La virtualidad, gracias a la pandemia, ha adquirido espacio de ciudadanía en el campo de la catequesis católica. Llegó, golpeó la puerta, entró… y nos encontró sorprendidos por sus posibilidades y… ¡sus códigos distintos!

La Iglesia Católica está respondiendo a este nuevo desafío que presentan los signos de los tiempos. Algunos lo hacen con reticencia, desorientación, improvisación… pero la respuesta se está comenzando a dar. Y hay muchos que lo hacen con mucha sabiduría. Tal es el caso que ahora les traemos a colación.

Desde la Comisión de la Arquidiócesis de Paraná para la protección de los menores se genera (entre otras cosas) material muy interesante que ayuda, sobre todo, a quienes son encargados de llevar adelante los encuentros virtuales, ya sean catequistas, docentes o agentes de pastoral.

Hay actitudes y prácticas que pueden parecernos verdades de Perogrullo… pero que no son tan evidentes al momento de llevar adelantes las actividades. Por eso es importante ponerlas sobre la mesa antes de llevar adelante acciones de evangelización virtual.

Creemos conveniente compartirles dos materiales muy interesantes. Primero un video que tiene que ver con la seguridad al momento de encarar encuentros virtuales. Luego un acuerdo de convivencia para la realización de actividades virtuales redactado por la Lic. María Inés Franck que, si bien pueden descargarlo en pdf desde este link, estimamos la pertinencia de también poner aquí su contenido completo.

Espacios educativos virtuales y seguros

La seguridad en todo ámbito es esencial para la calidad de vida. Esto incluye los espacios virtuales. Es una manera de proteger los derechos de todos y pasar buenos momentos.

Este Video de la Comisión de Protección nos ayuda en esto.

A continuación, el protocolo textual redactado por la Licenciada Frank.

Normas de convivencia para la realización de encuentros virtuales con niños y adolescentes en ámbitos eclesiales de la Arquidiócesis de Paraná

En los últimos años, por varias razones, se ha recurrido con frecuencia al desarrollo de distintas actividades institucionales a través de plataformas virtuales. Entre estas actividades se cuentan aquéllas con finalidad educativa, catequética o pastoral, entre otras.

Los encuentros virtuales deben ser seguros para todos los participantes, resguardándose los derechos fundamentales de todos, especialmente a la privacidad, a la intimidad, a la no discriminación, a la imagen y a la protección de sus datos personales. Particular protección merecen estos derechos cuando se refieren a niños, niñas y adolescentes.

Tanto escuelas como parroquias, movimientos y grupos han implementado esta modalidad virtual y es de prever que, aún pasada la situación sanitaria que precipitó estos cambios, continúe llevándose a cabo en alguna medida. Con el objeto de contribuir a hacer más seguros los espacios virtuales utilizados en los ámbitos eclesiales de la Arquidiócesis de Paraná, se sugiere a todas las comunidades el establecimiento de lineamientos o normas de convivencia para los encuentros que por diversos motivos se llevan a cabo a través de la modalidad virtual.

Las siguientes disposiciones constituyen una propuesta que podrá servir como aporte para ser adaptado por las instituciones que así lo requieran.

I.- Disposiciones generales a observar durante los encuentros virtuales.

Durante el encuentro, clase o actividad se deberán observar las siguientes disposiciones:

• El trato debe ser respetuoso y amable entre todos quienes participen en la actividad.

• Se respetará la asistencia y la puntualidad para la adecuada realización del encuentro.

• Se procurará elegir un lugar de la casa adecuado para los encuentros virtuales, evitando los espacios personales y privados (habitaciones, baño, etc.).

• Se ingresará al aula virtual sólo mediante el enlace, correo o claves enviados oportunamente por el adulto a cargo del espacio.

• Para una adecuada identificación, se ingresará a la sesión virtual identificándose con el nombre y apellido de cada participante, y así se lo mantendrá durante toda la sesión.

• Se ingresará con la cámara encendida, y luego se continuará según las indicaciones del adulto a cargo.

• Se cuidará la presentación personal, utilizando un atuendo apropiado para el encuentro.

• Se utilizará el chat sólo para hacer preguntas y comentarios relevantes al aprendizaje y a los contenidos y finalidad del espacio.

• No se permitirá subir archivos o transmitir contenidos o publicaciones que no se relacione con el espacio de que se trate, que puedan ser ilegales o que dañen u ofendan a alguna persona.

II.- Responsabilidades de los participantes del espacio virtual.

Todos aquellos que participen del encuentro, clase o actividad se comprometen a cumplir las siguientes disposiciones:

• Cuidar y no compartir contraseñas e información personal (datos personales, dirección, número de teléfono, entre otros) de sí mismo ni de terceros, particularmente a personas ajenas a la comunidad o por redes sociales. El link de invitación a una sala virtual es intransferible.

• No perturbar el normal desarrollo de la clase, encuentro o actividad, sobre todo cambiando fondos de pantalla, rayándola, o girándola sin autorización, o a través de cualquier otras conducta o expresión no acordes a la actividad que se lleva a cabo.

• No utilizar el chat para enviar mensajes ajenos al desarrollo del encuentro.

• Comunicar oportunamente al adulto responsable a cargo las dificultades que puedan observar. Especialmente, informarán de la eventual recepción de mensajes enviados por desconocidos o que permitan sospechar suplantación de la identidad de otra persona o algún tipo de acoso.

• No grabar las clases virtuales ni subir a redes sociales materiales propios del encuentro, clase o actividad. Tampoco se los difundirá total o parcialmente por cualquier soporte informático sin la autorización del adulto responsable.

III.- Responsabilidades de los padres y/o tutores.

Los padres, madres, tutores o responsables de niños, niñas o adolescentes que participan de los encuentros procurarán respetar las siguientes disposiciones:

• Procurarán asegurar la participación de sus hijos o pupilos a los encuentros virtuales, así como el cumplimiento de las responsabilidades que se acuerden.

• Supervisarán el uso de las herramientas y sesiones virtuales indicadas para el encuentro, clase o actividad. De ser necesario, asistirán a los niños más pequeños en el ingreso a la sala virtual.

• Instarán a sus hijos o pupilos a comunicar oportunamente a sus padres o tutores y al adulto responsable a cargo del espacio en caso de observar en alguna reunión virtual, correo o mensaje electrónico, algún elemento que los hagan sentirse incómodos o les parezca inadecuado.

• Promover en sus hijos o pupilos el uso de un lenguaje y trato respetuoso y correcto hacia todos los integrantes de la comunidad.

IV.- Responsabilidades de los adultos a cargo de los espacios virtuales.

Las personas adultas a cargo de los espacios eclesiales de la Arquidiócesis de Paraná a los que concurren niños, niñas o adolescentes, se comprometen a respetar las siguientes disposiciones:

• Realizar las comunicaciones oficiales (fechas, reuniones, modificaciones, etc.) a través de los padres, tutores o encargados.

• Conectarse al aula virtual al menos 5 minutos antes del horario establecido para el inicio de la clase, encuentro o actividad.

• Habilitar la sala de espera para la clase, encuentro o actividad.

• Registrar la asistencia de los alumnos en cada clase, encuentro o actividad.

• No requerir fotos o videos personales de los participantes del encuentro, clase o actividad. Si fueran necesarios para alguna actividad propia del espacio, el adulto a cargo será el responsable de garantizar el derecho a la intimidad del niño y que dichas imágenes no sean utilizados para ningún otro fin sin autorización de los padres o tutores. En ningún caso deberán consignarse en las imágenes los datos que permitan identificar alumnos.

• Dar a conocer a los participantes del espacio y a sus padres o tutores estas normas de convivencia.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido

• Ante cualquier situación imprevista o perturbadora del normal desarrollo de la clase, encuentro o actividad y que pueda configurar una situación de acoso o abuso, comunicar la inquietud a la persona encargada de recibir informes de la Arquidiócesis de Paraná (informes@comisiondeprevencion.com.ar).