Cómo interpretar que la Virgen llora sangre

616

Los hechos acaecidos con una imagen de la Virgen Dolorosa en la Parroquia Santa Teresita de Paraná han desatado de manera espontánea la devoción mariana popular.

Pero también deja una serie de interrogantes: ¿Qué lectura hacer de lo ocurrido? ¿Qué busca decirnos Dios con esto? ¿Y qué quiere decirlos la Virgen? ¿Cómo continúa todo esto?

El Arzobispado de Paraná, a través de su Oficina de Prensa, ha hecho público un comunicado en el cual da un esbozo de respuesta frente a estas preguntas. Se los compartimos completo a continuación.

Virgen llora sangre

Sobre los hechos sucedidos en Parroquia Santa Teresita

Habiendo tomado conocimiento de que una imagen de la Santísima Virgen presentó en su rostro signos de una sustancia que, aparentemente, es sangre, el Párroco del lugar informó al Arzobispo de este hecho.

¿Qué lectura debemos hacer del mismo?

Es algo materialmente constatable, está allí, es visible; el fruto que dé será obra del Espíritu Santo en cada uno. La Iglesia como Madre nos da su consejo de no sacar de ello interpretación alguna.

¿Dios quiere decirnos algo a través de esto?

No más de lo que ya nos ha dicho en su Hijo Jesús, por lo que un primer fruto de este hecho es volver a escuchar a Dios donde Él nos espera: su Palabra en la Iglesia.

¿La Virgen quiere decirnos algo con sus lágrimas?

No más de lo que ya nos dejó cuando lloró ante su Hijo en la cruz, en el Calvario. Unida a Él ofrece el sacrificio de su corazón traspasado “por una espada”, la del amor por los hombres, invitándonos a reconocer la infinita Misericordia de Dios que no se deja ganar por la multitud de nuestros pecados. Nos invita a volver a la fuente de esa Misericordia de la que el pecado nos quiere alejar pero no puede, porque Dios no se resigna a perder a sus hijos y redobla su búsqueda.

Éste debe ser un claro camino de discernimiento necesario para que, a su debido tiempo, se llegue a conclusiones ciertas.

Cualquiera sea el resultado de tal investigación, debemos utilizar este tiempo para renovar nuestra fe y devoción a nuestra Madre Santísima, como camino que nos lleva a Jesucristo, y  para ayudarnos a conmovernos y a responder, con solícita caridad fraterna, a las lágrimas que brotan del corazón de los hermanos que sufren en su cuerpo y en su alma.

Conforme se vaya haciendo la investigación correspondiente, se darán a conocer las conclusiones.

Oficina de Prensa

Arzobispado de Paraná

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí