Catolicus: la aventura de comunicarnos

497

Estos son los primeros pasos de algo que quiere llegar a ser un portal de noticias para nuestra Iglesia Local. Así el título de este primer artículo, con tres palabras, trata de resumir lo que queremos llegar a ser.

Catolicus

Cuando uno tiene que elegir un nombre para un sitio web debe tener en cuenta varias cosas. Pero, la primera, es que está disponible… que todavía no sea propiedad de nadie. Y comenzó así la tarea de la búsqueda de un nombre que sea, sobre todo, significativo, que exprese la identidad de lo que se quiere lograr.

En la danza de denominaciones estaba ganando el de un instrumento musical norteño que se usaba, tradicionalmente, para convocar a ciertas festividades religiosas. Pero, la Providencia actúa sola: unas horas antes de reservar ese otro nombre… surgió “Catolicus”. El resultado de la primer búsqueda en internet fue alentadora: estaba disponible para ser registrado. Así que lo reservamos y lo tenemos ya en propiedad por muchos años.

¿Qué significa Catolicus? Es un término del latín que se traduce como “el católico”. Eso fue lo que nos enamoró, además de su sonoridad. Así Catolicus, para nosotros, significa un sumergirnos en la catolicidad concreta que es la Iglesia. Una catolicidad que tiene dos dimensiones: el tiempo y el espacio.

La dimensión temporal nos ayuda a situarnos que somos tres “cosas”: el producto de una historia de la cual queremos hacer una venerada memoria; una realidad presente en el hoy de la ciudadanía argentina y los herederos de un futuro que tiene un nombre que nos da esperanza, el Reino de Dios (el cielo, la Vida eterna).

Por eso Catolicus, con una mirada esperanzada, quiere informar lo que tiene que ver con la Vida Plena y, a la vez, hacer memoria de nuestros ancestros, de quienes nos ayudaron a tener identidad de pueblo.

La dimensión del espacio nos ayuda a re-descubrir que nuestras vivencias de fe se enriquecen de acuerdo al lugar que habitamos, desde el cual hacemos cultura… nuestra cultura. Por eso nuestras noticias quieren, en primer lugar, rescatar lo que pasa en nuestra Iglesia Local… lo que acontece en nuestra Patria Grande Latinoamericana y todo lo que ocurre en el ancho mundo de la Iglesia Católica.

Ahora bien, cuando decimos Catolicus no pensamos en singular. Porque cuando creo que el centro de todo soy “yo” me pierdo la gran riqueza: la de “ser nosotros”. Por eso a una sección la titulamos Comunidad: allí tendrá lugar todo lo que alimenta nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor… en definitiva, lo que alimenta la vida divina que hay en nosotros, en el Pueblo Santo que es la Iglesia.

Comunicarnos

Catolicus ha nacido para ser precisamente eso: un canal de comunicación. Comunicar hechos, ideas, sueños. Comunicar, en definitiva, todo lo que es nuestra vida de fe. Comunicar significa poner en común lo que es propio, para que sea de “nosotros”. Así la comunicación nace del don, de esa dimensión que abre la vivencia del amor. Esto en dos sentidos.

Primero, existen en nuestra Iglesia sombras de pecado que nos oscurecen, que nos avergüenzan y que están pidiendo una urgente conversión de nuestra parte. Sobre eso hablaremos aquí. Pero, además, existen muchos pequeños brotes verdes que son realidad y esperanza de vida plena. Brotes que van creciendo solos y que, como no se “ponen en común” tienen vida pero… no se notan que están. Sobre eso, también y sobre todo, hablaremos.

Existen muchas comunicaciones de vida en nuestra Iglesia Local. Católicus no intenta suplirlas sino que quiere ser una especie de marco que las contenga para mostrar todo el conjunto. Nos anima el trabajo en red, donde todos aportamos y potenciamos, así, lo nuestro. Por eso la comunicación que hagamos quiere ser al estilo “Catolicus”. Una de nuestras secciones intentará mostrarnos todo lo que, desde el arte y la tecnología, se hace para ayudar a la evangelización… que es lo que nos anima.

Aventura

El Cardenal Newman aprovecha el termino venture de su ingles natal, y dice que la fe es una aventura. ¿En que sentido? Es un caminar esperanzado por la historia con las certezas que nos da nuestra fe en el Dios vivo. Así la aventura no es ir por caminos desconocidos sino transitar por el único Camino, Jesús. Con la fe, y en las alas del Espíritu Santo, volaremos alto… pero con los pies en la tierra, en la realidad que nos circunda.

Catolicus es una aventura en la cual la Providencia, desde sus mismos inicios, va marcando los rumbos. Y el designio misterioso del Señor va convocando servidores, va mocionando proyectos, va sumando colaboradores. Quienes hoy comenzamos y, con toda certeza, quienes se vayan sumando queremos caminar de esta manera. Porque la vida vale la pena si se la vive como una hermosa aventura. Y en eso estamos.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí