Vitrales de Estruch en Paraná

226

Hay varios vitrales de la Capilla del Pensionado de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón Argentinas. El autor de todos los vitrales es el pintor Catalán Antonio José Estruch. Nacido el 17 de abril de 1873

Vitral Estruch

La historia de Estruch

Se le considera uno de los más destacados representantes de la pintura de historia catalana. Sus obras más famosas fueron dos encargos de la Caja de Ahorros de Sabadell. “Corpus de Sang” (1907), que representa el episodio que inició la sublevación de los catalanes de 1640. Además “El once de septiembre de 1714” (1909), que representa la caída de Rafael Casanova durante el sitio de Barcelona. Aunque en Sabadell era más conocido por su pintura religiosa, de gran formato, sobre todo la encargada bajo el mecenazgo de Francisco de Paula Ponsà.

Fue becado en la Real Academia de San Fernando (1892) y en la Academia de España en Roma (1894-96). Luego fue a Palestina para pintar una serie sobre la vida de Jesús que le encargó Ponsà.

En 1910 marchó definitivamente a Buenos Aires, donde ocupó el cargo de director de la escuela de Bellas Artes. Por eso es que en la década del 20, las principales iglesias católicas de todo el país, solicitaban sus servicios por la calidad y sensibilidad que él otorgaba en su tarea.

Falleció en Buenos Aires, 16 de septiembre de 1957. Sus hermanas Josefa y Narcisa cedieron algunas de sus obras al Museo de Sabadell. Allí se conservan veintidós de este autor, de las que seis se exponen en la colección permanente. La Biblioteca Museo Víctor Balaguer también guarda obra suya.

Vitral Madre Catalina

Sus sucesores

En una entrevista a su nieto cuenta que el taller fue fundado en el año 1922 en la calle Piedras 1019 de la Capital Federal:

“Esta artesanía se fue transmitiendo de padres a hijos por tres generaciones hasta llegar a hoy. Desde el año 1987 nuestro taller especialmente construido y diseñado para nuestra labor se encuentra ubicado en la calle Solís 263 de la ahora ciudad autónoma de Buenos”.

Al español don Estruch, lo sucedió su hijo hasta el año 1973 en que falleció. Es digno de destacar que también, como su padre, dejó plasmado su talento en importantes edificios públicos e iglesias.

Actualmente, su nieto Antonio José, con el taller, continúa con la digna labor de “Delimitar la inmaterialidad del color, interaccionarlo por el emplomado para crear un lenguaje poético de los espacios y la luz”.

Ese taller tuvo tres generaciones de vitralistas. Le hizo vitrales a seis presidentes. Realizó vitrales en la Casa Rosada, el Teatro Colón, el Tortoni. También a 50 iglesias, 20 catedrales. En Santa Fe los vitrales del Hotel Conquistador. La catedral de Reconquista, en Rosario casi todos los vitrales son de ellos…

Y ese taller en 2012 cerró.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí