Comando de Operaciones Especiales allana un convento de Carmelitas Descalzas

814

Todavía faltaban dos horas para la salida del sol, pero las monjitas ya estaban rezando en la capilla. Más… no eran las únicas despiertas en la bucólica Nogoyá. Cuando golpean la puerta del Convento la hermana encargada de atender, va. Desde el otro lado del torno le ordenan que abra, que quiere ingresar al recinto la policía. La hermanita le dice que es un convento de clausura y que, por eso, nadie puede entrar… que espere un momento que va a preguntar si está autorizada para dejarlos pasar. Entonces el custodio de la ley y el orden de la provincia de Entre Ríos, actuando “de oficio”, hace derribar la puerta con los efectivos policiales que lo acompañaban… Y sigue toda una mañana de allanamientos en los cuales se hacen “importantes” descubrimientos.

Monasterio

No es una joda. Es la noticia de ayer y hoy en la “apacible” Entre Ríos. Una noticia que me deja dos temas rondando en la cabeza. Dos temas que no me terminan de cerrar. Y es sobre eso que quiero hablar.

Desde una nota todavía no publicada

La justicia de la provincia de Entre Ríos provocó un hecho de antología en cuanto a actuar con celeridad. Es que se solicitó un allanamiento el miércoles a la noche por algo que estaba basado en las informaciones surgidas de una nota periodística que… ¡aparecería publicada recién el jueves por la mañana!

Si, se me puede objetar que el periódico Análisis tiene la costumbre de hacer un adelanto el día miércoles sobre lo que saldrá en papel al día siguiente. Concedido esto entonces supongo que la justicia habrá pedido la noticia completa antes de actuar “de oficio”… ¿no? O sólo se quedaron con un adelanto parcializado sin más datos que esos.

La celeridad con que se actúa para estos casos es de destacar. El fiscal que lleva adelante la pesquisa, Federico Uriburu, se puso al frente del allanamiento. Frente a la “negativa” de la hermanita de abrir de manera inmediata ante extraños un Convento de Clausura… no duda de romper la puerta para ingresar. Ojalá esa celeridad fuera tan eficiente cuando se trata de otros delitos… sobre todo los relacionados con quienes detentan el poder. Pero… bueno… esta celeridad es ya una luz de esperanza que nos hace ver a una justicia que está cambiando… ¿no?

Un periodista de Nogoyá contó que el operativo conmocionó a un pueblo “medianamente manso”. No dejaron nada librado al azar, hasta el punto de que todas las esquinas estaban custodiadas por efectivos policiales. Otro medio online de la localidad dijo que llevaron adelante el procedimiento efectivos policiales del “grupo de operaciones especiales”. No aclara cuales son, pero por la peligrosidad de las monjas (de las que se sospecha que son torturadoras) supongo que es el grupo conocido como COE y que aparece en este video institucional.

La cuota de racionalidad, que faltó al procedimiento, la puso ayer la declaración de Mons Puiggari:

 “Ante una denuncia de una revista ya se allana un convento como si fueran vendedores de droga. Hay instancias de diálogos que son mucho más fáciles. Podía ir el fiscal a tocar timbre y actuar de una manera más pacífica, tanto para las hermanas como la ciudad de Nogoyá… La vida de las carmelitas es muy exigente. Ellas van libremente y viven una vida austera y de oración. Además rezan por la Iglesia y por el mundo. Si hay que corregir algo, se corregirá. Pero no hacer eso de manera sensacionalista. No me termina de cerrar por que fue hecho esto así.”

El mismo fiscal (como para confirmar esto que dice nuestro Arzobispo), luego de violentar la puerta, se “sorprendió” porque la Madre Superiora les facilitó los elementos que estaba buscando. Es que esperaba, tal vez, la resistencia a capa y espada de una feroz torturadora.

El fiscal cuenta que le entregaron voluntariamente cilicios y disciplinas (sobre lo cual hablaré más adelante). Pero se encontró descorazonado porque no había rastro de mordazas. También dice que revisaron la biblioteca y se mostró sorprendido porque solamente tenían libros de teología y espiritualidad. La desilusión vino en este caso porque pensaba encontrar algunos manuales o tutoriales sobre como torturar con eficacia al prójimo.

Las cuento un secreto: una de las cosas que me preocupa es que la policía de Entre Ríos perdió por goleada con sus colegas de Buenos Aires. Es que la bonaerense allanó un monasterio y encontraron bolsos con nueve millones de dólares mientras que los locales solamente unas fustitas miserables. ¡Qué mal nos dejan, muchachos!!!

Seguramente que ustedes están pensando que me estoy tomando el asunto en broma. Pero no es así. En primer lugar, porque para cualquier católico es una cuestión muy seria que se irrumpa en un Convento de Clausura por las simples sospechas surgidas de una nota periodística. Para mí es muy doloroso porque considero a todo convento un lugar sagrado. En otras palabras, lo que ocurrió a mi me suena a profanación.

Sumemos a esto que el fiscal allanó un Convento en el cual se “torturaban” monjas. Luego de derrumbar la puerta, y de conseguir las “pruebas” que buscaban (y no encontrar otras… burdas) un médico examinó a cada religiosa buscando signos de torturas o de enfermedades que tengan como precedente la tortura sufrida. Y ocurrieron dos cosas. La primera es que no encontraron nada de eso. Si lo hubieran encontrado lo hubieran dicho a todos los medios… el silencio (y no hay secreto de sumario todavía) nos dice eso.

Lo otro es que en esa consulta privada con cada monja pudieron no solamente hablar con cada una de ellas. También ocurrió lo contrario: cada monja habló en privado con alguien ajeno al Monasterio. ¿Y? Y… simplemente que tenían la gran oportunidad de ventilar todo y huir de esa atmosfera asfixiante. Que yo sepa… ninguna quiere irse. Es más, por la tarde hablé con un familiar directo de una de esas monjas. Le pregunté cómo iba el asunto y me dijo que a la tarde se habían comunicado con la hermanita y que les había dicho que estaban bien, más unidas que nunca.

Sobre disciplinas y cilicios

Antes que nada, recordarles que un Convento Carmelita es de derecho pontificio. ¿Qué quiere decir esto? Que el pedazo de tierra que ellas habitan está, en lo religioso, bajo la jurisdicción inmediata del Papa. Por lo tanto el Obispo del lugar no puede tener injerencia inmediata sobre lo que allí ocurre.

En segundo lugar, que las monjas (estas si son “monjas” de verdad, es decir, mujeres que se consagran de por vida a Dios apartándose totalmente de la vida cotidiana) tienen una serie de leyes que las rigen. Los Carmelos están basados en las enseñanzas de Santa Teresa de Jesús. Me pueden o no me pueden gustar a mí esas reglas… pero ellas las aceptaron vivir libremente y por eso un día dejaron todo para vivir allí. Nadie las obligó a entrar y nadie las obliga a quedarse. Parece raro para muchos, pero nunca debemos olvidar que el consagrado sigue al Señor desde una ley de la libertad que nunca pierde. Este reglamento, que fue aprobado por el Papa San Juan Pablo II, rige para todas las mojas de todo el mundo y tiene algunos puntos dedicados a la ascesis desde el punto de vista de esta opción  de vida determinada en la Iglesia.

Digamos algo ahora sobre un tema que ignoramos bastante: la ascesis o mortificación.

Antes que nada… no es una práctica de sadomasoquismo. Esta enfermedad es el resultado de una enfermedad que busca el placer en el propio dolor (masoquista) o en el dolor provocado a otro (sádico). Lo que ocurre en el Convento es de otro orden.

