¿Se puede dar la Comunión a una niña con Síndrome de Down?

720

– Depende. Sí, leyó bien: depende.

– ¡Discriminación!

– No. No discrimino a nadie. Simplemente depende de que quién la pide sepa lo que está pidiendo.

Palabras más, palabras menos… este fue el dialogo entre el Padre Diego Kessler con una mamá. Leamos la noticia que nos llega a través del diario Uno:

“El cura párroco de Coronel Suárez se opuso a que una nena de 11 años que padece de Síndrome de Down recibiera la comunión, lo cual provocó el rechazo de gran parte de los vecinos de esa ciudad bonaerense.

Se trata del sacerdote Diego Kessler, quien puso en duda que Catalina Recuna, quien cursa la escuela primaria en el colegio José Manuel Estrada, cumpliera con las condiciones para recibir ese sacramento.

Ante la negativa del cura, la familia de la niña está indignada por la decisión del Kessler y a raíz de la polémica que generó el caso, el párroco de Santa María se comprometió a brindarle el sacramento.

En diálogo con Cadena 3, Fernanda, la mamá de Catalina contó: “Me presenté como la mamá de Catalina y le pregunté si le iba a dar la comunión, y me responde: Todo aquel que diferencie el pan de la hostia lo puede recibir, pero la nena no es tarada. Agregó: Habría que verla y evaluarla”.

“Como no sabía qué decirme me dijo que habría que confesarla. La reunión se fue al diablo y quedó todo así. Hace 11 años que peleo con las obras sociales y pelear con el sacerdote es lo máximo. El Arzobispado de Bahía Blanca nos llamó para pedir perdón por el moco de este sacerdote. Esperemos que él nos pida perdón”, culminó.”

Notemos la respuesta del sacerdote: “Todo aquel que diferencia el pan de la Hostia lo puede recibir… habría que verla y evaluarla”. ¿Esto es discriminar a alguien? No es discriminar en el sentido de hacer acepción de personas por algún motivo (en este caso de enfermedad). Si es discriminar en el otro sentido que tiene la palabra española (quién dude de esto… consulte el diccionario): es hacer un discernimiento sobre las condiciones que tiene la persona para hacer algo. Se discrimina en este sentido cuando a cualquiera se le toma un examen de manejo antes de darle el carnet de conductor… ¿o no?

Por lo tanto el sacerdote no se mandó un “moco” si todo se dio como cuenta el medio periodístico. Simplemente aplicó lo que dijera el Papa San Pío X en el decreto “Quam Singulari” el 8 de agosto de 1910. Allí exhortaba a la comunión frecuente y a permitir el acceso a la misma a más temprana edad. ¿Cuándo? Pues las palabras del Papa son claras:

“De todo esto se desprende que la edad de la discreción para la Comunión es aquella, en la cual el niño sepa distinguir el Pan Eucarístico del pan común y material, de suerte que pueda acercarse devotamente al altar. Así, pues, no se requiere un perfecto conocimiento de las verdades de la Fe, sino que bastan algunos elementos, esto es, algún conocimiento de ellas; ni tampoco se requiere el pleno uso de la razón, pues basta cierto uso incipiente, esto es, cierto uso de razón. Por lo cual, la costumbre de diferir por más tiempo la Comunión y exigir, para recibirla, una edad ya más reflexiva, ha de reprobarse por completo -y la Sede Apostólica la ha condenado muchas veces-.”

Para determinar si un niño está preparado hay que hacer un discernimiento de si sabe que no es el pan de la panadería sino la presencia de Jesús Sacramentado la que recibirá en su alma. Y esto se logra después de un proceso de catequesis.

Dentro de la Iglesia Católica se lleva a cabo lo que se conoce como “Catequesis Especial”. Se da a aquellos que tienen algún problema de discapacidad, ya sea física o mental. Como seminarista pude conocer este método cuando participé de las tareas pastorales en la parroquia de Luján. Como sacerdote acompañé la catequesis especial que ya había en Santa Rafaela. Se hace a través de gestos, signos y celebraciones. No se puede hacer en un día o dos, como tampoco se puede preparar en la catequesis tradicional a nadie en dos o tres días. Es impresionante como los niños especiales saben captar lo que es la confirmación y la comunión y con la intensidad que la viven. Ahora bien, los catequistas no se apuran por suministrarles los sacramentos: es la enseñanza más personalizada que he visto en mi vida. Respetan procesos y tiempos personales. Y los padres, que son muy cercanos a este proceso, también respetan el tiempo que corresponde para sus hijos.

En este contexto… relean la noticia que les copié y díganme en que el Padre Diego se mandó un “moco” tan grande que debe pedir perdón.

1 Comentario

  1. Ahora leyendo el articulo que deja publicado el padre fabian,los padres no parecen estar bien informados del tema de la catequesis y de sus tiempos ,que parece ser en estos niños lo mas importante,esperar a que ellos puedan distinguir el pan de la eucarstia,esto párece mas una falta de comunicacion entre el sacerdote ,la catequista y los padres de la niña que no dejan en claro ,que no es que se le va a dar la eucaristia,sino que se deben esperar …………
    bendiciones

  2. soy catequista de hace años… el padre Diego no entendio nada de los mensajes del P Francisco… hemos trabajado con toda clase de chicos, y les aseguro que ellos saben biennnnnnnnnnn a quien van a recibir, aparte que tanto evaluarla, es Jesùs el que va a entrar a su corazòn eso es lo importante.. indignada con el moco que se mando el p. Diego, pobres padres toda la vida luchando con su hija y ahora le niegan a Jesùs quien màs santa que esta niña?

  3. No se quieran cubrir argumentando las pavadas que acabo de leer, nada tiene que ver con lo que paso, no es discriminacion lo que hizo, eso se llama ser una basura de persona

  4. Lo del Padre Diego Kessler no se como definirlo..me produce dolor, bronca..que increible!
    que sabe este cura de las personas con capacidades especiales? sabe que son seres donde el amor se les manifiesta de la forma mas pura?..que no tienen maldad para nada..que son los seres mas humanos del mundo?
    Y encima lleva mi mismo apellido…pero felizmente no somos parientes..

  5. Creo que no nos damos cuenta de que discriminamos a los niños con Síndrome de Down cuando no confiamos que pueden, a su medida, dar pasos de libertad que los hagan crecer. Decir “pobrecito” es discriminarlos”. Pero ojo, a veces eso de que son los “más puros” o “mas santos” tambien es una manera (disfrazada de ternura) de decir “pobrecitos”.

    Andrea: si vos como catequista sabés que los chicos saben biennnnn a quién van a recibir, ¿porque te oponés a dar la comunión sin catequesis previa?

    Mariano: no quiero cubrir a nadie porque no tengo necesidad de hacerlo. Simplemente reflexiono a partir de una noticia en la cual la madre hace una declaración pública y doy razones a partir de eso. Si para vos son pavadas… entonces dame tus razones que seguramente no son pavadas como las de la Iglesia.

    María: caés en el “pobrecito”. Creo que el sacerdote valora a la niña como persona.

  6. De paso les dejo dos comentarios que hicieron en el Face y que me parecen valiosos por la mirada que aportan. Uno es de un catequista Especial que entiende algo del tema. El otro es de una mamá con un hijo especial:

    Javier Andino:
    Desde mi experiencia con la catequesis especial yo creo que la comunión no es como darle un caramelo a alguien ya sea especial o no!! Creo que primero se debe instruir a los chicos a que sepan el significado de Jesús y la gran enseñanza que dejo y lo importante que es EL; desde rezar una oración hasta recibir el sacramento ya sea desde el bautismo a cualquier otro sacramento. Creo que la gente está en estos tiempos muy agresiva y aprovecha de situaciones porque mejor no va o se acerca a una parroquia y pregunta por la catequesis especial y empieza a mandar a su hija y a enseñarle lo bueno y lo importante que es y después lo bello de recibir la Comunión. YO doy la gracias a la Parroquia Santa Rafaela a Carla Manabella, a Luis Farías, a Gabriela Palleiro, esposa, que dimos taller y a todos quienes colaboraron y Ud. padre Fabián por darnos espacio!!! Solo gracias gracias!!
    Lo lindo y hermoso que fue dar catequesis especial y lo importante que los chicos que fueron hoy en estos días te encuentran y te agradecen junto a sus padres por sus sacramentos recibidos. Por eso en esta sociedad, donde ya creo que nadie discrimina a chicos especiales porque todos tienen su espacio laboral cultural y de amistad, porque ahora ellos cada vez están mas involucrados con todo. Por eso padre Fabián creo que cada padre que tiene un hijo especial no lo esconda ni lo oculte y lo invite a acercarse a Jesús y María, madre nuestra. Y no use a sus hijos para ponerlos en situaciones malas. Yo, antes de darle la comunión, sacramento especial de los cristianos, lo prepararía bien antes y también les daría catequesis a los papás.

    María Luisa:
    Todos fuimos aprendiendo de a poco y no creo que tenga que ver la discapacidad en este caso. Mi hijo, que tiene parálisis cerebral, hizo la catequesis común, cuatro años, y siempre se nos invitó a los padres a acompañar el camino que iniciaron y siempre se hizo con Fe, signos y símbolos, oración, vida, comunidad, misión. Puede pasar que haya padres que no acompañen tan importante itinerario o que haya catequistas que no sepan transmitir una experiencia de vida. Es tarea de los padres, catequistas y sacerdotes potenciar la educación litúrgica. ¿Acaso no seguimos en diálogo con Dios como la Samaritana?

  7. Este revuelo que ha surgido por el tema de dar o no la comunion a una niña con sindrome de down no parece algo acertado desde el punto de vista de los padres de la niña. No es cuestión de que ella reciba si o sí el sacramento sin la seguridad de saber de que se trata. Hay niños que nunca van a entender ésto porque su intelecto está afectado porgraves enfermedades y otros que por medio de una catequesis para personas con capacidades diferentes pueden llegar a comprenderlo y recibir la eucaristía sabiendo que es lo que significa. Yo pienso que los padres tendrían que saber que tienen un ser angelical a su cuidado y que Dios su creador tiene para ellos un lugar privilegiado a su lado. Hay niños que por su condición vivirán alejados del pecado y aunque no reciban la eucaristia hay otros sacramentos que por medio de sus padres han recibido y que lo hacen infinitamente participes del reino de Dios.

  8. P. Fabian, E-X-C-E-L-E-N-T-E-, tu respuesta. Estaba buscando coraje (diría el Chavo), para responder en algunos diarios que he visto, sobre esta situación, que se mal informó, de este padrecito de Bs. As. Muchas gracias y un abrazo

  9. E sacerdote ante la consulta de la mamá dijo: “Todo aquel que diferencie el pan de la hostia lo puede recibir,”…. lo que sigue lo dijo la MAMÁ __ pero la nena no es tarada __ entonces el sacerdote agregó: “Habría que verla y evaluarla”.
    Si ella no hubiese empleado esa fea palabra ” TARADA” el sacerdote no hubiese dicho que habia que evaluarla.
    Además esta señora dice que hace 11 años que está peleando por esto, ¡¡ INCORRECTO !! porque la niña tiene 11 años , o ya le queria dar la comunión cuando cumplio un año??.
    Me parece que esa mamá esta agotada de pelear con las mutuales y demas cosas civiles que corresponden a los niños con problemas y no se consiguen, lo se por experiencia, y se desquita con el mas debil, porque el sacerdote no la va a tratar mal ni la va a echar.
    Disculpen la crudeza pero a veces hay que decir las cosas por su nombre para que algunos entiendan. Dios nos acompañe y nos de mucho amor para saber darlo a los demás , pero siempre en la verdad

  10. Padre Fabián,

    me queda una duda con todo esto. Pero puede que sea por ahí más teológica que prudencial. La actitud del Padre Kessler me parece prudente, en cuanto a que quiso asegurarse de que la niña supiera que estaba recibiendo el sacramento. Ahora bien, siendo que el sacramento, por ser tal -y no un sacramental- actúa ex opere operato, ¿no ejercería el mismo efecto benéfico sobre la niña, aunque esta no fuera conciente de lo que está recibiendo?.

    Saludos,

    Javier

  11. Para comprender la cuestión, en el marco estricto de tu pregunta, tenemos que distinguir entre el don que transforma y los frutos que produce en nosotros. El sacramento, al recibirse en gracia, nos deifica, es decir, nos hace Templos del Espíritu Santo (para usar la imagen que propone San Pablo). (El mismo Pablo también advierte que cuando no recibimos la Eucaristía en gracia estamos consumiendo nuestra propia condenación… pero este no es el caso que aquí se ventila.)
    Ahora bien, y utilizo una de las parábolas de Jesús sobre la semilla, los frutos que produciran en nosotros también dependen de la conciencia que tengamos sobre lo que estamos haciendo y la disponibilidad a dejar que obre con eficacia (“ex opere operantis” dirían los teólogos: te puede servir este artículo para aclarar dudas: http://www.mercaba.org/FICHAS/edoctusdigital/sacramentos_06.htm). Cuando hay una buena preparación previa los frutos son mayores: por eso existe la catequesis.

  12. jesus es amor, y utedes sacerdotes se olvidan de eso muchas veces… jesus no es una teoria, ni una materia para aprobar, ya veo por que muchas personas no quieren saber nada de la iglesia, si ponen cualquier teoria antes del amor hacia los hermanos

  13. Lo que opino el Padre Diego, segun mi opinión esta perfecto, esto no es discriminar a nadie, es enseñar bien, y evaluar a laniña, para confirmar si sabe bien lo que va a recibir, SEGUN MI OPINION ESTA PERFECTO, Lo que sucede que ahora la gente quiere la fe light y cuando se les dice algo que corresponde ya opinan que disciminan, que falta amor, que no esta bin , lo que dice el sacerdote, segun mi humilde opinión el sacerdote actuó, muy bien y no tengo nada que comentar en contra, Después de leer bien el articulo vuelvo a insistir el sacerdote actuo muy bien.

  14. Hermanos y Hermanas, he leído el decir de una madre. Ella ha preparado a su niña de tal manera, para que un sacerdote le niegue lo más deseado de su corazón. Tener a Jesús mas profundo. En su alma. He sido catequista y tal cual me paso lo mismo con tres niños. Cuando le daba sus clases la persona me decía estas perdiendo el tiempo con ellos. Y luego le respondí estaré yo perdiendo el tiempo con mi hijo también. Y aún yo tengo un hijo igual, ahora el tiene 36 años si lo ves el tiene conocimiento. Cuando estoy estudiando la Palabra el me dice mamy alto por qué no te escucho o cuando estoy haciendo el rosario a mamá María, y aquello que dicen que ellos no tiene conocimiento y sentimiento por nuestro Señor. Ellos están bien equivocados, mi hijo es mi ángel… Señor te doy las gracias porque en Tí confío. Siempre estas. Mis bendiciones a la niña y a su mamá, y a todos los niños que tienen sus condiciones. Los amo como amo a mi José. Amén.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí