Hace un tiempo leí en un periódico digital español el sugerente título en forma de pregunta: ¿por qué nunca vi rezar a mi padre? La experiencia personal del autor, un creyente católico, era la de tener un “papá que era tan bueno, trabajador y honrado, extraordinariamente simpático y amigo de sus amigos”, pero que, sin embargo, nunca le dio el testimonio de su oración personal.

Frente a esto… el contraste que nos dan las imágenes del mundo árabe: son hombres a los que se les ve rezar, sin miedo ni escrúpulos, incluso en la calle.

Hombre musulmán rezando

Lo mismo podemos decir de los judíos: ¿acaso no son a los varones que vemos junto al Muro de los Lamentos, con su libro en mano y sus rezos en sus labios?

Hombre judío rezando

Que contraste con la imagen de los cristianos en general, y de los católicos en particular. Pensemos un momento en la imagen de alguien católico rezando. Estoy seguro que en tu mente apareció una viejita rezando el rosario. ¿Es así, no? Toda una imagen que habla de nuestra cultura y de la manifestación de la fe. A los hombres los solemos ver, cada vez menos, leyendo las lecturas en la Misa o llevando en andas el Santo en la procesión.

La Providencia actúa de manera misteriosa en nuestra historia. Tal vez tantas imágenes de musulmanes rezando piadosamente sin avergonzarse o pensar que porque manifiestan públicamente su fe son menos hombres, tal vez tantas imágenes de musulmanes rezando han sido permitidas por Dios para que los hombres en general se pregunten por su relación con el Altísimo.

Mas de uno que escucha estas palabras seguramente dirá: “Yo rezo… pero a mi manera…” ¿Será así en verdad? Por lo pronto muchos hijos y nietos se están perdiendo la oportunidad de tener un testimonio de fe en las actitudes que no ven de parte de sus padres o abuelos.

¿Serán menos hombres porque den gracias a Dios antes sentarse a comer? ¿Su virilidad se verá afectada porque reúne a los suyos para dar gracias por un acontecimiento feliz o para suplicar fortaleza en medio de las tormentas de la vida? Que el testimonio de los hombres musulmanes y judíos rezando interpele nuestras vidas.

(Escrito el 01/10/2006 y actualizado en la fecha)

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorVía Panis
Artículo siguienteLos primeros pobladores de la Baxada del Paraná
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!