Parece una tontería el título. Para algunos es una tontería porque es evidente que es así. Pero, para otros, es una tontería reducir la Navidad a algo que tenga que ver con Jesús y los cristianos. Por eso, desde la navidad comercial se habla del espíritu navideño, espíritu que tiene que ver con el consumo, Papá Noel y las buenas intenciones para con los demás. Lo peor de todo, es que los cristianos nos estamos dejando ganar por este «espíritu navideño» mundano.
En estos días recibí una tarjetita con un escrito. Es de una agrupación católica (cuyo nombre me reservo). Ellas hacen un trabajo interesante para rescatar culturalmente la presencia de Jesús en la Navidad. Por eso me llamó profundamente el texto que traía la tarjeta:

«Una Navidad para todos
Hoy es Navidad, hoy nace la alegría…
se iluminan las calles y la música envuelve el ambiente…
Los hombres se sienten más hermanos
y el abrazo de paz es más sincero.
Hoy es Navidad, y surge la esperanza.
Cada apretón de manos habla de amistad,
de reconciliación…
Hoy es Navidad, y se olvidan los rencores
y se da paso al amor.
Hoy es Navidad y crece la alegría
porque para todos:
¡HOY ES NAVIDAD!»

Ir a comprar a Wall Mart y encontrarme con carteles que sólo me desean un aséptico «felices fiestas» acompañado por otros carteles de la última película de Disney, lo acepto porque se de quién viene y que su deseo es solo vender mercadería (y el mío es solo comprar lo que necesito de una tienda). Pero me llama la tención que este grupo de católicas hagan esta «aséptica» tarjeta, digna del mejor supercenter marketinero.
Por mi parte, no quiero olvidar que la Navidad es Jesús. Y es a la celebración de su Nacimiento que los invito en la Nochebuena o en la Navidad.
Y, para vos, ¿qué es la Navidad?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anterior¿Creación vs. evolución? Bis
Artículo siguienteRegalitos de Navidad: montoneros y la justicia
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!