Ayer se celebró el nacimiento de San Juan Bautista. En medio de la cuarentena por la pandemia, la Misa se transmitió a través del Face de la parroquia y del Canal Once. Una patronal distinta.

Pero su párroco, el Padre Javier Murador, movió sus contactos celestiales y logró que San Juan Bautista les enviara una carta a la comunidad. Ya lo había hecho también el año pasado.

El Padre Javier la recibió por Whatsapp unos minutos antes de la Misa y alcanzó a imprimirla para compartirla con los feligreses. Por gentileza de este sacerdote nos hicimos de la misiva para compartirla con ustedes. Su contenido textual (con las respectivas palabras en mayúsculas) sigua a continuación. Nos permitimos ponerles algunos subtítulos solamente para facilitarles la lectura en la web.

san juan bautista

Carta textual de San Juan Bautista a su Parroquia de Paraná

Querida familia de mi parroquia:

Los hombres del desierto somos hombres de buena memoria. Es indispensable para reconocer los caminos y las huellas, para recordar las fechas y las personas… ¡hoy en día la gente anda tan apurada que no se da tiempo ni para pensar! Bueno, ahora muchos tienen un poco más de tiempo por tener que quedarse en casa.

Me puse a revisar la carta que les hice llegar el año pasado. Todo era tan distinto: la novena patronal había empezado con los niños jugando bajo la llovizna en el patio parroquial, la lluvia cambió los planes de ir a celebrar misa en los barrios pero igualmente se reunieron en el templo que hoy visita el Canal, celebramos en catedral la fiesta de Corpus Christi, procesión y misa patronal un domingo de considerable calor, ante la espera de un clásico partido River-Boca ¿recuerdan? Afuera, en las calles, silencio y expectativa. Un año después, también hay un aire pesado, un clima de silencio y -me animo a decirlo- silencio y temor.

Repasando la Novena Patronal

Pero no pedí ayuda a mi escribiente para hacerles recordar cosas tan viejas, sino para que repasemos juntos estos días de fiesta que hemos pasado! Ojalá esta mirada «desde arriba» les ayude a valorar todo lo que tenemos, pedir lo que necesitamos… y confiar!

Sin lugar a dudas, nuestro buen Dios nos llama todo el tiempo. Escuchar su llamada y entender su lenguaje, es un don. EL DON DE LA ORACIÓN. Es un regalo que pido para ustedes todos los días Aquí ante el Cordero. La oración que se recibe como una invitación a hacer ALIANZA CON DIOS y a vivir en un compartir permanente con Él, vivir LA ORACIÓN COMO COMUNIÓN CON DIOS.

Las raíces del santo

Sin dudas mis raíces se hunden de manera más espontánea en hombres como ABRAHAM, MOISÉS, DAVID, LOS PROFETAS. Pero sé que en estos días han meditado sobre sus actitudes, actitudes que debemos cultivar todas las personas que nos reconocemos necesitados de Dios: actitudes de obediencia en la fe, amistad humilde y sincera con de Dios, sinceridad ante nuestros pecados y gratitud por la misericordia del Cielo, coherencia entre nuestra fe y nuestra vida.

Yo mismo me propuse responder al llamado, quise «preparar el camino» y lo hice ante todo yéndome al desierto a hacer oración. Ahí me encontró la gente y me pidió que les ayude a esperar al que debía venir, Jesús. Y hasta les enseñe a orar. Preparando los corazones. Pero cuando vino Jesús, yo mismo pude señalar «al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo». JESÚS ORABA con un ardor inusual, no podía ser de otra manera. Y nos ENSEÑA A ORAR AL PADRE CON UN CORAZÓN DE HIJOS.

El secreto de la oración

Esta oración, que todos podemos hacer MOVIDOS POR EL ESPÍRITU SANTO siempre encuentra en el corazón de Dios un eco favorable. Dios escucha toda oración, siempre. Dios escucha siempre porque ama siempre, mejor dicho: PORQUE DIOS ES AMOR.

Por eso la oración, sea de ADORACIÓN, PETICIÓN, INTERCESIÓN, ACCIÓN DE GRACIAS O ALABANZA siempre que sea hecha en el Espíritu Santo, llega por Cristo al Padre. Lo atestiguo: todo lo que piden al Padre en nombre de Cristo, él lo concede. Si vieran con mis ojos los milagros que Dios hace en medio de ustedes todo el tiempo!!!

Invita a orar como su tía

Acá cerquita está MARÍA, la mamá de Jesús (les confieso que me da un poco de cosas decirle simplemente tía… me gusta también decirle Mamá…). Cuando fue a verme en casa, allá en la tierra, me trajo a Jesús en su vientre. Yo salté de contento! Y encima, como si fuera una melodía escuché su oración a Dios. Una belleza, como un agua clara que brota de un puro manantial. Su corazón puro, su fe pura, su amor intacto. ¡Una oración perfecta!

Queridos amigos, no dejen de buscar LAS FUENTES DE LA ORACIÓN, lean y escuchen mucho la palabra de Dios, vivan a fondo cada celebración litúrgica, sean familias llenas de fe, esperanza y amor (sobre todo en este tiempo en que no pueden asistir a los templos, hagan de sus hogares casas de fe, casas de esperanza, casas de tolerancia y paciencia, casas de aguante y mucho amor!!!).

Orar en el desierto de hoy

Y les pido por favor, OREN MUCHO. La oración es la vida del corazón. Para orar, recuerden: no nos falta tiempo, por ahí nos falta amor. Nos falta poner la prioridad en lo importante! Son tantas cosas que nos reclaman atención. Nuestro buen Dios es más discreto. Lo veo todos los días «hace salir el sol sobre buenos y malos, caer la lluvia sobre justos e injustos». Él ama y llama a todos.. y tan pocos escuchan su voz! Yo quise gritar en el desierto, hoy me toca gritar en el nuevo desierto del aislamiento o del distanciamiento social: DEJENSE ENCONTRAR POR EL DIOS DEL AMOR, preparen el camino, que no pase de largo! Vale la vida dejarlo entrar en cada corazón, dejarlo reinar en el hogar, dejarlo hablar en nuestro interior. Y vale la vida seguir su camino. Cuesta, claro que sí!

PORQUE LA ORACIÓN misma es un COMBATE, porque cada uno sabe sabotear el plan de Dios. Que tanto amor a veces nos agarra distraídos y no hacemos esfuerzos por mejorar! HOY es el día. HOY DIOS QUIERE ALGO HERMOSO con vos y tu gente, con cada uno de los feligreses que celebran la misa por la tele, con cada persona que a lo mejor está sola en su casa o se siente sola en su corazón (aunque esté rodeada de muchas personas).

El pedido a la parroquia para este año

El año pasado les decía algo así: «Hoy la parroquia y el barrio los necesita más misioneros que nunca. Este es tu tiempo en que el compromiso con Dios no está bien pagado. Las pruebas de la fe son muchas. No es tu tiempo más raro que el mío, es diferente quizá. Pero el fuego que nos mueve es el mismo: el Espíritu de Dios. ¡Adelante querida parroquia! Vayan a ser la voz que clama en los nuevos desiertos, en las nuevas soledades. Que su voz sea directa y sencilla, que su conducta sea el sello del anuncio. Recen y confíen. Dios está con ustedes, Él los ha bautizado con el agua y el fuego!»

HOY AGREGO: la parroquia, el barrio, los necesita más orantes que nunca. El tiempo dedicado a Dios no está bien pagado. Las pruebas de la fe son muchas. No es tu tiempo más raro que el mío. Pero el fuego del Espíritu que nos mueve sí es el mismo. ¡Adelante querida parroquia! Feliz cumpleaños también para ti.

La lectura de la carta

El Padre Javier leyó la carta durante la Homilía. En este video pueden seguir momento.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido