Hoy hacemos lo mismo. ¿Te has preguntado por qué no ves tantos enanos en la calle? Porque el protocolo de muchos médicos, muchos, no todos, es hacer la pregunta: “¿Es malo?”. Lo digo con dolor En el siglo pasado, todo el mundo se escandalizó por lo que hicieron los nazis para tratar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo, pero con guantes blancos.

Estas son parte de las palabras que el Papa improvisó delante de las familias del Foro. lo que sigue a continuación es la versión dada a los participantes. Seguramente era el texto preparado original. Lo que dijo luego, y que fue muy comentado, es lo que improvisó, es decir, lo que salió de la riqueza de su corazón.

Audiencia a la Delegación del Foro de Asociaciones Familiares, 16.06.2018

A las 11,35 en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Papa Francisco ha recibido en audiencia a una delegación del Foro de Asociaciones familiares con motivo de los 25 años del nacimiento de esa actividad asociativa.

El Santo Padre ha improvisado el discurso que ha dirigido a los presentes. Publicamos a continuación el texto entregado a los participantes en la audiencia.

Discurso del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas:

Os  doy la bienvenida y un afectuoso saludo a vosotros  y a vuestro presidente, a quien agradezco sus palabras. Este encuentro me permite conocer de cerca el Foro de la Familia, que nació hace 25 años. Reúne a más de quinientas asociaciones, y es realmente una red que destaca la belleza de la comunión y la fuerza del compartir. Es  una “familia de familias” particular, de tipo asociativo, a través de la cual experimentáis la alegría de vivir juntos y al mismo tiempo, asumís el compromiso haciendo vuestra la fatiga del bien común, que hay que construir todos los días, tanto en el ámbito del  Foro, como en el más amplio de la sociedad.

La familia, que promovéis de diversas maneras, está en el centro del plan de Dios, como demuestra toda la historia de la salvación. Por un misterioso designio divino, la complementariedad y el amor entre el hombre y la mujer los vuelven cooperadores del Creador, que les da la tarea de generar nuevas criaturas a la vida, preocupándose de su crecimiento y su educación. El  amor de Jesús por los niños, su relación filial con el Padre Celestial, su defensa del vínculo matrimonial, que declara sagrado e indisoluble, revela plenamente el lugar de la familia en el plan de Dios:  al ser la cuna de la vida y el primer lugar de la acogida y del amor, tiene un papel esencial en la vocación del hombre, y es como una ventana que se abre al misterio de Dios mismo, que es Amor en la unidad y trinidad de las Personas.

Un amortiguador social

Nuestro mundo, a menudo tentado y guiado por lógicas individualistas y egoístas, no pocas veces pierde el significado y la belleza de los vínculos estables, del compromiso con las personas, del cuidado incondicional, de la asunción de responsabilidad en favor del prójimo, de la gratuidad y del don de uno mismo. Por esta razón, es difícil entender el valor de la familia, y se acaba por concebirla según la misma lógica que privilegia al individuo en lugar de las relaciones y del bien común. Y esto a pesar del hecho de que en los últimos años de crisis económica la familia ha representado el amortiguador social más poderoso, capaz de redistribuir los recursos según las necesidades de cada uno.

Por el contrario, el pleno reconocimiento y el apoyo adecuado a la familia deberían  ser el primer interés por parte de las instituciones civiles, llamadas a favorecer la creación y el crecimiento de familias fuertes y serenas, que se ocupen de la educación de los hijos y atiendan las situaciones de debilidad. De hecho, quien aprende a vivir relaciones auténticas dentro de la familia, será también más capaz de vivirlas en contextos más amplios, desde la escuela hasta el mundo del trabajo; y quien se ejercita en el respeto y el servicio en el hogar podrá también practicarlos mejor en la sociedad y en el mundo.

