La guitarra no se puede usar en la Misa

1453

…porqué no es litúrgica.

– ¿De dónde sacaste eso?

– Me lo dijo el Padre Fulano de tal en la Parroquia de San Mengano, el domingo, cuando le pedí permiso para tocar en la Misa que el iba a presidir.

– Puff.

– ¿Es verdad?

– No me preguntés a mi. Preguntále a el dónde la Iglesia dice que la guitarra no es un instrumento que se pueda usar para acompañar el canto en la Liturgia.

Este fue el dialogo con una señora hace un rato. Por supuesto que no la dejé en banda e hice lo que suelo hacer en esos casos: fui a buscar el Misal, vimos las prenotandas y descubrimos que no decía nada de la guitarra, ni a favor ni en contra. Pero me dejó muy molesto la afirmación tajante del Padre Fulano (como no quiero hablar sobre la persona sino sobre el tema he omitido expresamente su nombre y el de la Parroquia). Si hubiera dicho “no usés la guitarra porque a mi no me gusta” se lo aceptaría. Y la señora comprendería que “al Padre no le gusta” y no insitiría nunca más “en la Misa de ese Padre”. Pero no: le hace decir a la Iglesia lo que la Iglesia no afirma. O, si lo hace, nunca me enteré de de que haya una prohibición explícita (lo cual no debe escandalizar a nadie porque soy bastante ignorante en liturgia y derecho canónico, al decir de algún comentarista).

¿Entonces? Oportunidad para ver que dice la Iglesia sobre el tema.

Lo primero es recordar el espíritu de la liturgia. Para eso me parece un magistral resumen este trozo de la carta del Santo Padre Benedicto XVI con ocasión del Centenario del Instituto Pontificio de Música Sacra:

A este propósito, deseo poner de relieve un aspecto fundamental que me interesa particularmente: el hecho de que desde san Pío X hasta hoy se percibe, a pesar de la natural evolución, la continuidad sustancial del Magisterio sobre la música sacra en la liturgia. En particular, los Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, a la luz de la constitución conciliar Sacrosanctum Concilium, quisieron reafirmar el fin de la música sacra, es decir, «la gloria de Dios y la santificación de los fieles» (n. 112), y los criterios fundamentales de la tradición, que me limito a recordar:

el sentido de la oración, de la dignidad y de la belleza;

* la plena adhesión a los textos y a los gestos litúrgicos;

* la participación de la asamblea y, por tanto, la legítima adaptación a la cultura local, conservando al mismo tiempo la universalidad del lenguaje;

* la primacía del canto gregoriano, como modelo supremo de música sacra, y la sabia valoración de las demás formas expresivas, que forman parte del patrimonio histórico-litúrgico de la Iglesia, especialmente, pero no sólo, la polifonía;

* la importancia de la schola cantorum, en particular en las iglesias catedrales.

Son criterios importantes, que hay que considerar atentamente también hoy. De hecho, a veces estos elementos, que se encuentran en la Sacrosanctum Concilium, como precisamente el valor del gran patrimonio eclesial de la música sacra o la universalidad que es característica del canto gregoriano, se han considerado expresiones de una concepción que respondía a un pasado que era preciso superar y descuidar, porque limitaba la libertad y la creatividad del individuo y de las comunidades.

Pero tenemos que preguntarnos siempre de nuevo: ¿quién es el auténtico sujeto de la liturgia? La respuesta es sencilla: la Iglesia. No es el individuo o el grupo que celebra la liturgia, sino que esta es ante todo acción de Dios a través de la Iglesia, que tiene su historia, su rica tradición y su creatividad. La liturgia, y en consecuencia la música sacra, vive de una relación correcta y constante entre sana traditio y legitima progressio, teniendo siempre muy presente que estos dos conceptos —que los padres conciliares claramente subrayaban— se integran mutuamente porque la tradición es una realidad viva y por ello incluye en sí misma el principio del desarrollo, del progreso.

Con estos criterios, nos acercamos a la Constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia del Concilio Vaticano II (120):

Téngase en gran estima en la Iglesia latina el órgano de tubos, como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales.

En el culto divino se pueden admitir otros instrumentos, a juicio y con el consentimiento de la autoridad eclesiástica territorial competente, a tenor de los arts. 22 § 2; 37 y 40, siempre que sean aptos o puedan adaptarse al uso sagrado, convengan a la dignidad del templo y contribuyan realmente a la edificación de los fieles.

La Sagrada Congregación de Ritos (actualmente Cong. para el Culto Divino) dio a conocer la Instrucción “Musicam sacram” (5 de marzo de 1967)  sobre la Música en la Sagrada Liturgia. Allí hace esta enseñanza sobre el párrafo conciliar antes citado (63-67):

 Para admitir y usar instrumentos musicales ha de tenerse en cuanta el carácter y la tradición de cada pueblo. Sin embargo, en toda acción litúrgica o ejercicio piadoso se ha de excluir el uso de aquellos instrumentos que, conforme al común sentir y al uso habitual, convienen únicamente a la música profana . Por consiguiente, todos los instrumentos musicales admitidos en el culto divino han de usarse de modo que contribuyan únicamente al esplendor del culto divino y edificación de los fieles, y se acomoden a las exigencias de la acción sagrada.

Gracias a los instrumentos musicales que acompañan al canto, se sostienen las voces, se hace más fácil la participación y se consiguen una más íntima unión de la asamblea. Su sonido, sin embargo, no debe cubrir las voces hasta hacer difícilmente perceptible el texto, y cuando el sacerdote o el ministro, en ejercicio de su propio ministerio, pronuncian en voz alta algún texto, deben guardar silencio

En las misas cantadas o rezadas se pueden emplear el órgano o algún otro instrumento legítimamente permitido para acompañar los cantos del coro y del pueblo; los mismos instrumentos musicales se pueden tocar solo al comienzo, antes de que el sacerdote llegue al altar, durante el ofertorio, durante la comunión y al final de la misa.

Esta norma, con las debidas puntualizaciones, puede también aplicarse a las demás acciones sagradas.

El sonido solo de estos instrumentos no está permitido durante el Adviento, Cuaresma, Triduo Sacro y en los Oficios y Misas de Difuntos.

Es absolutamente indispensable que los organistas y demás músicos posean no sólo determinada pericia para tocar los instrumentos a ellos confiados, sino que además conozcan y penetren el espíritu íntimo de la Liturgia, a fin de que aun cuando tengan que ejercer su función improvisadamente, consigan embellecer la sagrada celebración, conforme a la verdadera naturaleza de cada una de sus partes, y hagan más fácil la participación de los fieles .

Hasta aquí llega mi sabiduría. No conozco ningún documento que desautorice el uso de la guitarra en la música.

Tal vez se haya aprobado y dado a conocer en algún sínodo mateano como el de la foto. Pero no me enteré. Si alguien tiene la cita, que me la comente y la publico. Ahh, de paso les digo que tampoco encontré la sesuda distinción entre un permitido uso de la guitarra “punteando” pero no “rasgueando”.  Insisto… tal vez me perdí la declaración del sínodo y todo está documentado y yo ¡ignorante!!!

109 Comentarios

  1. Que bien este articulo……Me parece excelente la aclaracion…..Muy claro y entendible….Muchas gracias…..

  2. Que bien me viene este comentario Padre Fabián!!. La congregación de religiosos y religiosas que tenemos en la localidad han prohibido la guitarra en la Iglesia con la misma excusa que usted comienza el comentario.
    En más de una oportunidad lo he discutido con ellos y siempre la misma respuesta. Yo les decía que había visto x televisión Misas donde se tocaba la guitarra y las ha oficiando el Beato Juan Pablo II, a lo que me respondían que sería xq eran al aire libre.
    En la Iglesia de mi pueblo desde que yo era chica siempre se tocó la guitarra y el órgano, hasta recuerdo en alguna fiesta patronal participar un grupo de alumnos de la escuela que tocábamos flautas dulces, armónicas y varios instrumentos de percusión como triángulos, platillos, castñuelas etc. Desde hace 15 años solo es el órgano.
    Su nota me servirá como argumento en futuras discusiones, con la salvedad que usted pone sobre el final de la misma. Muchas gracias.

  3. Los padres “fulanos” no quieren las guitarras en la misa por su forma sensual, porque es mujer y los desconcentran en sus plegarias. Cuanto mucho, permiten un “punteo” (pecado venial), pero ni borracho un “rashueo” (pecado mortal)….

  4. En la foto de los curitas (excelente!) no se nota que sea “yerba”, mas bien, se ven “barrilitos” y una botelita (¿sera de vino?).

  5. Con permiso, padre.

    “Escluderà invece i timpani, i corni da caccia, le trombe, gli oboe, i flauti, i flautini, le arpe, i mandolini e simili strumenti, che rendono la musica teatrale”.

    Benedicto XIV, encíclica Annus qui

    Sin repetir y sin soplar nombre 5 instrumentos similares a la mandolina.

    Saludos.

  6. La guitarra es parte de la musica que alaba a DIOS en su Fiesta que es la misa, tambien es un poco de sentido comun , que ofensa puede haber. Muchas cosas tenemos que cambiar como Iglesia. Saludos desde TdF.

  7. Permiso concedido, Diego, para que me nombres un documento que prohíba la guitarra. En la cita que me pasaste no lo hace.
    En el contexto que me acabás de proponer… ¿la Misa Criolla está prohibida?

  8. ¿En “mandolini e simili strumenti” no entra la guitarra?

    O yo estoy loco o son muy similares.

    http://www.google.com.ar/search?q=mandolini&um=1&ie=UTF-8&tbm=isch&source=og&sa=N&hl=es&tab=wi&biw=1360&bih=653

  9. De todos modos, no es cuestión de ponerse iuspositivista. Tampoco están (expresamente) prohibidos los trapecistas en la Misa.

  10. Paz y Bien: Padre Favian, este tema creo que sera para mucho un dolor de estomago, ya que hace tiempo los sacerdotes de algunas parroquia empesaron a prohibir instrumento musicales en la misa, siendo que ya existen grupos de ministerio de musica para liturgia, en mi familia tengo la gracia de tener doce sacerdotes, yo fui religiosa, y nunca he leido que no se podia tener instrumento musicales, en mas pregunte a mi tio Julian Zini, quien es sacerdote y hacia los temas a los Imaguare, grupo reconosido por muchos, y me dijo, esto, hija depende de que cura y como duerme, y vos sabras tambien de eso, me rei y quedo ahi, no se toco mas el tema. pero si ahora que no estoy en actividad y por ahi me preguntan cosas como esta que casi lo tenia olvidado, y usted me lo recuerda, me ayudara y recomendare a que lo lean al articulo, ya que es muy bien simple y claro su enseñanza. muchas gracias padre.
    Paz y Bien.

  11. Creo que comencé el artículo diciendo cual es el espíritu de la liturgia… ¿lo leíste? Digo… por lo de los trapecistas… creo que te caíste del catre.

  12. No me parece que Diego se haya caído del catre. Más bien me parece entender que alude a que: o bien importa el espíritu de la liturgia (y la búsqueda de la respuesta por el sí o por el no de la guitarra va por ahí); o lo que importa es buscar la bendita normita que la prohiba.
    Me extraña, Padre, que en el espíritu del posconcilio, insista Usted tanto en dar con esa rúbrica prohibitiva en vez de ahondar en si es compatible o no la guitarra con el querer litúrgico de la Iglesia.

    Por otro lado, no haría falta dar con su pretendida norma prohibitiva, pues no funciona así la legislación eclesial (ni legislación alguna). Imagínese la chorrera de listados que habría que emitir, enumerando toda la variedad de indumentarias prohibidas para presidir la Liturgia: que no se puede de chomba, ni de bermuda, ni de camisa a rayas, ni de camisa a cuadritos, ni de camiseta deportiva, ni de camiseta de poplin… Y no: se habla del alba, de la estola y la casulla… y no más. Yo que Usted, repaso la Teoría general del Derecho, si es que algo de eso se enseña en los seminarios.-

    Tras lo cual, volvería al asunto este: cuál es el “espíritu” de la Liturgia, como tituló Benedicto su libro, tras las huellas de Guardini. Y desde ahí colegir si va o no la guitarra…

  13. Gracias por tu aporte, Sergio. Tenés razón, debería estudiar Teoría general del Derecho… como ya lo dije en el artículo (y también me debo apuntar a clases de Liturgia).

    Pero el tema va por otro lado. Simplemente te aclaro que yo no estoy buscando ninguna norma prohibitiva de la guitarra. Lo que digo es que el Magisterio, desde la Constitución sobre la Sagrada Liturgia, nunca se ha manifestado ni a favor ni en contra. No fui yo el cura de la anécdota que dio pie a lo que escribí… Creo que ese sacerdote se debería a animar a decir algo así como “en MI misa la guitarra no porque para MI no es litúrgica”. Y ahi se termina la discusión ya que sería una perspectiva subjetiva de un sacerdote determinado.

    Ahora bien, estoy convencido que lo importante va por otro lado: la de buscar en la acción sagrada “la gloria de Dios y la santificación de los fieles”. Por eso comencé de la manera que comencé la entrada.

    La pregunta, reformulada de acuerdo a tu intervención´, sería más o menos así: “la guitarra cuando acompaña los cantos de la celebración eucaristía: ¿me ayuda a alabar a Dios o me distrae?” Desde ese punto de partida podremos discutir del espíritu de la oración litúrgica; de la belleza del canto y de los instrumentos que lo acompañan; de las posibilidades concretas de las comunidades concretas para hacer una celebración bella (y no estoy pensando en Catedrales o grandes Templos, estoy pensando en parroquias y capillas de barrio como la mía). Entonces no discutiremos del instrumento tal o cual sino del canto que expresa un corazón convertido que, inmerso en el nosotros eclesial, alaba al Dios vivo por su paso entre nosotros, agradece su mano providente y le encomienda sus necesidades cotidianas.

    Discutir sobre “guitarra si, guitarra no” produce en mí (y en la mayoría de los católicos que van a Misa) lo que escribí en el dialogo del comienzo del post: “puff”.

  14. Vale, Padre. Lo mío, sin entrar al debate, pretendía ser una emprolijada epistemológica. Queda entonces claro que si alguien afirma “no es adecuado el uso de guitarras en la Liturgia”, ante tal afirmación, el modo correcto de refutarlo no es con histéricos “dónde, dónde, decime dónde se la prohibe”, sino demostrando que es un instrumento que se adecua a la pretensión de la música sacra. A mí ninguna discusión (honesta) me produce un puff. Por mí discutamos si mantel de altar verde o naranja o sólo blanco: pero –insisto– falazmente se refuta al que se opone al mantel verde diciéndole que en ningún lado la Iglesia lo prohibe.
    Me permití corregirle ese desliz, pues es frecuente en el debate moral y litúrgico y embarra mucho la cancha.

    Me abstengo de comentar lo de “en MI Misa guitarras no”, para no desviar la temática. Pero pocas cosas me resultan más perversas en la Iglesia que ese clericalismo (del color que fuera), donde el cura quiere imponer sus criterios (dogmatizándolos o no, lo mismo da). Ese posesivo adjetivando a la Misa me da nausea. Prefiero sinceramente al curita que (aun equivocado) aplica tal o cual criterio porque está convencido que es esa la verdad universal, el criterio regente de la Iglesia, Madre de todos. Me pudren los caprichos clericales, discúlpeme.- Tanto del que impone sus globos como del que impone sus puntillas.

  15. Y claro, padrecito que hay diferencia: puff y podrirse pueden ser lo mismo en sí mismo, pero en este caso concreto difieren en su objeto. A Usted lo puffea debatir asuntos que le resultan innecesarios; a mí, lo dicho: los caprichos clericales, que Usted avalaba en el texto referido. ¿Le hago un cuadro sinóptico o captó la diferencia?

    A todo esto, a mi ver, sigue pendiente una buena explicación de por qué las guitarras (y guitarras rasgadas) son compatibles con la música sacra, que es intrínsecamente arítmica, como ha insistido el Magisterio en docena y media de Documentos. No me cierro a la explicación, pero es de rigor lógico avisar que sigue pendiente. Tras una vaga introducción sobre el espíritu de la Liturgia, todo su arsenal argumentativo se concentró en retrucar que hasta tanto no se mostrara la prohibición explícita del instrumento, objetar la guitarra era un dislate infundado. Falacia que ya mostramos es, además de zonza, insólita. No se le ocurra prohibirle a sus confesantes tener relaciones sexuales con llamas ni cabras hasta no tener a mano el documento pontificio que expresamente prohiba tales prácticas.

  16. Le doy mi parecer sobre las guitarras: imposible es discernir si sí o si no, si se desconoce la naturaleza propia de la Liturgia y de la música sacra como elemento interno a ella. Como humildemente reconoció ya –y me releva de pruebas– es éste un tópico que tiene Usted pendiente de estudiar. Le ofrezco algunas ideas puntuales, tras 20 años abocados al estudio de ella: la Liturgia no es una realidad del mundo, ni siquiera una suerte de “respuesta” del Hombre a Dios, como suele equivocarse. Es Dios mismo quien la “inventa”, e incluso quien la “ejerce”. Dios es, no sólo el objeto sino el Sujeto de la Liturgia. El Dios humanado en Cristo, claro, quien hace de Oferente de toda la Acción litúrgica para Gloria de su Padre y salvación nuestra. La Sacrosanctum Concilium lo dice magníficamente y explica cómo Él une a su Esposa en esta Acción: como Cuerpo Suyo.
    Bien. La música sacra es a la acción y gesto litúrgicos, lo que la partitura de Tchaicoski es al ballet del Cascanueces. Es un idioma que expresa el Misterio en plena acción y despliegue. Tal idioma tiene “sinónimos” –como los hay en el lenguaje verbal– y cuenta con gran variedad de términos “análogos” que (algunos mejor que otros) expresan correctamente el significado pretendido. Pero también hay expresiones que NO DICEN lo que se pretende decir. Uno puede decir casa, hogar, vivienda, bulín, y largo etcétera… pero si uno dice árbol, está diciendo algo distinto. Se babeliza la Liturgia cuando la música no expresa el misterio. Eh, eh, dirá más de uno: ¿y quién determina qué expresa el misterio? ¿Acaso no es una convención? Debatir esto sería largo, pero daría en el centro del asunto: pues para quienes nos oponemos al NOMINALISMO lingüístico (las palabras son puras convenciones, que bien podríanse cambiar a gusto de uno) y defendemos cierto vínculo entre el significado y su significante (entre fondo y forma, digamos), la cosa no es tan arbitraria (ni tampoco unívoca, claro). Como decir: música romántica, o música de terror, o música que expresa violencia o ternura, o suspenso… ¿son criterios arbitrarios o hay cierto código inconsciente que –aun con gran variedad– una música que acompañe una escena de miedo en una película no puede ser de cualquier manera…

    Expresar el Misterio –para ir resumiendo– ha de hacerse en base a las características salientes del Misterio. Esto es:
    1. el Misterio es inatrapable, incuadriculable, inenvasable, inasible,,,, y (una nota muy hemosa), es algo IMPREVISIBLE. La música que lo exprese ha de poder estar en sintonía con eso. De ahí que, tanto en Oriente como Occidente, se buscó una expresión musical un tanto “volada”, por decirlo así… sin un ritmo muy preciso,,, y sobre todo, sin el “chan-chán” del final de un tango… pues a Dios nadie le impone un compás de cierre y menos una nota absolutamente previsible.
    2. la otra nota a atender, es que el Misterio es cosa “de otro mundo”. Aunque En este mundo, DE otro mundo (como nos dice Jesús). Es, en medio de las cosas cotidianas y normales, lo NO-cotidiano, lo NO-normal, lo NO-común. La palabra “sobrenatural” lo dice muy bien. Y la música que exprese “eso” que pasa en nuestros templos –por más capillitas humildísimas que sean– debe tener un toque de eso: de lo no-común,,, de lo que se diferencia de la música del supermercado, de Tinelli, o de la sala de espera del dentista. Con creatividad hay que procurar expresiones musicales que tengan ese mágico sabor al Misterio. Lo sabe un director de cine… lo deberíamos saber los cristianos cuando prestamos nuestra voz para que se una a la de los querubines y serafines y a la Voz misma del Sumo y Eterno Sacerdote en la única Alabanza que Él eleva al Padre.

    El gregoriano –como dice el Concilio– es el paradigma. No un mero ejemplo. Ni tampoco la única expresión posible. Paradigma: eso mismo. (buscad en google todas las implicancias que tiene este valioso término: paradigma).

    En fin, en ese contexto, creo yo, que la guitarra punteada puede perfectamente generar ese clímax pretendido, como lo hizo la cítara por siglos. El rasgado rítimico, creo yo, rompe el encantamiento, el hechizo litúrgico. Ni es PECADO ni es BLASFEMO, ni esdtá PROHIBIDO: no, no; nada de eso: es una expresión poco feliz, poco lograda del clima mistérico que la Liturgia pretende para sí.

    Y aunque nadie me lo pregunta (antes de que me aplaudan los conservadores): esta ineptitud frecuente en la Iglesia para expresar el Misterio no corre sólo por parte de la vanguardia con sus baterías y guitarras. Un “Cristo Jesús en Ti la Patria espera” padece el mismo síndrome antropotrópico,,, como esas operetas estridentes que suelen cantar en las Misas vaticanas. Como dice el padrecito: puffff!!!

  17. A ver Padre. Apelo a su franqueza.
    Si yo le posteara un texto de un documento oficial de la Iglesia que prohíbe el uso litúrgico de la guitarra, ¿ llamaría Ud. a esa señora que le consultó y le diría que estaba Ud. equivocado; que sí, que hay un documento eclesiástico y que, por lo tanto, a partir de ahora -pues lo ignoraba- prohibiría la guitarra en “sus” misas ?; asimismo, ¿ promovería el canto gregoriano y procuraría, por todos los medios posibles, hacerse de un órgano o de otros instrumentos idóneos, si es que no los tuviera ya ?. Además, ¿ comenzaría Ud. a advertir y enseñar a sus feligreses que la guitarra no es un instrumento propio para la celebración litúrgica; que su uso en las misas constituye un abuso y una desobediencia explícita a una disposición eclesiástica ?
    ¿ Haría Ud. algo de eso ?

  18. Creo que no leíste bien o no supe hacerme entender (creo que lo primero). Ese puff apareció en un contexto muy determinado: fue la expresión de hastío frente a la afirmación de un tercero ausente en ese momento y que le dijo a la señora lo que no es más que un capricho personal. Por eso no tengo que demostrar yo lo que él afirma. Es él quién debe demostrar que la guitarra es un instrumento musical anti-litúrgico. Yo, de mi parte, seguí el dialogo con mi interlocutora inmediata y usé lo que tenía a mano en ese momento: el Misal. Allí, en sus prenotandas, no hay alusión a lo que el hermano sacerdote afirmaba (si, ya se, me dirás… falacia…). Concretamente, hablamos sobre los puntos 41 y 313.
    Después, en la redacción del artículo, puse de manera irónica eso de “en la Misa de ese Padre” (el entrecomillado en el original) no porque piense que la Misa es propiedad del sacerdote celebrante sino porque, muchísimas veces, los sacerdotes nos apropiamos y hacemos lo que a nosotros nos parece que es. Caso concreto de decir que no se puede usar la guitarra porque no es litúrgica, sin más razón de quién lo dice.
    Por otra parte tanto tus reducciones al absurdo como el mote de “padrecito” son un tanto hirientes. Y fueras de lugar. Supongo que no has leído lo que dice, por ejemplo Lv 18,23 ó Dt 27,21 (entre otros pasajes bíblicos). Te recuerdo que el Magisterio lo que hace es actualizar la Palabra de Dios. Pero ese es un tema accidental fruto, tal vez, de tu desconocimiento bíblico. No quiero prejuzgar.

  19. Me encanta lo que escribiste. Si dedicaras un tiempito a navegar en mi blog verás encontrarás muchas cosas muy parecidas.

    Si bien no he leído mucho sobre liturgia en estos años (uno tiene temas de interés en cuanto a su formación, en mi caso primero fue lo relacionado a el uso de los medios de comunicación y luego, ultimamente, lo referido a la teología pastoral) tus ideas puntuales no me suenan para nada extrañas. Muy bonito lo que decís del Misterio. Este año hice una serie de artículos sobre la percepción de lo Sacro como un misterio tremendo y fascinante (R Otto) donde repetí varias veces lo complicado del lenguaje para expresar la experiencia (o intuición, o como quieras decirle, como diría Tomás: discutamos de cosas y no de nombres) de Dios. En ese contexto, viene tu aporte que da otro paso: lo problemático del lenguaje con el cual nosotros le respondemos a él. Porque la liturgia es, primero y fundamental (como bien lo decís) una obra de Dios. Pero, a continuación es una obra del hombre, una construcción cultural (de vuelta, no discutamos de nombres, cultural entendida como el esfuerzo del genio humano para expresar simbólicamente lo que brota de su interior, si querés usar otra palabra que lo exprese te la acepto). Por eso en la historia cristiana se han dado varios ritos (y se pueden dar más en el futuro). Bueno, hay que decir que todo eso está en la cita de Benedicto que te pareció muy pobre y limitada.

    Ahora bien, una acotación sobre tu texto. Tiene dos niveles: el teológico y el pastoral. La primera parte (si no conté mal los primeros cuatro párrafos) trata del QUE es la música litúrgica (teología). Luego (los últimos tres) hace una presentación sobre el COMO se debe expresar de manera concreta lo que fundamentaste (pastoral). Cosa curiosa. En la teología coincidimos plenamente. En lo segundo, no tanto. Pero allí tu fundamentación se tornó muy subjetiva y te escudaste en un repetido “creo yo”. Es que cuando hablamos de temas “pastorales” las cosas no son tan “claras y distintas” como cuando tocamos lo específico de la teología dogmática (aunque tampoco es tan sencillo ese campo, prueba: las diferentes escuelas de perspectivas distintas pero igualmente válidas).

    Lo gregoriano es lo paradigmático… pero no agota la expresión del corazón y los labios que alaban. Por eso la Iglesia, sabiamente, deja abierta a la polifonía (tan lejana, ¿no?) como a otras expresiones culturales distintas.

    A veces me da la impresión de que queremos encorsetar la acción del Espíritu a un sólo instrumento musical y nos olvidamos de que es eso… nada más que eso: un instrumento. En mi vida he sido testigos de burradas litúrgicas cosidas con órganos y gregorianos y experiencias místicas de la mano de acordeón y guitarra. También de lo contrario. Por eso nunca absolutizo un instrumento o un tipo de canto: el es corazón que canta el que alaba a Dios y del cual brotan todas las riquezas místicas. Los instrumentos ayudan, a unos de una manera y a otros de otra. Es más, te diría que algunos ayudan en un momento de la vida a alguien y otros en otro momento. Hasta el mismo “Cristo Jesús en Ti la Patria espera” puede hacer mucho bien en un momento a alguien (en este mes del Sagrado Corazón se cantó varias veces en mi parroquia).

  20. Alberto: yo no celebro “mis” Misas. Celebro la Misa que es culto a Dios y santificación de los fieles: de ambos soy un simple servidor que nada propio posee. Por eso trato de ser fiel tanto a las normas de la Iglesia como a las necesidades concretas de la comunidad reunida para hacer la Cena del Señor. Y no es chicana: si leés el artículo verás que lo primero que hice es leer junto a la señora las prenotandas del Misal.
    En segundo lugar, yo no tengo ningún problema con el órgano o con el gregoriano. Nunca afirmé tal cosa. Te aclaro que fui un año vicario parroquial de la Catedral de Paraná, la cual tiene uno de los mejores órganos de tubos de la Argentina. También fui capellán del Monasterio Benedictino Nuestra Señora del Paraná y allí el gregoriano (y en latín) era moneda frecuente. Lo aclaro porque no tengo el espíritu protestante del “o” sino el católico del “y” frente al órgano y la guitarra.
    En tercer lugar el Concilio habló de la gran estima del órgano de tubos y dejó la puerta abierta para que se admitan otros instrumentos. La instrucción vaticana Musicam Sacram dice que se pueden utilizar instrumentos musicales de acuerdo al carácter y tradición de cada pueblo, con la salvedad de que acompañen y no tapen las voces. Si vos me mostrás que algún documento o del Papa, o de algún dicasterio romano o de la Conferencia Episcopal Argentina posterior al uso masivo de la guitarra en la Misa (es decir, tengo entendido, los últimos cincuenta años) tomen posición prohibiéndola, no tengo problemas en admitir mi error.
    En cuarto lugar, no tengo problemas de aceptar que le regales a mi parroquia un órgano (Sede y dos capillas). Sería muy bienvenido, aunque no se si hay alguien que lo sepa tocar. Pero seguro alguien va a aparecer. Te cuento que tenemos seis Misas por fin de semana. Cuatro cantan a cappella, una tiene acompañamiento de guitarra y la otra de vez en cuando aparece un guitarrero a ayudar al corito. (Como podrás observar, lo mío no es una apología al estilo guitarra si órgano no. Si lo pensaste así, te confundiste a lo grande.)
    En quinto lugar, yo soy nulo en oído musical, así que dependo de la buena voluntad de quién quiera ejercer el ministerio musical. Así que si te ofrecés a venir y enseñar a cantar en gregoriano o formar un coro que lo haga, las puertas totalmente abiertas. Eso sí, sostenido en el tiempo y gratis.

  21. Padre:
    quede claro que quien primero usó el posesivo (“MI”) fue Ud. en respuesta a Sergio, cuando le escribe que el sacerdote que le respondió a la señora debió decirle algo más o menos así: ” en MI misa … “. Y lo usa desafortunadamente -llevado por su pasional molestia ante la afirmación “tajante del Padre Fulano”- porque deja flotando en el aire la insinuación de que ese sacerdote no reza la misa que “es culto a Dios y santificación de los fieles” conforme a la letra de las normas de la Iglesia, sino una conforme a los gustos musicales personales de ese Padre Fulano. No fui yo, Padre, quién introdujo, en estos intercambios, posesivos que enturbian la cuestión.

    Luego, yo no le pedí que saque a relucir su currículum personal, ni sus cargos, ni que nos cuente sobre el mobiliario instrumental de la Catedral de Paraná. Mis preguntas fueron simples. Además, nada nos dice con comentarme que fue capellán del Monasterio Benedictino, donde, por cierto, cultivan desde mucho antes que Ud. ocupara tal cargo, una particular devoción por el canto gregoriano y el latín en la misa. Pequeño problema se hubiera acarreado si hubiera pretendido arrojar por la borda esas costumbres litúrgicas consuetudinarias entre los benedictinos. Se puede suponer, perfectamente, que aceptó una situación de status quo litúrgico en ese lugar. Pero suposiciones aparte, yo no afirmé que usted estuviera en contra del gregoriano y de instrumentos litúrgicos idóneos (sí explícitamente nombrados en documentos oficiales de la Iglesia); yo le pregunté si usted promovería -o promueve actualmente- el interés por el canto gregoriano entre aquellos feligreses -nunca faltan- que tienen ciertos talentos musicales y predisposición para colaborar en lo litúrgico; y pregunté que, si en tal caso, procuraría conseguir los idóneos instrumentos litúrgicos. No me tire la pelota a mí con esa chicaneada de que aceptaría gustosamente que le regale un órgano (aunque no aparezca nadie para tocarlo). Suya es, primariamente, la responsabilidad de embellecer lo mejor posible el culto divino. Pero es algo perfectamente comprobable son sólo preguntar, que no faltan, entre los aficionados a la música o entre los miembros de los “coritos”, alguien que pueda conseguir un pequeño órgano eléctrico, que bien puede sustituír a un órgano a tubos, siempre digno para el templo y la liturgia, que no la guitarra.
    Todo esto viene a cuento porque en la gran mayoría de los sacerdotes se advierte una despreocupación, un desinterés, y hasta se puede decir, una negligencia, por fomentar la música sacra en su expresión gregoriana o polifónica, que no se advierte cuando de conseguir guitarreros y guitarras se trata. Esos sacerdotes pueden no estar formalmente en contra del gregoriano, del órgano y del latín, les puede incluso parecer muy bellos, pero lo relegan, como piezas de museo, a las misas en capillas de algún que otro seminario, o para las grandes celebraciones en Catedrales. De iure no están en contra, pero de facto sí; y con ello no están con el espíritu conque se escribieron los documentos que Ud. mismo citó.

    Con respecto a esos mismos documentos citados por Ud. veo que tiene una gran dificultad hermenéutica (supongo su buena fe) en la lectura de ellos. En la Instrucción “Musica Sacram” se dice: “Para admitir y usar instrumentos musicales ha de tenerse en cuanta el carácter y la tradición de cada pueblo. SIN EMBARGO, en toda acción litúrgica o ejercicio piadoso se ha de excluir el uso de aquellos instrumentos que, conforme al común sentir y al uso habitual, convienen únicamente a la música profana . Por consiguiente, todos los instrumentos musicales admitidos en el culto divino han de usarse de modo que contribuyan únicamente al esplendor del culto divino y edificación de los fieles, y se acomoden a las exigencias de la acción sagrada”
    El “Sin embargo” debilita notable y abrumadoramente el tercer punto de su respuesta supra.
    Asimismo en la cita: “PERO tenemos que preguntarnos siempre de nuevo: ¿quién es el auténtico sujeto de la liturgia? La respuesta es sencilla: la Iglesia. No es el individuo o el grupo que celebra la liturgia, sino que esta es ante todo acción de Dios a través de la Iglesia …” Aquí también el “pero” responde y aclara el párrafo precedente restándole fuerza.

    Como también ignora la diferencia entre “puntear” y “rasgar” una guitarra, aprovecho la oportunidad para sugerirle la lectura del libro de J. RATZINGER, El espíritu de la liturgia. Una introducción, ed. Cristiandad, Madrid 2001, 171-179. Allí, para entrar en el tema del uso de los instrumentos en la liturgia, y en particular de la guitarra, no estaría de más recordar, enseña el Card. Ratzinger, que «la liturgia cristiana se define por su relación con el Logos». Esto, en un triple sentido:

    1) En la música litúrgica, basada en la fe bíblica, hay una «clara primacía de la palabra». De aquí se sigue «el predominio del canto sobre la música instrumental (que de ningún modo ha de ser excluida)».

    2) El canto logra superar las palabras, que muchas veces no alcanzan para expresar la inefabilidad del misterio, pero no supera la Palabra (el Logos), por lo que se hace necesaria la música. Ahora bien, «la liturgia cristiana no está abierta a cualquier tipo de música». Una música que «arrastra al hombre a la ebriedad de los sentidos, pisotea la racionalidad y somete el espíritu a los sentidos», no eleva al hombre. Por eso la música litúrgica debe ser tal que, superando la sensualidad, eleve el corazón (sursum corda, “levantemos el corazón”).

    3) «La música humana es tanto más bella cuanto más se adapte a las leyes musicales del universo». La liturgia debe ser cósmica, es decir, abierta al canto de los ángeles «que rodean a Dios e iluminan el universo». «Nosotros, al celebrar la Santa Misa, nos incorporamos a esta liturgia que siempre nos precede. Nuestro canto es participación del canto y la oración de la gran liturgia que abarca toda la creación». Por tanto, en la liturgia, los cantos deberían ser tales que se puedan cantar en presencia de los ángeles. Los instrumentos son el coro de las criaturas que acompañan la voz del hombre en la alabanza divina.

    Pues bien, sobre estos principios, reformulamos la pregunta: ¿puede utilizarse la guitarra en la liturgia?. Creemos que no puede excluirse de plano, sino que su aceptación dependerá del tipo de música que se sirva de ella, y de su modo de ejecución.

    En la música litúrgica judía, se utilizaban instrumentos de cuerda para «acompañar» (y subrayamos este verbo, «acompañar») el canto de los salmos. De hecho, «psalterio», viene del griego, «psallein» (traducción del hebreo «zamir», que significa «pulsar» (una cuerda) o «puntear», y salmodiar es cantar con acompañamiento de una cítara o un arpa, o un instrumento afín. De aquí se puede colegir la exclusión de la guitarra «rasgueada», que privilegia el ritmo, y se pone sobre la palabra y al nivel de los sentidos. En efecto, la guitarra así tocada, resuena en el corazón, pero no lo eleva.

    Los Papas siempre se han preocupado de corregir los abusos en materia de música litúrgica, sobre todo para que la liturgia no se confunda con una teatralización de tipo operístico. Así, por ejemplo, Benedicto XIV, en la Encíclica Annus Qui, de 1749, delimitó el uso de los instrumentos musicales, admitiendo: «… el órgano, también violones, violoncelos, fagotes, violas y violines» y excluyendo «los timbales, los coros de caza, las trompetas, los oboes, las flautas, los flautines, los salterios modernos, las mandolinas e instrumentos similares, que sólo sirven para hacer la música más teatral». Aquí se circunscriben las guitarras. Sin embargo, la preocupación estaba dirigida no tanto a ciertos instrumentos sino a aquellos que representaban este tipo de música. «De forma semejante, Pío X intentó, entonces, alejar la música operística de la liturgia, declarando el canto gregoriano y la gran polifonía de la época de la renovación católica (con Palestrina como figura simbólica destacada) como criterio de la música litúrgica. Así, la música litúrgica se ha de distinguir claramente de la música religiosa en general…» (J. RATZINGER, El espíritu de la liturgia…, 169).

    Si tenemos en cuenta el uso actual de la guitarra, esto es, para el folclore o canto popular, el canto melódico, incluso, el rock (con la guitarra eléctrica), no parece que sea un instrumento adecuado para la liturgia, pero si se toca con arte y punteando, de manera que sirva de acompañamiento, creemos que podría usarse, como pueden usarse la cítara y el arpa. El problema, de todos modos, estaría en ¿para qué tipo de música que sea apta para la liturgia, puede ser utilizada la guitarra como instrumento de acompañamiento?. ¿Y a qué textos velará con su sonido?.

    Tal vez su uso litúrgico, pues, se vea reducido al acompañamiento de los salmos en la liturgia de las horas, a modo de cítara o arpa. Esto no obsta a que se use este hermoso instrumento para otro tipo de cantos religiosos, pero extra-litúrgicos, así como por ejemplo, en algún tipo de reuniones y jornadas.

    La Constitución sobre la Liturgia, Sacrosanctum Concilium, del Concilio Vaticano II, establece: «Téngase en gran estima en la Iglesia latina el órgano de tubos, como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales.

    Finalmente, Padre, a veces (muchas veces) los sacerdotes subestiman (quizás sin advertirlo e inconscientemente) a sus feligreses, y no los animan lo suficiente a dar lo mejor de sí para la gloria de Dios, por temor a ser considerados anticuados y tal vez asi perder influencia y autoridad. Pues creo que no se debe perder de vista que, lo esencial, es el culto y la gloria debida a Dios.

    Muchas gracias

  22. Alberto: me preguntaste algo y de mi respuesta dependía una cita del Magisterio que me corregiría de mi error. Te respondí de manera que podías corregirme. Te largaste con una introducción ad hominem para luego despacharte una una cita del teólogo Ratzinger. Creo que tienes un problema muy grave de hermenéutica. No es lo mismo una cita del teólogo R. (opinable) que otra del Papa Benedicto XVI (con la posibilidad de distintos grados de opinión, dependiendo del tipo de documento en el cual figure o de la intención de infabilidad que puede tener de parte del sujeto hablante… bueno… eso se estudia en Introducción a la Teología). Si mis pobres palabras no te convencen al hacer esta distinción, leé el libro Jesús de Nazaret de Ratzinger donde del mismo hace esta distinción con respecto a esa obra en concreto.
    La citas del teólogo que pusiste no contradicen en nada la cita del Papa que puse yo en el artículo. Así que el copie y pegue tan extenso no aporta nada. Enriquece si por los matices que profundizan, pero vos te largaste a otra cosa. Y lo único que quedó fue una promesa incumplida de tu parte.
    Solamente citás Musica Sacram pero con una interpretación subjetiva de tu parte, mera opinión. Creo que está en claro que vos no sos parte del Magisterio. Yo tampoco, por eso lo mío cuando es opinión es opinión (este blog es opinión personal de un católico que es sacerdote).

  23. estimado hermano en Cristo , Alberto de que lado estas ? la iglesia necesita oracion y perseverancia , no un cuestionamiento que raya lo absurdo con respecto al ministerio de musica.Lo digo porque estoy en 2 parroquias y la falta de compromiso de la gente para cantar o tocar un instrumento es terrible….mira un poquito mas arriba de la soberbia y vas a ver, como en el antiguo testamento ALABABAN A DIOS CON CITARAS!!!!!! Algo que tiene cuerdas no?. Hermanito sin animo de ofender, una persona que se quiera acercar a la iglesia y vos le haces este cuestinamiento..y…sale corriendoooo!!!. y la idea es SUMARRRRR!!!!.ABRAZO EN JESUS Y MARIA . Y padre Fabian muy capo lo suyo ……la prudencia con la que actuo , eso viene del E.S. DIOS LO RE BENNDIGA!!!

  24. Cura!! Que brete!!! Humildemente, y sin tantas citas, va mi apoyo. Creo que la UNIVERSALIDAD de la Iglesia IMPIDE hacer un “numerus clausus” de instrumentos liturgicos. Otra conclusion importaria un terrible contrasentido. Lei todo lo escrito y mi mente no pudo evitar recordar una parte de la pelicula “LA MISION”, cuando el niño guarani canta de esa forma tan sublime usando como instrumento su voz, sin embargo, ella no conmovio a la audiencia que lo escuchaba, la cual, escandalizados por el atrevimiento Jesuita, siquiera le reconocio al niño rasgos de HUMANIDAD negandole toda vinculacion filiatoria con Dios. La “caja de resonancia” de donde salia ese sonido no les parecio cristiano, y ello trajo la desilucion de los hermanos, la exclusion del pueblo indigena, el dolor y la muerte. Seamos prudentes, pues segun los criterios que se han discutido, gran parte de nuestra querida Iglesia puede sentirse desilucionada como los jesuitas, excluida del tempo por indignos, trayendo el dolor y la muerte de la comunidad parroquial, lo cual seria otro crimen por el cual debamos responder. Espero que estas lineas sirvan más a la reflexion que a la renovacion de la disputa. Alabado sea Jesucristo.