La ascesis es el camino de dominio del propio yo para lograr la armonía interior que permita un encuentro cada vez más pleno y profundo con Dios. No hay que degradarlo diciendo que son prácticas medievales oscurantistas. Bueno… si le queremos echar la culpa a alguien por estas prácticas… que sea a Jesús que recomendó el ayuno, la oración y la solidaridad como medio de crecimiento en la fe. Lo podemos leer en los capítulos 5 al 7 del Evangelio de Mateo. Y es la práctica aconsejada, sobre todo, para vivir bien la cuaresma.

El Catecismo nos dice que la necesitamos para el crecimiento espiritual:

“El camino de la perfección pasa por la cruz. No hay santidad sin renuncia y sin combate espiritual (cf 2 Tm 4). El progreso espiritual implica la ascesis y la mortificación que conducen gradualmente a vivir en la paz y el gozo de las bienaventuranzas” (CIC 2015)

Claro… para una “mentalidad no cristiana”, como la que cada vez más tenemos los argentinos, esto suena una locura.

Ahora tengamos en cuenta que para la mortificación existen muchos caminos. El cilicio y la autoflagelación del cuerpo puede ser uno. Yo, particularmente, no creo que sea el más conveniente. Acepto que algunos lo puedan usar y, de hecho, hay santos actuales que lo han usado. Pero en esto me vienen las enseñanzas de mi director espiritual en el Seminario. Cuando le pregunté sobre estas prácticas me dijo eran posibles pero que él no las recomendaba. La razón que me dio venía de su experiencia: él había notado como esos métodos producían en muchos lo contrario a lo buscado. Es que en vez de crecer en la humildad y la entrega al Señor se le daba paso al orgullo: “yo hago estas prácticas porque soy fuerte y no un debilucho como los que me rodean”… decían sus practicantes. Por eso él me recomendó crecer en la mortificación de las pequeñas cosas: comer un poquito menos, ayudar a alguien que lo necesita… Mortificarse en lo cotidiano haciendo pequeñas cosas que son buenas pero que, de una, no me son agradables. Es lo que también recomiendo, y me recomiendo constantemente.

Es una paradoja que haya gente (católicos) que se escandalizan porque algunas mujeres consagradas hagan algunas mortificaciones para crecer en la armonía interior. Hoy he charlado con algunos que me lo han manifestado así. Pero lo raro es que no se escandalicen porque otras mujeres hagan mortificaciones para lucir un cuerpo bello en la playa. ¿Acaso la dieta, que ya están comenzando algunas en vista al veranito, no es una mortificación? O con algunos hombres que hacen horas de gimnasio semanal para lucir un esculpido dorsal…

Creo que fueron muy atinadas las palabras del Padre Miguel Guarascio:

“El sufrimiento en sí mismo no salva. Lo que salva es el amor que a veces hace sufrir.. y espero que la justicia aprenda a mirar realidades más graves que generan sufrimiento injusto en la sociedad.”

Sentado esto, simplemente comentarles que en el Convento se estaban dando algunas prácticas exageradas que motivaron visitas pastorales de mi Obispo. Estas visitas comenzaron en el mes de julio. Esto significa que se comenzó un proceso de discernimiento para crecer. Y se hace en la medida de las posibilidades del Obispo, ya que ellas dependen directamente del Papa. Hablar de prácticas exageradas, se los concedo… pero…  hablar de “torturas”… es bastante exagerado… ¿no?

Y… si les interesa el tema del origen de las persecusiones a la Iglesia les recomiendo este artículo que escribí el martes (no sabía que esto pasaría…).

Y si quieren escuchar, sin cortes ni ediciones, la conferencia de prensa que Mons. Puiggari diera hoy a los medios de Paraná sobre este tema… en este link encontrarán el audio.