Ahora bien, el objetivo de un apoyo más fuerte a las familias y de su valorización más apropiada, debe lograrse a través de una obra incansable de sensibilización y de diálogo. Este es el compromiso del Foro desde hace veinticinco años, durante los cuales habéis llevado a cabo un gran número de iniciativas, estableciendo una relación de confianza y colaboración con las Instituciones. Os insto a que continuéis este trabajo haciéndoos promotores de propuestas que muestren la belleza de la familia, y que casi obliguen, porque son convincentes, a reconocer su importancia y preciosidad.

Dar testimonio de la alegría del amor

Os animo, por lo tanto, a dar testimonio de la alegría del amor, que ilustre en la Exhortación Apostólico Amoris laetitia, donde recogí los frutos del providencial itinerario sinodal sobre la familia recorrido por toda la Iglesia. De hecho, no hay mejor argumento que la alegría que, transparentándose desde el interior, demuestra el valor de las ideas y de las vivencias e indica el tesoro que hemos descubierto y deseamos compartir.

Movidos, pues, por esta fuerza, seréis cada vez más capaces de tomar la iniciativa. El apóstol Pablo le recuerda a Timoteo que “Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de fortaleza, caridad y prudencia” (2 Tim 1: 7). Que ese sea  el espíritu que os anime también a vosotros enseñándoos el  respeto pero también la audacia, a involucraros y buscar nuevos caminos, sin miedo. Es el estilo que pedí a toda la Iglesia desde mi primera y programática Exhortación Apostólica, cuando utilicé el término “primerear”, que sugiere la capacidad de salir con valor al encuentro de los demás, de no encerrarse en la propia comodidad, sino de buscar  los puntos convergencia con las personas, de construir puentes yendo a buscar el bien donde sea que esté (cf. Evangelii gaudium, 24). Dios es el primero que primerea con nosotros: si realmente le hemos conocido, no podemos escondernos, sino que debemos salir y actuar, utilizando nuestros talentos.

Agradecimiento por la acción

¡Gracias porque os esforzáis por hacerlo! Gracias por el esfuerzo que  hacéis, como requiere vuestro estatuto  en favor de una  “participación activa y responsable de las familias en la vida cultural, social y política” (2.1.b.), y de la “promoción de políticas familiares adecuadas que protejan y apoyen las funciones de la familia y sus derechos “(2.1.c.). Continuad, además, en  el ámbito de la escuela, fomentando una mayor participación de los padres y alentando a muchas familias a un estilo de participación. No os canséis de apoyar el crecimiento de la natalidad en Italia, sensibilizando a las instituciones y a la opinión pública sobre la importancia de dar vida a políticas y estructuras más abiertas al don de los hijos. Es una verdadera paradoja que el nacimiento de los hijos, que es la mayor inversión para un país y la primera condición de su prosperidad futura, a menudo represente para las familias una causa de pobreza, debido a la falta de apoyo que reciben o a la ineficiencia muchos servicios.

Estas y otras cuestiones deben tratarse con firmeza y caridad, demostrando  que vuestra sensibilidad acerca de la familia no se debe etiquetar de confesional para culparla – erradamente – de ser sesgada. Se basa, en cambio, en la dignidad de la persona humana y por lo tanto puede ser reconocida y compartida por todos, como sucede cuando, también en los entornos institucionales, nos referimos al “Factor familia” como elemento de evaluación política y operativa, multiplicador de la riqueza humana, económica y social

Gracias de nuevo por este encuentro. Os insto a  continuar vuestro compromiso al servicio de la familia y de la vida, e invoco la bendición de Dios y la protección de la Sagrada Familia de Nazaret para todos los miembros del Foro. Por favor, no os olvidéis de rezar por mí.

1 Comentario

  1. La verdad padre Fabián que este artículo que escribiste me ha echo reflexionar. Esta vez termine enganchado por este tema y nunca chequié la fuente. Muy interesante plantearse estas cosas. Todos artículos que publican los medios dividen. Es cierto que el lenguaje que usa el Papa da para que se publique esto y uno se la crea… pero que importante chequear las fuentes.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.