  25. Estimado Clau:
    la persona que se acerque a la Iglesia por la música o por los instrumentos que en las celebraciones litúrgicas se tocaren no está en la búsqueda de la Verdad, de Cristo; está detrás de una expresión artística, vá detrás de sus sensibilidades, de sus gustos o preferencias musicales. No niego que Dios se pueda valer de ello para atraer un alma (he ahí el caso de Andrè Frosard, un ateo comunista francés que se convirtió “a partir” de un ingreso ocasional y fortuito a una iglesia en Francia, en momentos en que se estaba interpretando melodías y cantos “antiguos y pasados de moda” -dirían hoy-; pues escuchar eso y apreciar el contraste de luces y sombras de los vitraeus del templo gótico, fue el chispazo que encendió su alma del fuego de Cristo. Pase este ejemplo y algún que otro que se pudiera mencionar). Pero precisamente esas expresiones del arte y la música sacra -que elevan el alma- y que la Iglesia en innumerables documentos privilegia y fomenta, distan mucho de lo que se vé y se oye en la mayoría de las iglesias y celebraciones de hoy día, que ni gustan, ni son objetivamente bellas, ni -mucho menos- convierten a nadie (mencionáme un caso, por favor)
    Estimado Clau, a lo mejor algún esclarecido sacerdote te lo pueda decir mejor: “la idea” y la razón de ser de la misa, NO ES SUMAR A NADIE, sino rendir el debido culto al Dios Verdadero, realizar el Santo Sacrificio por mandato de Jesucristo y participar de Él -alimento de vida eterna- en el banquete al que nos invita. Puede o no haber música e instrumentos, pero la idea seguirá siendo la misma. Tanto es así que tanto valor tiene la misa celebrada por un único asistente -el sacerdote-, que aquella en la que asisten miles de personas. El número no es lo importante, hermano. Despreocúpate de eso, dejálo al Espírtu Santo atraer a quien sea, del modo que sea. Mientras tanto, los que tenemos alguna colaboración en la liturgia, hagámos las cosas lo mejor posible poniendo nuestro pensamiento en Jesucristo, Señor Nuestro, y en el mejor, más decoroso y digno modo de rendirle culto; lo demás vendrá por añadidura.

    Te saludo en Cristo y María,

    Chau Clau

  26. Padre, por favor se lo pido no tergirverse las cosas.

    Primero, yo no le prometí nada. Yo le hice una serie de preguntas en base a un condicional. Le dije: “Si yo le posteara …” El uso del “Si” (tal cosa, entónces tal otra) es un condicional. Me extraña, Padre.
    La corrección ya había sido hecha por Diego y Sergio, pero usted las subestimó, y haciéndose el chancho rengo las pasó por alto, embarullando el asunto.
    La cita del documento magisterial que prohíbe la guitarra ya le fue dada por Diego. Se trata de la encíclica de Bendicto XIV, “Annus qui hunc”, citada también en el libro del Cardenal Ratzinger sobre la liturgia. Pero usted la desprecia vislumbrándose algo de lo que opina de ella ( “Si vos me mostrás que algún documento o del Papa, o de algún dicasterio romano o de la Conferencia Episcopal Argentina posterior al uso masivo de la guitarra en la Misa (es decir, tengo entendido, los últimos cincuenta años) tomen posición prohibiéndola, no tengo problemas en admitir mi error.” ). En buen romance, para usted la encíclica “Annus qui hunc” es un documento viejo de más de cincuenta años. Pero precisamente contra esas discriminaciones nos pone en guardia el Papa Benedicto en la carta -por Ud. citada- en ocasión del centenario del Instituto Pontificio de Música Sacra ( “De hecho, a veces estos elementos, que se encuentran en la Sacrosanctum Concilium, como precisamente el valor del gran patrimonio eclesial de la música sacra o la universalidad que es característica del canto gregoriano, se han considerado expresiones de una concepción que respondía a un pasado que era preciso superar y descuidar, porque limitaba la libertad y la creatividad del individuo y de las comunidades.
    Pero tenemos que preguntarnos siempre de nuevo: ¿quién es el auténtico sujeto de la liturgia? La respuesta es sencilla: la Iglesia. …” ).
    Ciertamente no soy de los conserva intransigentes que se opone a toda legítima y natural evolución. Diego nos ha mostrado –creo yo– magistralmente por qué no es recomendable la guitarra, rasgueada hoy día, mayoritariamente en todas las celebraciones litúrgicas en las que aparece.

    Segundo, aclararle que el libro que le recomendé del Cardenal Ratzinger fue escrito cuando éste era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fé (no era un teólogo qualunque por ahí), y se lo cité porque Ud. afirmó y pidió alguien le aclaráse esa diferencia que se hace entre puntear y rasgar una guitarra. Esa fue la razón principal del “copie y pegue”.
    No hay -cuál su caso- falta muy grave alguna de hermenéutica en lo que a mi respecta. Me sé las diferencias entre las condiciones de infalibilidad que puede revestir un escrito pontificio y las opiniones de un teólogo, así se trate del Papa que escriba o hable como tal. Gracias por su pretendida aclaración; pero es gracioso y contradictorio que, a renglón seguido de darme y pretender aclararme esas diferencias, me cite el libro “Jesús de Nazaret”, como si por ser Ratzinger, Papa ahora, y escriba un libro –como teólogo– revista éste algún valor magisterial del que carecía cuando el mismo teólogo Ratzinger escribía un libro siendo Prefecto de la Doctrina de la Fé. Sé que ambos textos no constituyen documentos magisteriales alguno, y son opiniones teológicas que pueden o no compartirse. No estamos discutiendo acá cuestiones eclesiológicas, Padre. No entraré en eso, porque dá para mucho, y el tema es otro.

    Tercero, gracias por aclararme que no soy parte del Magisterio. Ya sospechaba yo algo de eso, pero ahora lo veo clarísimo. Eso sí, hay opiniones erradas, y otras ciertas o acertadas. Y si aparece alguien que le señala el error de su opinión, no hay que alterarse, ni obcecarse en no querer leer y ver lo evidente. Muestra, en cambio –ahora sí–, humildad, su reconocimiento de su poco o nulo conocimiento de música sacra. Yo, por mi parte, procuro instruírme con quienes entienden del asunto. Por ello no debió molestarse tanto -ni exigirle documentos magisteriales- con ese “hermano sacerdote” que respondió así a esa sra. que lo consultó, sino explicarle a esa sra. qué privilegia la Iglesia en cuanto a música litúrgica se refiere, y qué realmente quiso significarle ese “hermano sacerdote” con la supuesta prohibitiva.

    Muchas gracias

  27. Gracias por el aporte, Josefina. En estos días leí en Zenit ( http://www.zenit.org/article-39917?l=spanish )que en la Jornada Mundial de la Juventud se hablará sobre la música en las reducciones jesuíticas. Allí “cada Reducción tuvo su coro y sus maestros de música que tocaban varios instrumentos como el arpa, el violín, el órgano, las trompas, las trompetas, los fagots y las maracas. La música y el canto acompañaba cada momento del día: la misa, el catecismo, el trabajo en los campos, la vida en los hogares y la oración.” Es muy interesante el artículo.

  28. En ciertos sectores de la Iglesia de los años setenta y ochenta (algo que todavía perdura en esos sectores “progresistas” como se autodenominan) cundió la idea que la Iglesia no debía misionar. El fundamento era que su tarea era el dialogo con el mundo. Gracias a JPII se aclaró que dialogo y misión son dos caras de la misma Iglesia.
    Cuando afirmás: “El número no es lo importante, hermano. Despreocúpate de eso, dejálo al Espírtu Santo atraer a quien sea, del modo que sea. Mientras tanto…” estás rondando alrededor del mismo argumento, pero no desde el punto de partido del dialogo sino desde un espiritualismo desencarnado. Lo tuyo puede sonar muy lindo pero tiene muy poco de espíritu misionero y mucho de espíritu de gheto: somos los que Dios quiere (es así) así que no hagamos nada porque se sume otro más… El se las arreglará para llamarlos sin mi ayuda… yo mieentras tanto lo alabo en la Eucaristía…”

  29. Hay cosas que asombran. Si usaste el potencial fue para correrme con la vaina. Hiciste una promesa que no cumpliste. Todos se dieron cuenta.
    Si tu frase “mágica” fue la dada por Diego, te recuerdo que es carta que Benedicto XIV envió a los obispos italianos con ocasión de un jubileo el 19 de febrero de 1749. Allí la preocupación del Papa es que “el canto que actualmente se ha introducido en las Iglesias, acompañado de órgano y otros instrumentos, sea ejecutado de tal forma que no parezca ser profano, mundano o teatral“. Ergo, el problema no son los instrumentos sino que el pueblo fiel en la Eucaristía se transforma en un mero espectador de un concierto.
    Sobre eso también advierte Musica Sacram cuando pide que los instrumentos no tapen las voces, citado en el artículo.
    Creo que es bueno reconocer que el magisterio no se ha expedido formalmente prohibiendo las guitarras en la celebración de la Eucaristía. Esa fue la tesis del artículo (por más que Sergio afirme que es una falacia en derecho lo que propongo) . Luego podemos discutir si ayuda o no, de que manera ejecutarla… y aquí quedarán vertidas las opiniones personales (como muy bien dijo el Mismo Sergio: “creo yo”).

  30. totalmente de acuerdo con Josefina!
    totalmente en desacuerdo con Alberto, la cita de Benedicto Ratzinger a Benedicto XIV, remite a un documento de 1749!!! Sorry, en esa época, la guitarra era un instrumento conocido sólo entre árabes y espanoles… no universal 😉
    no hay numerus clausus 😉

    que Alberto se venga a Alemania! acá hay, en cada iglesia, un órgano y la gente canta canciones del siglo 16 en cada misa y… los hace eso mejores cristianos? sin duda, no es así 😉

    hay mucha ignorancia y estrchez de mente en el ambiente…

    saludos!

  31. Me gustaria dar algun comentario sobre este tema, ya que me parece un debate interesante (mal que le pese a Lapi).
    Me parece que el tema no pasa por los documentos simplemente. Tampoco pasa por debatir si es malo o no ese noble instrumento. Pasa por primero poner los bueyes delante de la carreta. Pongamonos en un ejercicio de la imaginacion, a la salida de Misa en nuestros templos, y les preguntamos a la gente, que me diga que es la Misa??, seamos sinceros y digamos que casi nadie puede darnos una definicion. Esta es la realidad. Y asi pretendemos hablar de liturgia y musica sagrada? …con nuestra brutalidad a cuestas?
    Pero vamos a lo esencial. Desde tiempos remotos, antes del cristianismo incluso, hasta los paganos tenian un concepto de lo religioso, en el cual hacian una neta separacion entre lo Sacro y lo Mundano. La Iglesia siempre nos enseño eso. Hay personas consagradas al exclusivo servicio del Altar, estan templos, o sea espacios fisicos exclusivamente para rendir culto a Dios. Hay un dia a la semana exclusivamente dedicado a Dios. Tenemos que tener siempre un horario especial para Dios exclusivamente (la oracion) y tambien tenemos la Liturgia, o sea el culto externo (que deberia ser reflejo de lo interno) en el cual se impone una serie de ritos (entre ellos la musica y el canto) que no sean profanos, sino dedicados exclusivamente al Creador. Este concepto tan sencillo se perdio en la actualidad, porque la Iglesia esta filtrada por el pensamiento de la modernidad, uno de cuyos pilares es el igualitarismo. El cura es uno igual a los demas (se viste igual, habla igual, es un showman en “su” (?) misa).Los templos modernos no se distinguen de otros edificios como cines, shopings o supermercados. La doctrina de la Iglesia es una mas en el supermercado mundial de religiones, en un sincretismo tan lamentable como demoniaco. Todo para sumar gente a costa de “disfrazarse” mundanamente y no perder fieles. Creo que todo esto no es mi imaginacion, sino moneda corriente tolerada y aun mas, promovida por ciertos Pastores (no todos felizmente).- En ese contexto es en donde debe medirse este interesante tema.
    Porque no se trata de la “guitarra” sino de lo que hacemos en Misa. Pero, vuelvo al principio, si la mayoria de los cristianos que vamos a Misa, no sabemos a que vamos…empezamos mal y terminamos peor. No es de extrañar que veamos hoy en dia chicos que consumen rock en sus diferentes versiones, y vayan a un templo con misas “amenizadas” con esa musica. Cual es la diferencia entre lo profano y lo sagrado? Que encuentran de nuevo en la Iglesia? Vemos misas en los cuales la payasada es norma (trencitos, arrastrarse como locos por el suelo, disfraces, etc) Cual es la diferencia con una fiesta de casamiento? Vemos misas con chamarritas, chamames, etc. Cual es la diferencia con un festival de doma y folklore?…y podemos seguir.
    Y aqui esta a mi juicio la cuestion esencial. Si la Santa Misa según la enseñanza infalible de la Santa Iglesia, es la renovación incruenta del Sacrificio de la Cruz, alli Nuestro Señor, al precio de su Sangre (lo que es la prueba de su amor), ha librado al género humano de la esclavitud del pecado y lo ha reconciliado con Dios. Este Sacrificio es de un valor infinito, más agradable a Dios que lo que le pueden agraviar la totalidad de los pecados de todos los hombres. Pavada de Misterio!! Y precisamente ese Misterio queda relegado y oscurecido por todo tipo de experimentos pseudoliturgicos donde se canta, toca y hasta se baila (!) absolutamente cualquier cosa.!!! Miento???
    Pero quisiera hacer ademas una simple acotacion. Asi como nadie en un cumpleaños se le ocurre pasar marchas militares, en un desfile a nadie se le ocurririra pasar los Palmeras, en un velorio a nadie se le ocurre pasar y bailar un pasodoble, en una reunion tanguera a nadie se le ocurriria ponerse a escuchar a Palito Ortega (y todo esto simplemente por una cuestion de simple UBICACION) en lo mas sagrado que tenemos , la Santa Misa, podemos ver y escuchar absolutamente cualquier cosa (y en otras diocesis argentinas y europeas es peor, en el lejano COMLA un misionero me dijo que Parana era demasiado “conservadora” y “romana”).
    Y para terminar, y tratando de elevarnos de ese insufrible subjetivismo que nos roe (incluyendo al autor de este blog) me parece que tenemos que tratar de ser mas cultos en nuestra Fe. Incluyendo la musica sagrada. No hay manera de comparar un Kyrie Eleison con cancioncistas melodicas insoportables que vemos a diario. Un Tamtum Ergo por ejemplo con un “Toma mi mano hermano”. El Agnus Dei es mucho mas elevativo hacia el Misterio que marchitas melosas en los cuales siempre se habla de nosotros y casi nunca de Dios (vean sino las letras de las mayorias de los canciones modernas)
    Ah! Yo no se latin! Aprenda! En vez de consumir horas y horas con Tinelli….(no mintamos).
    Obvio que tampoco es necesario el latin, hay muchos himnos y canciones en idioma nacional de mucho valor. Pero la ley del menor esfuerzo hace que sigamos soportando verdaderos adefesios, no muchos peores de los que soportamos afuera del templo. Y despues nos sorprendemos porque hay una juventud desacralizada y alejada de Dios, por mas heavy metal que le metamos en la “liturgia” (o por eso mismo…)….estoy en lo cierto o miento?