 

24 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con Mons. Puiggari, los cristianos estamos convidados a seguir las huellas de Cristo, ese seguimiento pasa por el dolor y el sufrimiento, porque somos su cuerpo místico, pero no es un sufrimiento en vano, sino que tiene un valor Redentor para toda la humanidad. La cruz de Cristo opera la conversión y la salvación de los hombres, nuestros hermanos.

  2. El periodista busco el sensacionalismo. Los demás se pliegan a la gran noticia. En realidad no saben nada, no entienden, y lo peor que no saben que las reglas son para ser respetadas.

  3. el “periodista” siempre busca dañar a nuestra Iglesia. PERO LA JUSTICIA : ¿tan rápido actuando por un artículo de la revista? Nunca vi a la policía de E:R: y/o la “justicia “entrerriana llevar adelante un allanamiento por una denuncia que hace esa revista. Ha denunciado “coimas” enriquecimientos ilícitos” “comprometiendo a personas en la trata de personas”, ” crimenes” y ” droga” y ,. . . NO SE HA REALIZADO ALLANAMIENTOS TAN RÁPIDOS Y VIOLENTOS!.- DIOS LOS PERDONE. Que Dios los “voltee” del caballo como a San Pablo.

  4. Yo puse mi comentario en mi página de facebook al leer lo que algunas personas habían comentado. Antes de ver ésto. Soy Teresa Dalesandro.

  5. Me preocupa que las monjas continuen con las practicas pre conciliares. Si bien las monjas en su libertad elijieron esa forma de vida. Pero las prácticas son antiquísimas y se debe velar q no sucedan. Quiero misericordia no sacrificios….

  6. Ana, creo que hablas del desconocimiento. Las Constituciones que rigen estas prácticas no son pre-conciliares. Fueron aprobadas en 1990 por San Juan Pablo II. Podemos estar o no de acuerdo en lo personal, pero con conciliares y aprobadas por el Papa.

  7. ESTOY MUY DOLIDA POR TODO ESTO ,QUE YO IGNORABA QUE EN ESTE SIGLO SIGA SUCEDIENDO
    Y MENOS QUE FUE APROBADA POR EL PAPA JUAN PABLO II SIEMPRE RESPETE A LAS CARMELITAS DESCALSAS Y SU DESICION DE SEGUIR ESE CAMINO HACIA DIOS CREO DESDE MI IGNORANCIA
    QUE NO DEBEN PRACTICARLO Y TOMAR OTRO TIPO DE SACRIFICIO , ELLAS YA LO TIENEN CON EL TOMAR LA DESICION RECLUIRSE DEL MUNDO EXTERIOR PARA SEGUIR A NUESTRO DIOS ESTO SOLO A PROVOCADO UNA ROTURA MAS A LA SANTA IGLESIA SI ME EQUIVOCO PIDO DISCULPAS
    MABEL RAMOS

    POR FAVOR RES´RESPONDAN

  8. Muy claro lo suyo padre. Ahora bien, creamos en el poder de la oracion: todo lo que pidamos al Padre en nombre de Jesús será concedido. Pidamos por los que no saben o no quieren rezar, y po nuestros enemigos.

  9. excele
    nte el análisis de la situación, tendría que publicarse en los diarios más leídos por la gente para que sirva de ilustración

  10. Vitalina si es difícil a veces que comprendamos las deciciones de la devocion a Dios y existen muchas advocaciones a las que uno puede unirse en la vida religiosa. Existen infinitas congregaciones con infinitas misiones. Quien tiene la bendicion de recibir la fortaleza de ingresar a un CLAUSTRO ha debido discernir profundamente en su decisión. Para cualquier CATOLICO es difícil de comprender semejante elección de vida, cuanto mas lo será para aquellos que no creen ni siquiera en la vida del celivato como una estupidez de la época que vivimos, cuanto mas en el abandono total de la vida exterior. Hay muchas maneras de dividir a la iglesia y no es precisamente una practica de origen convencional como puede ser la vida interna de una congregación. Nada mas divisor que adherir a pensamientos no misericordiosos como dudar del amor de Dios manifestados en nosotros mismos como católicos. Las practicas religiosas son difíciles mas aun la de monasterios. Solo Dios puede darnos esa gracia y rezar por la perseverancia de cada uno de nosotros en la fe para que no recibamos las flaquezas que el maligno trata de sembrar a través de todo este desentendimiento de la sociedad actual. Dios es amor y no sabemos cuanto considera El nuestro limite personal. Sin desmerecer que la autoflagelación sea una de las practicas que mas fortaleza espiritual amerita, recemos por la fe y los limites de cada uno de nosotros y por la vida de nuestra iglesia. vendrán tiempos de duda que llegaran a nuestros corazones pidamos a Dios su proteccion que nos vuelva poderosos guerreros en cada lugar en el que nos encontremos de la familia católica.

  11. Lamentablemente debo decirte que tu comentario adolece de error. Se puede no concidir con ese tipo de prácticas pero quien las acepte voluntariamente no debe ser discriminado. Las monjas de clausura ejercen sus prácticas con recogimiento y privacidad, nunca hasta ahora tomaron estado público ni debía de haber sucedido, esto sucede por la costumbre periodística de opinar sobre lo que nada se sabe, que generaron este innecesario escándalo. Además todas estas prácticas deben tener la correspondiente y necesaria dirección epiritual pues no influyen igual en cada miembro de la congregación, es interesante la aclaración que hace el autor de este artículo: “en vez de crecer en la humildad y la entrega al Señor se le daba paso al orgullo: “…yo hago estas prácticas porque soy fuerte y no un debilucho como los que me rodean”, si se da este caso hay que abandonar esas prácticas pues lejos de crecer en humildad se crecería en soberbia y eso mata la santidad. También dice:
    “El sufrimiento en sí mismo no salva. Lo que salva es el amor que a veces hace sufrir. “

  12. ¿Cuándo creímos o nos hicieron creer que los otros perdieron su libertad? Hay muchísimas congregaciones diferentes, carismas distintos, opciones de Vida diferentes…. todos para Gloria a Dios.
    Cada uno es libre de poder elegir cómo y dónde quiere desarrollar su vocación, la vocación que Dios nos regala. ¿es desde la vida consagrada, la vida religiosa, el matrimonio?
    Esté o no de acuerdo con lo que suceda dentro del convento, es sospechosa la celeridad con la que actuó la justicia. Ojalá la mantengan para todos los casos.
    Por otro lado…. adhiero a tus palabras… cada persona que ingresa allí es libre, y puede retirarse. Hay gente que lo hace, gente que decide seguir viviendo así…
    Si hay algo que nunca jamás perdemos, aún consagrando la Vida a Dios, es nuestra libertad.

  13. Padre Fabián estoy de acuerdo con el comentario que aclara un poco los atropellos a los conventos, ya que parece estar de moda los allanamientos a estas instituciones religiosas.
    Lo que olvidó agregar en las mortificaciones mundanas, son los tatuajes.

  14. Si… los tatuajes y 20.000 cosas más. Eran simplemente dos ejemplos para ubicar de que estabamos hablando. Es que pensamos que la mortificación no es parte de la vida… que todo es placentero… y de golpe la realidad de cada día me golpea en la cara: ¿o acaso no hacés lo imposible para llegar a tiempo al trabajo (si sos responsable… claro)?

  15. Intuyo y, espero equivocarme, que detrás de este lamentable episodio hay una velada persecución a la Iglesia Católica. Cuando tomé conocimiento de los hechos me vinieron a la mente dos cosas: 1) “Dialogues des Carmelites” del escritor francés Georges Bernanos y 2) los luctuosos acontecimientos vividos durante la II República española y la guerra civil que la sucedió (1936-1939). Un abrazo en Cristo.

  16. Muy bien expresado el concepto de esta falsa moralidad que nos envuelve.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí