Este 21 de septiembre comenzó la primavera… ¡espiritual!!! Los católicos de la ciudad de Paraná, que se llenaron de mucha paciencia y obediencia con respecto a sus gobernantes, se enteran con alegría que el Gobernador Bordet firmó el decreto 1477. Allí se vuelven a autorizan las actividades religiosas públicas.

En los considerandos del decreto pone los antecedentes de la situación legislada y deja en claro la autoridad de aplicación y los protocolos debidos. Allí afirma que:

“para mantener el distanciamiento social en lugares cerrados se debe limitar la densidad de ocupación de espacios comunes compartidos a UNA (1) persona cada DOS (2) metros cuadrados de espacio circulable, pudiéndose utilizar para ello la modalidad de reserva del espacio o de turnos prefijados.”

¿Cuántos pueden participar de las celebraciones en esta etapa? La respuesta la tiene el intendente Bahl.

Una espera proactiva

La Arquidiócesis de Paraná no se limitó a una espera pasiva de la autorización de las autoridades. Por una parte, se multiplicaron infinidad de Misas por internet (así como también otros eventos de oración y esparcimiento para la comunidad creyente).

Junto a los pedidos, reiterados, que Obispo y sacerdotes hicieron a las autoridades, se elevó un posible protocolo en el cual se detallaban las prevenciones que se pensaban tomar al momento de que se autorice la celebración con presencia de feligreses.

Protocolo

La reglamentación del intendente de Paraná

(Noticia en construcción)

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorLos escrúpulos
Artículo siguienteCaravana para exigir en Paraná el derecho al culto
Portal de noticias católico. La actualidad religiosa a un clik.