  32. Para no pecar de soberbio solamente te falta esta expresión: “yo opino” o, como dijo otro comentarista “yo creo”. Entonces le daré más seriedad. De mi parte, este blog padece de un “insufrible subjetivismo” porque se parte de la idea de que es un espacio de opinión personal.

    Junto a esto, confundís guitarra y cantos en lengua vernácula con mera pachanga desacralizadora. No se quién sos, pero seguro que no representás lo que cree y celebra el 99% de los católicos que van a Misa. Si conozco a Josefina que toca la guitarra en su parroquia y a María José (dejó su comentario en el Face) que toca el órgano en Catedral. Ellas saben muy bien que la pachanga desacralizadora no está en el instrumento que se ejecuta sino en el corazón del ejecutante. Por eso fueron muy elevadas en sus comentarios sin condenar a nadie.

    Te recuerdo que las formas exteriores son muy importantes, pero la gran queja de Jesús contra un “grupo”, “movimiento” o “sector” judío contemporáneo (de él, se entiende) fue el que se quedaban en la letra y forma exterior sin que les toque la Palabra el corazón. Y fueron las quejas más amargas y duras que tuvo contra cualquier ser humano.

    Tal vez a vos te ayude a un profundo momento de alabanza el gregoriano en latín o el órgano acompañando los cantos. Totalmente válido.
    De la misma manera, conozco gente muy seria y muy espiritual que la ayuda el canto vernáculo con guitarra para alabar a Dios. También totalmente válido.
    Me queda siempre esta duda: ¿porqué queremos encorsetar la acción del Espíritu a mi propia y limitada experiencia? Por no caer en la tentación de un “insufrible subjetivismo que nos roe” terminamos en el gheto de los pocos como yo: y esto tanto para los que defienden el órgano hasta defenestrar la guitarra como los que defienden la guitarra hasta defenestrar el órgano.

  33. Me ha gustado el comentario de Exequiel (presumo que es algun cura…). Es impecable!
    Se es soberbio por dar fundamentos sobre el tema, sin caer en subjetivismos? Para que tenemos la inteligencia sino es para advertir diferencias y hacer distinciones? Todo lo que pasa en nuestros templos es obra del Espiritu Santo? Todo es mejor y nada es igual? Es serio decir que Exequiel esta equivcado porque representa un 1 % de los que van a misa? Que disparate! Como si el numero hiciese la verdad. Eso hay que dejarlos a los politicos democraticos y no a un cristiano serio.
    Me parece mas serio lo que se hacia en las aldeas alemanas catolicas aqui en Entre Rios y en Santa Fe (soy descendiente de suizos alemanes). En los dias patronales habia misas solemnes con toda la pompa que no conocieron los chicos de ahora….y despues baile y fiesta. Y que festicholas!! La distincion a la que hacia referencia Exequiel me hizo acordar de eso de que hablaban mis abuelos. Eso fue hace 50 años atras, cuando la ola desacralizadora no hizo pie todavia en Argentina. Pero ahora esta todo confundido. La misa tiene que ser “divertida” sino no vale. Que ignorancia por favor! Que pena. Y aquella era una sociedad mas cristiana sin duda alguna (aunque ya venia a menos, hay que reconocerlo). Mis abuelos jamas hubiesen imaginado que existiese el matrimonio igualitario”, y nosotros parece que ya lo aceptamos con naturalidad. Los textos en los cuales enseñan “educacion sexual” por parte del estado, es simplemente corrupcion de menores. No he visto a los Obispos hacer algun gesto energico como para que esa porqueria no exista en ninguna escuela (no solamente en las catolicas). Y que tiene que ver eso con la cuestion de la guitarra? Es simple: Lex orandi, lex credendi. Lex credendi, lex obrandi. No hay un hilo conductor ? O el proceso de descristianizacion es una simple casualidad? Bue…tal vez sea demasiado latin para ser entendido.

  34. ¿Cuando hablé de misa “divertida” como fundamento para usar o dejar de usar la guitarra? La expresión que yo uso: “alabar a Dios” ¿te suena divertida… subjetivista…? Por favor… algo fuera del libreto. Intelligenti pauca.

  35. Alabar a Dios de cualquier manera? Eso es inspiracion del Espiritu Santo? El tema de la misa divertida es simplemente la mentalidad que inspira este desastre liturgico. Para que se esforzaron los fundadores y promotores del monacato en la historia? Nosotros somos tan genios que pensamos que sabemos mas que ellos. Sabemos orar mas que ellos???? QUE SOBERBIA POR FAVOR…

  36. ¿Quién habló de misa divertida?
    ¿Solamente los monjes alaban?
    Puff.
    Te caíste del catre.
    Último comentario si no tenés nada que aportar de aquí en adelante.

  37. Hermanos en Cristo:

    Para principiar digo: busquemos la Verdad y no defender nuestra verdad. No digo que no lo hicieron o que yo lo haga. Espero que lo hagamos. (Es una oración volitiva desiderativa)

    Ante la siguiente frase: “No conozco ningún documento que desautorice el uso de la guitarra en la música”, me pongo a pensar en la cantidad de cosas que no están explicitamente prohibidas en la Misa. Si se tuvieran que escribir todas las situaciones particulares en las cuales prohibir algo, no terminaríamos nunca. Por ejemplo ¿está explícitamente prohibido usar el celular en la misa? ¿qué documento dice: “apaguen sus celulares”? Muestrenmelo por favor.

    En cuanto al asunto de si es lícito o no tocar guitarra. En el caso del citado documento “Musicam Sacram” de 1967, solamente es una instrucción para la correcta aplicación del concilio, no pretende dar normativas precisas y explicitas, sino grandes lineamientos para la posterior aplicación concreta. Es interesante ver que es una de las intrucciones más olvidadas. Me encantaría que citaran íntegro los números 28 a 31, donde se explican los 3 grados de importancia de los cantos y que no se puede cantar el tercero sin el primero. Sin embargo, en la mayoría de las misas se les da más importancia al tercero y hasta se llega a omitir el primer grado. ¿Le hacemos caso a esto también? Estaría bueno que fuera posible. Dice tantas cosas, estaría bueno que todos los que leemos este blog nos propongamos leerla entera y dispuestos a recibir la enseñanza que nos transmite.

    La frase: “fui a buscar el Misal, vimos las prenotandas y descubrimos que no decía nada de la guitarra”, me sugiere que se hizo una búsqueda poco exhaustiva del tema. En las prenotandas del misal existen disposiciones generales, no tan particulares como el tema que se busca. Es un buen comienzo, pero no es tan simple el tema.

    Además, no me agrada que tenga que figurar explicitamente en una ley para que alguien tenga que obedecer algo. Es como aquel viejo cuento donde el papá le prohibe al hijo escribir en la pared y cuando vuelve, lo encuentra escribiendo en la puerta, y el hijo le responde: “no me dijiste que no escriba en la pared”.
    Si te dan los lineamientos como:
    1 – excluir a los que se usan en la música profana.
    2 – que contribuya al esplendor del culto divino
    3 – contribuya a la edificación de los fieles
    4 – se adapten al uso sagrado
    llevalos a la práctica. No todo está escrito explicitamente escrito en las leyes.

    Además, por el diaólogo vertido al principio del post del blog, solamente se puede afirmar que el sacerdote Fulano dijo que no era litúrgico. Lo de “Preguntále a el dónde la Iglesia dice”, es de propia industria de Ud, padre. Puede ser una interpretación de las leyes de la Iglesia que esté acertada la del padre Fulano. Puede ser una regla implicita en el espíritu de la Reforma Conciliar. Justamente a estos curas que prohiben todo, le solemos criticar que miran mucho la letra roja, las rúbricas, que se quedan en la letra de la ley. Mejor que empiecen a buscar el espíritu de la ley y no quedarse en actitud farisáica.

    Espero haberles aportado algo bueno a Uds. Me hizo mucho bien leer este post y todos sus cometarios.

    Un abrazo.
    Paz y bien.

  38. Sobre el tema de la Guitarra algo dijo A. Bugnini:

    http://es.scribd.com/doc/46007012/Guitarreo-en-Misa

    Pero por más que se busque no se ha de encontrar una prohibición expresa.

    Saludos.

  39. Coincido plenamente con tu afirmación de infecundidad en la búsqueda. Lo que se reproduce en el artículo es una opinión personal.

  40. Carlos: gracias por el aporte.

    Me atrevo a hacerte una corrección. La MS dice que “se ha de excluir el uso de aquellos instrumentos que, conforme al común sentir y al uso habitual, convienen únicamente a la música profana”. No hay que perder de vista el adverbio “únicamente” o no se valora la frase correctamente.

    Esto te cambia el primer número de tu enumeración, que debería quedar así (propongo, porque no es mi redacción sino la tuya): “excluir a los que se usan únicamente en la música profana“.

    Esto cambia radicalmente tu proposición sobre el uso de la guitarra en las celebraciones eucarísticas ya no hay inconveniente en usarla porque da esplendor, edifica a los fieles y se adapta al uso sagrado. Es una opinión mía, corroborada por el uso litúrgico en estas tierras y apoyado por varias de las que dejaron comentarios.

  41. Que no haya prohibición expresa es lo de menos. No está prohibido que un hombre no se quite el sombrero, o la gorra en, Misa; estornudar fuerte sin taparse la nariz; llevar un perro al templo; mandar y recibir mensajitos de texto; cuchichear con el de al lado; eructar; hurgarse la nariz; comerse los mocos; escupir al suelo o pegar chicles bajo el banco; y miles de ejemplos pequeños, y no tan pequeños. Además, siempre existe la posibilidad del fraude a la ley: si está prohibido ingresar con un perro en la playa, ingreso con un burro.

    Lo central es la pérdida u oscurecimiento de la dimensión latréutica de la Liturgia y el consiguiente deterioro del sentido de lo sagrado. La música litúrgica es sacra o es otra cosa.

    Saludos.

  42. Tus ejemplos son extemporáneos y solamente sirven para embarrar la cancha.

    Vuelvo a lo que repetido y cuesta entender: no existe una norma concreta que la prohíba. Tampoco otra que la aconseje (como si hay sobre el órgano de tubos). Conclusión: si está acorde con la “dimensión latréutica de la Liturgia” es una cuestión de opinión personal.

  43. Hermanos:

    Qué conversación más interesante. Ante todo quiero contarles que estoy recorriendo el blog desde hace un buen rato y pienso.. qué bueno que se discutan estas cosas.. es muy edificante y me es grato ver que estemos preocupados en cómo servir mejor al Señor en cada detalle.
    En lo que respecta a mi, canto y toco la guitarra, lo hago en las Misas de mi Parroquia y en otros encuentros, solemos reunirnos a rezar el Santo Rosario y aprovechamos a regalarle canciones a Nuestra Madre, que es de lo mejorcito que sabemos hacer..
    Personalmente, tengo un gusto particular por la música sacra, pero a la hora de las celebraciones litúrgicas veo que hay un inconveniente muy grande para servirnos de esta música, y es nuestra incapacidad para ejecutarla e interpretarla!! Ojalá hubiera en mi comunidad un coro de voces celestiales para cantarle al Señor como Él se lo merece, pero no, hay un corito de voces “humanas” que tratan de ponerse al servicio con mucho amor y dando lo que pueden, lo que tienen (que no es otra cosa que lo que Él nos dio). Igualmente evitamos instrumentos de percusión, por ejemplo, e intentamos ser “delicados” en la forma de tocar y cantar, independientemente de punteo o rasguido.
    Cuando voy a las Misas en la Catedral, para las fechas especiales en que celebra el Obispo, donde generalmente canta un coro, un buen coro, me doy perfecta cuenta de lo hermoso que es, y cómo ayuda a elevar el alma y acompaña la solemnidad de la celebración. Pero no siempre es posible. Y no cualquiera puede cantar así, por más que los sacerdotes quisieran fomentar este tipo de música, es necesario contar con personas que tengan ciertos dones y cierta formación.
    Mientras tanto, creo que cada uno debiera poner lo mejor que tenga al servicio de Dios y de la Iglesia.

    Un abrazo en Cristo y que Dios los bendiga y María los acompañe y proteja siempre.

  44. Fabían, me parece muy bueno tu blog, muy atinadas tus reflexiones sobre el tema de la guitarra y muchos de los comentarios. Hay otros que me da la sensación que no tienen la intención de “dialogar” sino de “confrontar”; pero sin duda merecen ser publicados y respetados; sólo les pedirías a quienes escriben éstos, no sean tan extensos, porque un poco me torran!!! Gracias y disculpas!!

  45. Padre fabian, es la primera vez que leo un cura tan soberbio. Creo q jesus lo quiere humilde, pastor al servicio de los fieles, no dando catedra. A diferentes opiniones, deberia ud responder con mas humildad y no ironizando o con sarcasmo a los que no opinan como ud. Disculpe mis duras palabras. Es lo que opino despues de tomarme el tiempo de leer todos los comentarios.
    Alabado sea el señor por siempre!!

  46. querido Fabián, yo pienso que no vale la pena seguir discutiendo del tema, yo creo que hay gente que se fija más en las apariencias que en la interiorioridad y son, por ende, como los publicanos de que nos habla el Evangelio… imponen a los demás, leyes y costumbres humanas como si fueran de Dios y no lo son… hay que “dejar que los perros ladren”.
    Un abrazo estimado padre Fabían y… feliz bautizo…

  47. Ciertamente, deben ser rechazados los instrumntos que tan solo sean convenientes para la música profana.

    Pero es una norma de inculturación. Y si tocamos ese tema, no terminamos más. Porque tenemos que hablar de historia argentina, de historia litúrgica universal y argentina, y además, de principios generales de la inculturación.

    A mi entender, con el conocimiento que poseo hasta el momento, (y no me hablen de las reducciones jesuíticas sino de lo que se usaba en la época de la reforma litúrgica, que empiza en 1903 con San Pio X, el contexto social de 1903 a 1970 más o menos), la guitarra no fue un instrumento de uso litúrgico.

    Si en África se tocaba un instrumento tradicionalmente para el culto religioso y después se lo pudo adaptar al culto católico, es loable. Pero acá en Argentina no era necesario nada de eso. La guitarra es un instrumento más digno de una peña folklórica que de una misa por el uso que se le dió desde antaño. Y sepan distinguir entre música religiosa y música sacra. Si se tocaban canciones populares a la Virgen con guitarra fuera de ceremonias litúrgicas, eso es musica religiosa y no sacra.

    Esa es mi opinión personal y dejo el interrogante abierto para que pensemos sobre el asunto. Pero como el intercambio de ideas se puede disparar hasta el infnito con este tema, desde ahora me llamo a silencio. Solamente quería dejar planteada más claramente la postura que sostego.

    Me ha sido de mucho provecho el buscar la Verdad junto con Uds.
    Les deseo lo mejor y que el Buen Padre Dios y LA Virgen los acompañen.

    Un abrazo.
    Paz y bien.

  48. Hay padresitos con ideas raras, si le gusta el órgano pues muy su gusto pero el Papa lo acepta y mientras el Papa lo acepte se friega por muy padresito que sea. No por ser Sacerdote siempre tienen la razón, hay unos que primero hablan sin darse la tarea de investigar a fondo, no estudian lo que están diciendo y hablan a lo bestia

  49. Marta, gracias por la invitación de irme a aquellos lares. Te comento, no obstante, que residí por un largo tiempo en Alemania, en Italia y en España. Comprobé algo de lo que díces y que ya sabía antes de irme allá. Pero también en Alemania pude comprobar y ver las aberraciones litúrgicas que tienen lugar, especialmente en “misas para jóvenes”. Formé parte de una Katholische Gemeinde de una universidad y me apabulló la falta de formación católica elemental entre los universitarios católicos alemanes.
    La conservación de un patrimonio artístico y cultural religioso (sea esto tanto en lo musical, en lo arquitectónico, en lo pictórico, en lo escultural, etc.) en la casi totalidad de los países europeos, quedándose meramente en lo estético pero sin sentido de lo sacro, ciertamente no los hace mejores; es más, es el otro extremo de la gran apostasía que viven las naciones europeas.
    Pero es innegable que el alma puede ascender o descender en la contemplación de lo Absoluto por el trascendental de “lo bello” ( por la belleza musical en la liturgia, por ejemplo ). Precisamente el ejemplo que puse de Andrè Frossard -en un post anterior- fue uno con el que quise destacar la excepcionalidad que puede darse cuando el arte, el canto y la música sacra tienen su digno sitial en el templo y en las celebraciones litúrgicas; pero si esas singulares conversiones pueden darse con la más alta expresión del arte y la música sacra ( recomendadas y promovidas por la Iglesia, en innumerables documentos, para contribuír y ayudar a elevar un alma a la consideración de los sagrados misterios), ¿ qué conversión puede darse con la música que hoy se oye en la mayoría de las iglesias, y con los instrumentos (como la guitarra) profanos y penosamente tocados ?

    Lo que decís sobre que en 1749 la guitarra era sólo conocida por árabes y españoles, es una imprecisión histórica –cuanto menos–; con sólo darte una vuelta por la wikipedia (aunque esta fuente no es de mis preferidas, pero vale para la comprobación histórica) comprobarás lo disparatado de tu afirmación. Pero incluso, concediéndote que así fuera, ni quita ni agrega nada al debate. En la encíclica que la prohíbe (según el Padre Fabián, destinada sólo a los obispos italianos –como ves, parece que en Italia también ya conocían “i mandolini e simili strumenti”–) se la considera un instrumento no apto para la celebración litúrgica, que es precisamente la cuestión en debate; no su universalidad geográfica.

    Finalmente, Marta, leí dos intervenciones tuyas en estos intercambios. Ambas fueron para tratar de ignorantes a los que no consideramos a la guitarra como instrumento idóneo para la liturgia, y para escribir un disparate histórico. Ya que vos te mostrás como muy entendida en estos asuntos y amplia de mente, ¿ serías capaz de aportar algo más que valga la pena leer ?

  50. La opinión personal del, nada más y nada menos, “alma mater” de la reforma lítúrgica y fautor de la misa de Paulo VI, Mons. Aníbal Bugnini.
    ¿ Y tampoco le dice nada el Codex juris Musicae Sacrae de Mons. Romita ?
    ¿ Es que para usted la opinión de eruditos y expertos en música sagrada -opiniones basadas en la interpretación que hacen de la letra de los documentos magisteriales- vale lo mismo que la suya, o que la de la sra. guitarrista ?

    Pero, al menos, estas dos “opiniones” -monseñor Bugnini y monseñor Romita- muestran a las claras que “el Padre Fulano de tal, de la parroquia San Mengano”, interpreta lo mismo que ellos, y está en todo su derecho a negarle a alguien que se le aparece minutos antes de empezar la misa a pedirle la deje tocar la guitarra en la celebración.

    A ver, Padre, diez minutos antes de misa, se le aparece a usted en la sacristía una persona que no conoce y que le dice saber tocar el teclado eléctrico -que trae consigo-,y que le gustaría interpretar melodías gregorianas durante la celebración que usted presidirá, ¿ qué hace ?, ¿ qué le dice ?

  51. ¿ Quién habla de misa divertida, de misa atractiva ?
    XXX
    Desearía conocer qué piensa de todo ello.

    NOTA: este comentario fue editado porque se hacía referencia a personas concretas. En el cuerpo del artículo puse “Padre Fulano” para que no se discutiera sobre tal o cual cura. Por ese motivo borré de aquí la referencia a otro sacerdote y a un Obispo: no pienso tolerar que se mancille el nombre de nadie.
    P. Fabián
    .

  52. Alberto, dos cosas. Primero, yo nunca hablé de “Misas divertidas” en ninguna parte. Si tenés problemas con ese tema, plantealo dónde corresponda. De acuerdo al hilo de la argumentación ese no es algo que tenga sustento en lo que se ha escrito en el artículo.
    Lo segundo, te recuerdo que estás en deuda: tenés una promesa de presentar un texto del magisterio y no lo hiciste. Miéntras tanto te escudás abriendo nuevos canales de conversación y en onda agresiva. Así que hasta que no cumplas tu promesa no se publicarán tus nuevos comentarios.

  53. Estoy muy contento que este tema se discuta, aunque salgan algunos heridos en el camino y queden algunas posturas dificil de reconciliar. En verdad me he enrriquesido mucho de todos los comentarios y he aprendido muchas cosas de la liturgia. No creo que el tema se dispare al infinito (aunque cerquita le pase). Creo que hay que tener las ideas muy claras primero y luego avocarse a la dificil empresa de decidir en cada caso particular, como lo es si uso la guitarra, o no ,o la usamos de tal o cual forma. No podría jusgarse sin alto riesgo a equivocarse la decisiòn de un hombre en un caso concreto (tan lindante, por lo visto) donde las cosas están algo borrosas. Es como determinar a que reino pertenece un virus ¿al animal o al mineral?
    Me parece un exelente comentario el de Julia, ha dado en la médula de la cuestión. Ella se sabe en este dilema pero su decisión es admirable. Sabe hasta donde da y al mismo tiempo se siente conforme por lo que da. Tiene una idea de qué serìa lo ideal.
    Hay que aceptar que nuestra liturgia necesita madurar. Sería criminal a una madre pasarle el parto o sacar el niño antes de tiempo. De la misma manera hay que aceptar que la liturgia tal cual la tenemos hoy necesita crecer.
    Saludos

  54. el mejor comentario, jeje. coincido plenamente con vos Julia. Es hermosos escuchar el coro de mi Catedral, la música de ese órgano que tan bien suena! En mi parroquia toco la guitarra en las misas de los domingos y creo que ha ayudado a las personas a vivir un poco mas la misa. Creo que los más importante es tratar de cuidar de elegir bien las canciones, que las letras sean adecuadas, que tengan relación con el evangelio y con la parte de la misa que corresponda. También es importantísimo ser humildes, no buscar alabanzas, y ser conscientes de cual es el centro de lo que celebramos, ser los primeros en vivir lo que cantamos, ser coherentes, el cantar y tocar los instrumentos es un medio para alcanzar a Dios. Bueno. Esa es mi opinión. Un abrazo para vos Julia y para mi compañero Padre Fabián!!
    Alabado sea Jesucristo!!

  55. Claudia, yo conozco al Padre Fabián. Es muy buen tipo! Nada mas quería comentar eso, es un padre que se la juega a que lo castiguen como lo castigan por sus posts, se la JUEGA. Y la verdad que su jugada da frutos, porque pone en debate muchos temas y busca responder a todos, y no elimina comentarios por mas duros, feos o lindos sean. Que se yo… Un abrazo Claudia!
    AsJ!!

  56. Pde. Fabián, dígame en qué categoría caigo…porque…me gusta la música sacra, la de guitarra…mientras no se haga mucho “ruido” como con la batería, a mi oído caen bien los anteriores instrumentos. En lo que sí me cuesta concentrarme es cuando se tocan sin afinación. A propósito, lo del “sínodo mateano” me arrancó una carcajada. Gracias

  57. …jeje, te puedo pedir un favor? dónde puedo encontrar una canción que hace rato que ando buscando? (el estribillo dice “ya no tengo soledad/ahora soy feliz/mi tristeza terminó/ahora Cristo vive en mí”) espero que el Pde. no tome a mal que posteo esta pregunta.

  58. uy.. no la conozco. Y no se donde la podes encontrar, la busque yo y no la encontre

  59. Seguiré buscando, gracias de todos modos. La cantan en una parroquia donde de vez en cuando voy, preguntaré a los del Ministerio de Música. Suena bien a mis oídos.

  60. mientras mantenemos estos pleitos de q dice y no dice ,miles de personas se van de este mundo sin conocer a jesus,que vamos a hacer tu y yo seremos la luz q lleve una palabra de esperanza a esta gente?…enciende una luz dejala brillar la luz de jesus que brille en todo lugar ,no la puedes esconder no la puedes apagar .la luz de jesus que brille en todo lugar…….

  61. Siguiendo la lógica de tu respuesta… ¿qué hacés comentando aquí y no haciendo brillar la luz de Cristo? Jeje… simplemente hay que aprender a debatir de todo. Por eso te agradezco tu intervención que quiere que no nos quedemos en lo accesorio. Pero lo accesorio (en este caso no lo es tanto porque estamos hablando de la liturgia) también es importante en nuestra vida.

  62. Por qué será que no se pueden releer los comentarios anteriores? Hago click en el (63) y no los muestra. Será falla de mi PC? A propósito, veo el blog con el diseño algo cambiado.

  63. Si te fijás bien vas a encontrar este texto: “comentarios anteriores” en verde. Hacéle clik ahí… y ocurrirá el milagro de que aparecerán los comentarios que estás buscando.

    Más que algo, cambió bastante el diseño. Gracias por notarlo.

  64. Gracias, Pde. Se me había pasado por alto ese enlace. Está justo antes del recuadro donde dejar comentario. En realidad noté el blog bastante cambiado (con mucho verde, agradable a la vista y más entrerriano todavía, no? jeje), pero como mi PC no anda tan bien, pensé en mejor decir “algo”, por las dudas. Ahora me encontré con comentarios que supongo que están como archivados.

  65. Demasiado ruido por las guitarras. Si se callan las guitarras, se callará el pueblo. No veo a que tanto fariseo a la liturgia y tan poco amor al pueblo. En El Salvador mueren mas de 3,000 personas al año a menos de las pandillas; el narcotraficante florece, la deuda externa, la crisis económica permanente, el analfabetismo, la educación formal limitada. Y ahora resulta que hay que ser un erudito y liturgista impecable, hablar latín y cantar en gregoriano. Duro se lo ponen al pueblo común y corriente. Por cierto, María no entendía nada, solo guardaba todo en su corazón, y probablemente ni abría la boca en el templo. Lo pero que con tanta perorata pretenden hablar por Dios, y decidir por Dios. Yo me pregunto si a Dios le agrada mas el hombre ignorante y sensillo que reconoce su miseria y le canta con una guitarra y su mala voz, o un artirsta del organo, docto en la liturgia y que se cree sabio y que esta convencido que su canto tan legalmente ejecutado vale mas que el del pobre. Publicano vrs farieso.

  66. Realmente me entristece, saber , que las personas pueden saber tanto y pensar que lo realmente importante , que nos enseña Nuestro Señor Jesucristo es el amar a Dios, a Nosotros y al projimo como a Nosotros mismos, me concentro en esto, y mi vida cotidiana, con cada de una de las labores, estan entregadas al Señor, solo eso, y me siento bendecida, Yo solo quiero amarlo, Padre Fabian que Dios le de paciencia y comprension, para con todos los que en algun momento, tienen contacto con Ud, lo importante es Amar y asi asistir a la iglesia con amor de El por mi Y de mi por El, Bendiciones mil 🙂

  67. Padre Fabián.
    Encontré esta página por casualidad, y la he leído “casi” toda. En mis archivo hay un cuento que me parece, puede aportar algo al tema. Lo reproduzco:
    Un día se encontraron un liturgista “muy tradicionalista” con un músico católico “de guitarrita”…
    Dice el liturgista: “Creo que ya se te TOLERA que toques en el templo, aunque, como deberías saber, siempre debemos privilegiar el órgano de tubos”
    – Porque? -pregunta el guitarrista
    – Porque es más antigua la tradición del órgano de tubos además, es más propio para el templo.
    – Yo pienso que es más antigua la tradición de tocar la guitarra que la de tocar el órgano de tubos!, – Replico el guitarrista., – es más, también la danza litúrgica…
    -La danza litúrgica también puede ser TOLERADA en ciertos contextos…, -Replicó el liturgista.
    -¿Tolerada? Yo iba a decir que debe ser promovida, junto con la guitarra y los tambores.
    – Pero ¿que mosca te pico? Los documentos lo dicen muy claro… y son lo que nos enseña la SAGRADA CONGREGACION PARA LA LITURGIA
    – Ninguna mosca! Los documentos que yo digo también lo dice muy claro y son PALABRA de DIOS: Lee el salmo 149, dice así: “alaben su nombre con la danza, con tamboril y citara (guitarra) salmodien para el”…y el salmo 150 dice: “Alabadle con clangor de cuerno, alabadle con arpa y citara, con tamboril y danza, con laúd y flauta”… Y sabes, he buscado en todos los salmos y NO encontré al órgano de tubos, yo creo que era demasiado moderno para la época en que se escribió la BIBLIA. En cambio, se habla de entrar al templo danzando, tocando tambores, guitarras, flautas…
    Es decir que yo soy más tradicionalista que tú! Tu si quieres sigue estudiando tus documentos, yo mientras voy a hacer lo que dice la Biblia. Ah! y te sugiero que ajustes los documentos para que se apeguen más fielmente a lo que enseña la Palabra de Dios! Cuando tus documentos se ajusten más a la Biblia, entonces me regalas una copia y te prometo que los estudiaré.
    El liturgista se quedo rascándose la cabeza y revisando sus notas y documentos, mientras que el guitarrista entraba al templo alegremente cantando y bailando, alabando a Dios.
    NOTA: Desconozco quien es el autor, pero las citas Biblicas son válidas.
    Bendiciones
    Luis

  68. Padre le dejo aquí algunas “citas” (ya que usted no supo encontrar) que hablen sobre el uso y autorización de intrumentos musicales en la Liturgia y así poder comprender lo que dice la Constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia del Concilio Vaticano II (120) “En el culto divino se pueden admitir otros instrumentos, a juicio y con el consentimiento de la autoridad eclesiástica territorial competente, a tenor de los arts. 22 § 2; 37 y 40, SIEMPRE Y CUANDO SEAN APTOS o puedan adaptarse AL USO SAGRADO, convengan a la DIGNIDAD del templo y contribuyan realmente a la EDIFICACIÓN de los fieles”
    Tambien la Instrucción “Musicam sacram” Para ADMITIR y usar instrumentos musicales ha de tenerse en cuanta el CARACTER Y TRADICIÓN de cada pueblo. Sin embargo, en toda acción litúrgica o ejercicio piadoso se ha de EXCLUIR el uso de aquellos INSTRUMENTOS que, conforme al común sentir y al uso habitual, convienen únicamente a la MUSICA PROFANA.

    Benedicto XIV, en la Encíclica Annus Qui, de 1749, delimitó el uso de los instrumentos musicales, admitiendo: «…el órgano, también violones, violoncelos, fagotes, violas y violines» y excluyendo «los timbales, los coros de caza, las trompetas, los oboes, las flautas, los flautines, los salterios modernos, las mandolinas e instrumentos similares, que sólo sirven para hacer la música más teatral».

    Pio X en Tra le sollecitudine de San Pío: ” Está prohibido en las iglesias el uso del piano, como asimismo de todos los instrumentos fragorosos o ligeros, como el tambor, el chinesco, los platillos y otros semejantes.”

    Pio XII en Musicae Sacrae 1955: “además del órgano, hay otros instrumentos que pueden ayudar eficazmente a conseguir el elevado fin de la música sagrada, con tal que nada tengan de profano, estridente o estrepitoso que desdiga de la función sagrada o de la seriedad del lugar”

    Intruccion Musicam Sacram 1967: ” En el culto divino se pueden admitir otros instrumentos, a juicio y con el
    consentimiento de la autoridad eclesiástica territorial competente, siempre que
    sean aptos o puedan adaptarse al uso sagrado, convengan a la dignidad del templo
    y contribuyan realmente a la edificación de los fieles.
    Para admitir instrumentos y para servirse de ellos se tendrá en cuenta el
    carácter y las costumbres de cada pueblo. Los instrumentos que, según el común
    sentir y el uso normal, sólo son adecuados para la música profana serán excluidos
    de toda acción litúrgica, así como de los ejercicios piadosos y sagrados”

    Juan Pablo II sobre la música sacra. 3 de diciembre, 2003 :
    Sin embargo, es preciso constatar que las composiciones actuales utilizan a menudo módulos musicales diversos, que no carecen de dignidad. En la medida en que ayuden a la oración de la Iglesia, pueden constituir un valioso enriquecimiento. Con todo, es necesario vigilar a fin de que los instrumentos sean idóneos para el uso sagrado, convengan a la dignidad del templo, sean capaces de sostener el canto de los fieles y favorezcan su edificación.

  69. Hermanito: ¿no te das cuenta que lo que dices no aporta nada nuevo a lo discutido en los comentarios? Aprobé el comentario solamente para que te des cuenta de ello. Bendiciones.

  70. El artículo que el padre desarrolló esta excelente por que tiene información básica. El comentario que deseo compartir es que el órgano es el primer instrumento autorizado para los cantos litúrgicos dentro de la misa. A partir del concilio vaticano segundo se da una apertura para el uso de algunos instrumentos para la misa, en gran parte el órgano es el instrumento principal los demás lo que hacen es acompañarlo, no vienen a sustituirlo al contrario es enriquecerlo. Y si recordamos más recientemente el santo padre Juan Pablo ll nos dejo como riqueza que la iglesia fuera nueva en su método, en su forma , y en su ardor. Si meditamos todo esto podremos ver que tenemos una hermosa misión que vamos ir descubriendo en la manera en que vayamos trabajando de esa manera: descubriremos la voluntad del Padre, pensando en los demás y no de una manera egoísta. Muchas bendiciones para todos.

  71. eso me pasó hace mucho con un padre que no que ria que acompañemos el momento litúrgico con algún tipo de instrumento. yo pienso que es una cuestion de gustos, mas que de algún mandato. también se debe de tener mucho discernimiento sobre el uso de instrumentos.
    pero cuando leí los Salmos, (léelos) ahí encontrarás que los salmistas usaban instrumentos musicales para alabar a Dios, uno de ellos y pariente de la guitarra es la Cítara, usada muchos siglos hasta hoy. Dios creo al hombre, cuando el hombre se convierte y sigue al Señor, da un servicio. el servicio se a través de el don que el Señor nos dio, por existen ministerios; comunidades que dan un servicio a la iglesia usando como instrumento el don o talento que Dios a ha dado a cada uno de sus miembros, unos son músicos, otros danzarines, otros realizan actos teatrales y si queremos incluir, también por que no, la administración de la comunidad, como contadores, abogados, etc. cualquiera que sea el don, siempre estaremos recurriendo al uso de implementas o instrumentos. alaba al Señor con todo tu cazaron, si no tengo palabras mis manos y mis pies alabaran al Señor, y realmente lo hacen, tocando bellas melodías con mi guitarra, pues nadie puede impedir que alabe a mi Señor.

  72. No se de donde son ustedes, pero aqui en Salem Oregon USA, nosotros en el misa tocamos los siguientes instrumentos: Guitarra, Bajo, Teclados, Tuba, trompeta, charango, Congas, pandero, flauta, mandolina, bateria, Tortuga, claves, maracas y guirro. Vean el video en Youtube: Coro Bienaventurados. Y esta por ingresar un violin 🙂

  73. Muy bueno el coro. Subí los videos al blog: http://padrefabian.com.ar/animacion-de-la-misa-con-instrumentos-musicales/
    Bendiciones.

  74. “Para admitir y usar instrumentos musicales ha de tenerse en cuanta el carácter y la tradición de cada pueblo. Sin embargo, en toda acción litúrgica o ejercicio piadoso se ha de excluir el uso de aquellos instrumentos que, conforme al común sentir y al uso habitual, convienen únicamente a la música profana”

    Me parece extraño que si ha leído esta parte del artículo no pueda darse cuenta que la guitarra normalmente se usa en música profana, por lo tanto debiese ser excluida.
    El sonido de la guitarra no invita a un ambiente sacro ni solemne, sino más bien, tiene un sonido asociado a melodías profanas, sensuales y de temática que excluye a Dios.
    ¿Necesita más explicación, por amor a Dios?

  75. Parece que te salteaste más se setenta comentarios para volver al comienzo. No necesita más explicación porque ya debatimos el asunto.

    Lo que si, con todo respeto, parece que vivís en una burbuja. Muy subjetivo lo tuyo: “El sonido de la guitarra no invita a un ambiente sacro ni solemne, sino más bien, tiene un sonido asociado a melodías profanas, sensuales y de temática que excluye a Dios.” ¿No te parece demasiado exagerado decir que quién canta acompañado por la guitarra está excluyendo a Dios? Parece que no conocés el folclore argentino… ni a la mayoría de los cantores populares (no los que curran arriba del escenario sino a los de peñas y festivales barriales o de pequeñas localidades). En fin…

    Lo dejamos aquí porque la cosa sería volver a argumentar lo argumentado… es decir… no tendría fin… porque no se aportan razones sino argumentos subjetivos emocionales como los tuyos.

    Bendiciones.

  76. Solo opino que cuando el rey David canto los salmos a Dios uso un instrumento de cuerda que muy probablemente sea un antepasado de lo que ahora es la guitarra…. entonces si alguien me puede decir si en alguna parte de la biblia hay algún instrumento que sea un antecedente a un órgano clásico.
    Yo opino que mas que el instrumento mismo es la persona que lo ejecuta, Suena a prohibir a un cocinero que use un cuchillo porque es un instrumento que otros usan para matar.
    Así como dicen que la guitarra sirve para música profana hay muchas personas de fe que podemos sacar bellas melodías para Dios.

  77. Un blog muy mesurado y con comentarios bastante tranquilos considerando lo caliente del tema. Lo seguiré leyendo. Me entra una duda como centroamericano que no conoce de mate. ¿No debiera de ser sólo un mate y que se va pasando de unos a otros?

  78. Buena publicación, yo también soy alguien que trata de buscar claridad en este sentido. Si la intención del CV II fue abrir la Iglesia al mundo (si bien estamos en el mundo, no somos del mundo), todavía al día de hoy, este sigue dando coletazos en algunos temas que son de particular sensibilidad para algunos, especialmente en la liturgia y la forma de evangelizar a los pueblos.

    Soy organista y me gusta tocar órgano en la Misa, pero antes de aquello fui guitarrista y bajista, y acompañe en misas con esos instrumentos antes de llegar al órgano, algo que nunca imagine llegaría a ser. Esta, llamémoslo así “evolución instrumental” que he experimentado me ha permitido conocer diversas realidades (no sólo musicales, sino de comunidades y de gente con distintos carismas y formas de vivir el Evangelio), por las cuales tengo el debido respeto y también admiración, pues siempre hay algo que aprendes de las personas que viven con Cristo en el corazón. El órgano lo uso para hacer las misas más solemnes a mi parecer, pero utilizando los cantos que muchos conocen, cantos que no salen de las famosas “schola cantorum” sino de comunidades parroquiales; nunca he intentado hacer música sacra ni menos imponerla (me gusta, pero a mi modo de ver las cosas, en lo particular sólo se le enseña a coros profesionales, lo que aleja la participación de la asamblea en el canto de alabanza a Dios). A raíz de los documentos que emite la Iglesia, muchos entienden que la música sacra (mencionando especificamente la polifonía y el canto gregoriano) es el estilo de música que debe utilizarse en la Liturgia, pero yo no lo entiendo tan así, pues la evolución de la música utilizada en las Liturgias no ha ido por ahí (o no sólo por ahí, para que no me malentiendan).

    Después de este largo comentario jajajaja mi opinión acerca de que la guitarra no sea usada en misa, depende en realidad de lo que quiera la comunidad y el párroco en ese caso, y se aplica para cualquier instrumento que se usa generalmente en la liturgia, y respecto a que es muy estridente o dispersa mucho a la gente, he ahí la maestría y la genialidad del guitarrista para adaptarla a un buen rito y estilo que acompañe el canto 😉 Saludos desde Chile

  79. Estaba buscando la opinión de la Iglesia Romana al respecto, dado a una polémica suscitada al respecto entre un ortodoxo (canto bizantino) y un católico(presuntamente canto gregoriano) y encuentro en documentos que aunque la inclinación es hacia permanecer firmes en la tradición y hacer primar el canto gregoriano, el velo abierto de no encontrar la prohibición directa a la utilización de instrumentos musicales ha hecho devenir para gusto de muchos, la misa “A MI PARECER” en verdaderos “shows” que alejan al fiel del misterio, del sacramento y lo convierten en un espectáculo donde esta musicalidad accesoria y secundaria a pasado a ocupar un primer lugar en la liturgia, y ahí es donde el fiel comienza a moverse en cuestiones lejos del misterio que representa estar en presencia del Dios vivo presente en el pan y vino transmutados y de allí, que muchos sigan yéndose a cultos protestantes donde la musicalidad, la euforia y la pasión de ambientes musicales atraiga cada vez mas a incautos, que no ven el real sacramento de los sacramentos presentes en la liturgia.

    Creo que en vez de buscar la prohibición, cosa que llevaría a buscarla en muchos otros campos, debería mirarse el espíritu de las normas al respecto, y por sobre todo buscar la Santa Tradición de la Iglesia, por ejemplo San Juan Crisóstomo padre de la Iglesia habla de la conveniencia del canto polifónico o mejor dicho de no dejar divagar la mente (Homilía XIX Crisostomo).o no se presta atención cuando se canta, que a mi juicio es exactamente lo que pasa con grandes bandas en las misas romanas.

    La Iglesia es madre y sabia, por eso creo que se debe retornar a la sana tradición que a fin de cuentas es el canon de la Fe cristiana y el canto bizantino `y la salmodia en primer termino, que dio lugar al gregoriano debe retornar al servicio de la Iglesia en Occidente, pues es la perfecta unión entre la palabra y la melodía, que solo viste a aquella para que el lector se pierda en su mensaje.

  80. Gracias a Dios por mi Diocesis tocamos hasta guitarra eléctrica. Y no hay problemas.

  81. Hola. En realidad estuve buscando información sobre el sínodo en Paraná y me encontré con este blog y estos comentarios. De verdad me sirvieron de mucho para reflexionar sobre la Iglesia de Jesucristo y mi propia actitud en ella. Doy gracias a Dios por ésto y porque el Señor me llamó a la fé dé muchas maneras, con muchas ” trampas”, entre ellas el canto y la música con guitarras que se interpretaron en una ceremonia de Bautismo en la Capilla San José de Puerto Nuevo, hace muchos años. No era una Misa, pero los jóvenes que tocaban, lo habían hecho en una Misa anterior.

  82. Creo que cuando se afirma tan tajantemente que la guitarra está prohibida en la misa se cae en el fariseismo de aquellos que querían prohibirle a Jesús curar porque era sábado.

  83. Cualquiera que conozca el origen de la guitarra sabe que procede de dos instrumentos: la cítara (de dónde parece provenir el nombre de “guitarra”) y el Laúd. Al menos la cítara es repetidamente mencionada en los salmos y curiosamente no se menciona nunca el “órgano de tubos”, claro, es un instrumentos muy moderno para los tiempos bíblicos y de hecho en un inicio se discutió mucho la introducción del órgano en la liturgia frente al canto llano por considerarlo “sonido mundano”. Así evolucionan los tiempos y la liturgia. Yo diría que si queremos volver a las raíces, volvamos al uso de la cítara, los platillos y tambores, como dice el salmo 150. Bueno al menos volvamos a la cítara, yo me inclino al punteado o arpegiado: da un sonido muy dulce y permite elevar las almas a Dios cuando se sabe tocar.

  84. SACRAM LITURGIAM “Son instrumentos prohibidos para siempre y por doquier, y no pueden ser permitidos: el piano, todos los instrumentos fragorosos (ruidosos, estridentes): tambor, chinesco, panderetas, platillos, etcétera, y todos los ligeros: arpa, guitarra, bandurria, mandolina, acordeón, etcétera (Motu propio de Pío X números 9 y 11)” DICE PARA SIEMPRE …Sacram Liturgiam es un DOCUEMTO de LA IGLESIA , y de ningun sacerdote en particular , no buesquen LO RELATIVO , no busquen EXCUSAS , para invadir el MISMO SACRIFICIO de Cristo en la CRUZ con lo mundano como lo es LA GUITARRA o el BOMBO

  85. LEEE el Documento de la IGLESIA , que PROHIBE PARA SIEMPRE ,…SACRAM LITURGIAM

  86. Se nota “CADA APROBACION ” , que denigra la religiosidad y el RESPETO a lo SAGRADO , hasta chicas en minifalda y con escotes pronunciados entran en el TEMPLO y nadie les dice nada y los CANTOS ayudan a moverse como en un BAILE …y eso le llaman¿ “religiosiodad popular ” ?…CUANDO tebaga que ir a escuchar semejantes nusicas , voy al BOLICHE …Padre sea mas coherente con lo que significa la SANTA MISA como el verdadero sacrificio de CRISTO en la CRUZ y no es ninguna fiesta mundana

  87. Catolicidad: INSTRUMENTOS APTOS Y PROHIBIDOS …
    11 sep. 2011 – En la música litúrgica judía, se utilizaban instrumentos de cuerda para …. en la música sacra- con la autoridad que Cristo mismo le confirió.

  88. Una cosa es el FARISEISMO y otra los documentos bien claros de la IGLESIA , que muchos sacerdotes NO RESePTAN

  89. Hernan Silva ,,,TU OPINION pareciera razonable , pero LA IGLESIA como Maestra ha establecido que los INSTRUMENTOS MUSICALES deben ser los aprobados y no CUALQUIERA del mundanal baile mundano

  90. Estimado, un Motu Propio es un documento del Papa. Dentro de la categoría de los documentos, es el de menor valor. No es que debe ser ignorado, sino que hay otros que tienen mayor peso.
    Para que se entienda, una cosa es cuando la infalibilidad papal se juega en una definición Ex Cátedra y otra cuando saca un documento sobre cuestiones pastorales. A la definición Ex Cátedra se la tiene entre el tesoro de las definiciones dogmáticas que hay que creer y que no se pueden obviar si uno pretende ser católico.
    En cambio el resto de las declaraciones papales deben ser aceptadas con asentimiento religioso pero pueden ser reinterpretadas a lo largo del tiempo a la luz de otras declaraciones papales, ya sea del mismo o de los sucesores.
    Usted está poniendo al nivel de definición Ex Cátedra una definición pastoral. Y esto es un error grave de su parte. Así que le invito a que lea lo que citó sobre Pío X (que no puedo encontrar en el sitio vaticano, ya que lo único que figura como Sacram Liturgiam es un documento de Pablo VI: https://w2.vatican.va/content/paul-vi/es/motu_proprio/documents/hf_p-vi_motu-proprio_19640125_sacram-liturgiam.html ) a la luz del magisterio posterior, citado en el cuerpo del artículo en el cual ha dejado usted el comentario.
    Y un pedido, no hagamos dogmas nuestros gustos personales.

  91. Lo que pasa Padre es que hay que partir por el hecho de que la música se compone de melodía y ritmo, para formar una armonía.
    En este sentido, si la música se llena de ritmo, lo hace siempre a costa de la armonía, es el ejemplo extremo del RAP, Hip Hop y otros. Nadie se imaginaría en introducir música como esa en la Misa. (mucho ritmo y poca melodía).
    La definición de San Pío X, entiendo que se refiere justamente a prohibir (para siempre, no solo en su época), instrumentos que necesariamente marcan el ritmo para su ejecución.
    Ahora, la pregunta sería ¿porqué tanto terror al ritmo?; y es que el ritmo es el encargado de desencadenar las pasiones (junto con la letra por su puesto), ejemplo de esto son las discoteques y toda música actual que incita directamente a las pasiones (no necesitaré ser más explícito…), vea cuán cargadas de ritmo son, ¡si incluso la gente que las oye llega a mover sus piernas en los buses al ritmo de la música!, mire la música brasileña, puro ritmo, puras pasiones.
    En fin, se preguntará entonces qué hay de malo en las pasiones y en el ritmo; de suyo nada, es cierto, pero en oración tenemos que elevar el alma, lo que implica necesariamente intentar de dejar la pasiones, para acercarnos espiritualmente a Dios, y en eso la guitarra no aporta nada; más bien aporta en contra.
    El Papa Santo, San Pío X, cunado la prohibió , lo hizo en sabiduría, creo que debemos ser un poco humildes en esto, que para eso están los Santos; para tomarlos como ejemplo y no para criticar lo que nos han enseñado.

  92. Laura, el problema es que partes de una base equivocada.

    La Misa no es la Fiesta de Dios.

    La Misa es la renovación del Sacrificio de la Cruz, sacrificio no cruento, pero Sacrificio, no es una fiesta, es el Sacrificio de Nuestro Señor Dios, es la oportunidad que tenemos de asistir a la MUERTE de Jesús, la misma muerte en la Cruz que se renueva a diario.

    ¿Y sabes para qué?, para recibir todas las Gracias que recibió la Santísima Virgen, San Juan y todos quienes lo vieron morir en la Cruz, Dios nos da esa gracia.

    En consecuencia, no asistimos a una Fiesta, asistimos a un Sacrificio.

    En este sacrificio la Guitarra no tiene NADA que hacer.

    Un Saludo

  93. Venías bien con lo del sacrificio (aunque también es banquete… pero ese es otro tema). Pero sacaste una conclusión burda y extemporánea: en este sacrficio la guitarra no tiene nada que ver”… jaja… ¿acompañó el sacrificio de la cruz San Juan tocando el órgano de tubos? O… ¿María Magdalena entonó el Kyrie en gregoriano? … Tu argumento no da para más.

  94. Es un comentario de esos que sigo leyendo porque creo que al final viene un hachazo para reflexionar pero no… es un cuchillo para raspar manteca. Justamente estaba buscando el argumento que dijera eso mismo que escribió recién Padre!! Con eso se termina todo.
    Me deja con una curiosidad tremenda: el cómo eran celebradas las misas en tiempo de los apóstoles y en todo ese siglo I. Oración en lengua y alabanza constante y sonante. Algo que ahora se critica mucho porque ¿no es necesario? ¿distrae? ¿no eleva el alma? Este artículo es la eterna discusión con mi hermano mayor y aunque estuve rodeada de música sacra, por causa de él, nunca me produjeron mas que un simple “ah, que hermosa que suena”. Mientras que un “abre las ventanas de los cielos Señor” me dio el don de lenguas. ¿Había guitarra en ese momento? SI ¿Había órgano en ese momento? También. Gloriosas las dos, ignoradas totalmente por mí en ese momento de éxtasis.
    Muy buen planteo. Lástima que no se busque construir un bien sino imponer una idea subjetiva (subjetiva por ser construcción humana a través del tiempo -humano, valga la redundancia-); como si cualquier tipo de canto o música nuestra se igualara al canto de los ángeles. Ah! sí, un corazón entregado y una mirada al cielo… la mejor forma de orar y elevar el espíritu como el mismo Jesús lo hizo. Sin música, sin palabras, sin instrumentos.

    aDios! =)

    PD: Es Sacrifio… y corríjame Padre si me equivoco: es Fiesta porque es el triunfo de Dios sobre el pecado.
    Creo que la cara larga en la misa no da si nuestro corazón no es un mar de alegría y humildad por ese Don gratuito y por ende lleno de Amor que es la Santa Misa.
    PD2: y entré por estos lares para buscar su mail “Padresito” (como dijeron por ahí), quedé desvelada buscando un argumento aceptable; aunque sea me sirve para defenderme mejor si decido entrar en debate (lo hice una vez y la verdad: nunca jamás!! o puff!)

  95. El muto propio de San Pio X dice que tipo de instrumentos se pueden tocar dentro de las celebraciones litúrgicas, ahí se excluye la guitarra y otros instrumentos de cuerda, francamente nos deja muy abandonados en el uso de instrumentos ya que las exigencias son enormes y para la actualidad en cuanto a ser ejecutor de un organo de tubos y lo que cuesta una carrera musical cada vez existen menos y menos personas que tengan tal don lo más aun existen muy pocos templos que puedan darse el lujo de tener y/o mantener este tipo de instrumentos.

  96. Creo que mucho se ha hablado sobre el tema, pero trataré de hacer un humilde aporte haciendo un par de distinciones
    1- Hay que diferencia entre la alabanza del salmista y la música sacra. La música sacra es propia de la liturgia, y en el caso específico de la misa debe estar dirigida a poner la mirada sobre el Misterio Eucarístico. De plano entonces debemos rechazar gran parte de la música religiosa pero no sacra (granito de mostaza, por ejemplo), y así tampoco podemos establecer una analogía entre el modo de cantar los salmos y la misa.
    2. Existen instrucciones sobre el modo de música sacra que deben ser leídos en continuidad. Es decir que la guitarra estuvo prohibida y aun cuando podamos sostener que desde la misa nueva ya no existe claramente no es el instrumento más recomendable.
    3. Ahora bien, el canto gregoriano y muchos cantos con órganos que se le asemejan son sencillos, y tampoco es de suma dificultad encontrar alguien que sepa tocar un piano electrónico cuando menos.
    4 Por tanto concluimos que los sacerdotes deben promover el canto gregoriano, la polofonía sacra o las formas que más se asemejen y aunque puede permitir otros instrumentos y tipos (siempre que mantengan la sacralidad) jamás se pueden al menos en igualdad de condiciones (que suele ser la regla) existir de manera central y mucho menos exclusiva.
    Resumiendo, se puede usar la guitarra pero con composiciones de calidad y no en la cantidad que en muchos lados sucede.

    PD Padre, supongo que sus intenciones fueron las mejores pero por favor no llame teología pastoral a la liturgia porque es una aberración sin más. Segundo, sepa también comprender (cosa que hasta ahora no acepto) que la iglesia no puede suponer todo los posibles abusos liturgicos pero da las premisas para deducirlos. Entonces si tenemos un instrumento como el organo que solo aparece para ser alabado y otro Cómo la guitarra que cada vez que se lo menciona se lo condena debemos al menos suponer que aún cuando pesen reformas el primero tiene una clara primacía

  97. Hay un par de errores de redacción. Es tarde y tengo sueño jajaja. Pero creo que se entiende la idea

  98. EDITADO
    Estimado/a:
    estás comentando en este tema bajo el Nombre de Moro y pones el email (inexistente) laloquito@hotmail.com
    He borrado tu comentario anterior y he editado este porque sos muy agresivo para expresarte. Claro, desde el anonimato todos somos “profetas valientes” de la Verdad.
    Si tenés algo que opinar sobre este tema, hacelo desde la caridad y desde una identidad verdadera. Si faltan esas dos cosas… directamente no apruebo los comentarios. Tenés muchos lugares dónde descarbar tus vómitos. Este no es uno.

    Padre Fabián.-

  99. desde niño un sacerdote salesiano me enseñó guitarra, cantos, y finalmente una estudiantina. Después se fue, y tuve la libertad de decidir si me olvidaba de ello y mi vida sería normal, pero germinó una semilla musical en mí, asi que decidí seguir, he buscado instruirme en los tiempos litúrgicos, uso mucho los cantos tradicionales, y saco hojas de cantos para que la asamblea pueda participar, he intentado perfeccionar la interpretacion vocal e instrumental, de manera que lo veo como una ofrenda para Dios, como una forma de agradecer por tal medio. Cada sacerdote a pesar de compartir ese sacramento tiene formas de pensar y actuar diferentes en torno a este tema, solo basta respetar a cada uno con ello, de manera que podamos conducir la música como un instrumento para alabar a Dios, es solo un pretexto para acercarnos Dios, no somos los musicos el centro de atención, porque de hacerlo solo seriamos artistas mundanos. Estoy convencido que a medida que busquemos poner en el centro de la atención a Dios y nos exijamos a nosotros mismos tendremos cero problemas, porque el problema real surge cuando pensamos que sabemos todo, ya sea por el tiempo que llevamos leyendo, o por la experiencia musical. GRACIAS

  100. Cuando le compongo un poema a mi niña y se lo canto con guitarra ¿estoy excluyendo a Dios? El bisturí se usa para salvar vidas, sin embargo algún loco podría usarlo para lo contrario. La elocuencia y transparencia desatan envidia y pestilencia. Padre Fabián que hermoso comprobar que el Paráclito, promesa del Salvador, nos instruye en la misma dirección

  101. Impresiona el nivel de la discusión! Se ve que tienen mucho tiempo para elucubraciones superficiales. Qué diría el Maestro de Nazareth al escuchar estos sofismas? Ya sabemos la respuesta. Lo único importante es el amor! De todas formas me hace plantearles a Uds. nuevamente el fundamental debate de ¿cuántos ángeles entran en la cabeza de un alfiler? agredeceré me instruyan ya que Uds. tienen tiempo platónico para eso.

  102. Que lean el salmo 150, y es PALABRA DE DIOS, donde su autor inspirado a Dios, habla de alabar a Dios, hasta con unos cuantos instrumentos musicales. No sabía que la iglesia pudiera cargarse la propia Palabra de Dios

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí