Es lo que diría la gallega en el gps cuando cambiamos de ruta. Y es lo que estamos haciendo con este sitio web a partir del mes de julio: redefiniendo la intención primera para encontrarle un rumbo adecuado.

En marzo, cuando comenzamos la aventura de esta web, subí esta foto a la portada de mi página del Face:

proyectos

Era una Palabra que el Señor me había dado en una visita al Santísimo. En ese momento comprendí que la idea de hacer un portal de noticias católico de lo que pasa en mi arquidiócesis era un proyecto mío. Si bien había sentido varios meses atrás la moción interior y lo había rezado mucho… no dejaba de ser un simple proyecto mío. Lo pondría en marcha y entonces sería el Dios Vivo el que me indicaría lo que era en verdad su voluntad.

Comencé con muchas ilusiones y dedicándoles varias horas al día. Con mucho Entusiasmo, veía como muchos caminos se me iban allanando y las cosas no me salían demasiado complicadas… pero…

El «pero» vino de dos maneras. Como diría Jesús, muchos son los invitados pero pocos los decididos. La idea era hacer una instancia plural en la cual resuenen muchas voces católicas a la vez. Cuando invitaba a participar algunos me decían que estaba bueno pero… que debían ir a probar una yunta de bueyes que habían comprado… otros se enganchaban pero se quedaban en el camino… Solamente dos personas se decidieron a colaborar de manera constante.

Junto a esto, por dedicarme a las noticias dejé de escribir las cosas que me pasaban o que me gustaban… y me sentía vacío por eso.

Así que llegó el momento de recalcular y ver que rumbos toma este sitio.

El blog de mis amores lo tenía abandonado. Así que decidí retomarlo, pero en esta dirección electrónica. Para eso durante la semana pasada estuve traspasando los más de 1.400 artículos que, a lo largo de 12 años, había escrito. Ahora están alojados aquí, en su nueva casa. Todavía voy a tener un largo trabajo de edición, pero si desean entrar a algún post del anterior sitio, los van a rediccionar a este.

Y… ¿cómo seguimos? Como un sitio web católico que quiere evangelizar compartiendo testimonios, reflexiones y memorias. Así de simple.

De mi parte, voy a escribir en una sección que se llama Kayros. Será de la misma manera como lo hacía en mi blog.

El Padre Mario Haller y Celia Godoy seguirán haciendo sus aportes habituales y tendrán una sección en portada especial para ellos. Lo mismo ocurrirá con cualquiera que quiera aportar algo a este sitio.

Seguiré manteniendo el autor «Catolicus» para subir noticias y videos de manera regular. Creo que serán de utilidad ambas, ya que he notado que algunas noticias que subí aquí han sido muy leídas porque en los medios locales o no se las publica o se las deforma demasiado.

Cuando comencé en marzo me puse como objetivo que este sea todo un año de pruebas para ver que rumbo tomaría el sitio. Esta será, pasada la mitad del tiempo, la primera vuelta de timón que haré. Espero que sea la definitiva… pero… como dice el proverbio: «El hombre tiene proyectos, Yahvé la última palabra».

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorMonseñor Cecilio Paul
Artículo siguienteMisericordia para la conversión
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!