El gran desafío de toda época, para todo ser humano, es el de tener el corazón dispuesto para recibir la Palabra de Dios. Esta apertura supone un oído atento a lo que el Señor tiene para decirnos, a lo que nos está diciéndo en este momento… a su paso concreto y real por nuestras vidas.

La Palabra del Señor sale al encuentro de nosotros de muchas maneras: es un canto que resuena con muchas voces. Pero nosotros podemos dejarnos llevar por nuestros prejuicios… y permanecemos indiferentes a su resonancia interior.

mar

Frente a un acontecimiento espiritual podemos o maravillarnos o indignarnos… y lo que sigue es consecuencia de esta actitud interior primera. Sobre esto es que reflexiono en el video de hoy:

Decía, en sus años mozos, el teólogo Ratzinger: «Dios no te pide cosas, solamente el oído«. Y es una frase que sigue teniendo plena vigencia… ¿no?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorEl Fuego de Jesús
Artículo siguienteLa levadura en la masa
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!