Quién fue el Padre Jacinto Roque Viñas

36

El Padre Jacinto Roque Viñas trabajó para concluir las obras de varias parroquias de nuestra Diócesis, como San Miguel, Nuestra Señora del Rosario y San Lucas Evangelista sin haber sido párroco de ninguna de ellas.

Padre Jacinto Roque Viñas
Revista Caras y caretas – 26/04/1902

Nacimiento e infancia del Padre Jacinto Roque Viñas

Nació en la ciudad de Santa Fe, el 15 de agosto de 1857, hijo legitimo de Pablo Viñas y Carmen Cabal. Cursó todos sus estudios en el Colegio de la Inmaculada, de Santa Fe, dirigido por los padres jesuitas. Entre 1863 y 1872, estudios humanísticos y entre 1873 y 1876, estudios eclesiásticos.

En dicho colegio funcionaba una academia literaria, que adjudicaba una medalla de oro a la mejor composición en prosa y una de plata a su correspondencia en verso. En 1872, la medalla de oro correspondió a Jacinto Viñas, seminarista destacado de 2do. Año, que además obtuvo el primer premio en todas las asignaturas de su curso.

 

La reparación de San Miguel

Recibió todas las ordenes eclesiásticas de manos del Obispo de Paraná Mons. José María Gelabert y Crespo. La tonsura el 27 de mayo de 1877, Las cuatro órdenes menores el 24 de junio de 1877, el subdiaconado el 20 de octubre de 1878, Diaconado el 19 de octubre de 1879 y el Presbiterado el 21 de febrero de 1880.

El 1 de mayo de 1879, siendo Subdiácono, es nombrado Secretario del Obispado de Paraná. A partir de 1883 se le encarga concluir la obra de la Iglesia San Miguel Arcángel de Paraná, para poder iniciar después la construcción de la nueva Catedral.

Durante las guerras jordanistas se emplazaron piezas de artillería en la Torre inconclusa de la iglesia San Miguel. El Obispo eleva un informe al ministro de Culto Dr. Avellaneda donde insiste en lo deficiente de la Catedral y el propósito de de construir una nueva pero, como surgiera la idea de terminar el templo de San Miguel iniciado 30 años antes y no pudiendo emprender las dos obras de grandes proporciones, debía aplazar indefinidamente su pensamiento.

El 31 de enero de  1876 Avellaneda comunica que el Presidente Sarmiento había acordado la suma de 1000 pesos fuertes par la proyectada obra de San Miguel.

 

La construcción de la Catedral de Paraná

En 1882 se entrevió la posibilidad de construir la nueva Catedral. Mons. Gelabert designo una comisión encargada de arbitrar los recursos y dirigir los trabajos. Esta comisión gestiono el apoyo de los gobiernos nacional y provincial y de entre los planos que al concurso se presentaron, eligió el del Arquitecto Juan B. Arnaldi

La piedra fundamental fue colocada el primer día de 1883, a las doce horas- El Sr. Manuel Crespo representó al Presidente de la República Julio A. Roca. El Obispo Mons. Gelabert ofició un Tedeum y luego pronunció un elocuente discurso.

Durante el tiempo de la construcción tuvo destacada intervención el Padre Jacinto, a iniciativa de él se continuo además la obra de San Miguel, a efectos de servir como catedral hasta tanto se concluyera la iniciada.

En 1884, como reconocimiento a los importantes servicios prestados a la Diócesis, es nombrado Canónigo Magistral de la Catedral de Paraná y el 30 de enero de 1889, Canónigo Honorario.

En octubre de 1886 fue bendecida la Catedral, en el día de la patrona. Dentro de sus muros se conserva parte de otro exterior que perteneció a la vieja, como ensamblando simbólicamente dos épocas. Al sur de la Catedral comenzó a edificarse en 1890 el actual Palacio episcopal, que se concluyo totalmente el 1898, con anterioridad y hasta 1892 la curia funciono en el palacio de Urquiza, donde hoy está el correo.

 

Ternado para ser Obispo dos veces

El 23 de septiembre de 1887, el Senado de la Nación lo ubica en tercer término de la terna para proveer el Obispado de Salta, y el 5 de octubre de 1897 es designado en el segundo término de la terna para el obispado de Paraná, detrás de Mons. de la Lastra.

El 24 de noviembre de  1892, un grupo de vecinos del pueblo en formación en la localidad de Lucas González, se reúne para formar una comisión que se encargue de impulsar la obra de la iglesia y es designado para formar parte de esa comisión como uno de los presidentes honorarios el Padre Jacinto Viñas.

En 1897, durante la Vicaria de Mons. Pantaleón Galloso, es nuevamente elegido Secretario del Obispado y al asumir el nuevo Obispo Mons. Rosendo de la Lastra y Gordillo, lo nombra Fiscal Eclesiástico.

 

Siguen sus tareas constructoras

También a su iniciativa y capacidad de trabajo se le debe además de la construcción del Palacio Episcopal, la de los Vicentinos y de San Antonio, y el inicio de las obras del Seminario diocesano, tarea, esta última de la que se hace cargo en 1898.

Durante su primera actuación como Secretario fue un valioso colaborador de Mons. Gelabert y Crespo. Se destaco además como un eximio orador sagrado y se le encargo la oración fúnebre al fallecer este obispo.

 

Su traslado a Santa Fe

Desinteligencias posteriores con Mons. de la Lastra, lo determinaron a pasar a la Diócesis de Santa Fe donde durante largos años, continuó ejerciendo el ministerio sacerdotal.

En el Boletín de abril de 1902, decía que el Pbro. Jacinto Viñas, se ausentaba de la Diócesis con licencia por tiempo indeterminado y conservando el titulo de Fiscal Eclesiástico, a quien la iglesia le debía importantes servicios y especialmente la construcción de la Catedral y del Palacio Episcopal de Paraná. Se guarda entre los documentos un recorte de la revista Caras y Caretas del 26 de abril de 1902, donde vemos la despedida del pueblo en la plaza  y de la cual adjuntamos copia.

En su legajo encontramos también una serie de recortes de diarios de la época con artículos redactados por el Padre Viñas y que explicarían el por qué de su rápida partida y exoneración de los cargos que aquí tenia y su regreso a Santa Fe.

Encontramos correspondencia de los años previos a su partida donde hace acusaciones al Obispo de Santa Fe, Mons. Boneo. Al igual que los recortes de sus artículos son denuncias y quejas de lo que consideraba malas actuaciones. No hay mucha documentación en su legajo, por lo que es difícil entender que paso en realidad. Solo consta esta exoneración del cargo con fecha 26 de julio de 1906.

 

El legado del Padre Jacinto Roque Viñas

Falleció el 13 de enero de 1925 en Santa Fe. También lo recuerda el Boletín  Parroquial del 15 de enero de 1925, que dice: El martes 13 en Santa fe, acaba de fallecer, en su ciudad natal este meritorio sacerdote que fue Prosecretario y Secretario de esta Diócesis de Paraná, ocupando Luego el cargo de Fiscal hasta  1902 en que se traslado a Santa Fe.

Después de buscar información sobre el padre y conociendo la activa vida de trabajo que tuvo, su intervención en tantas obras que vemos y disfrutamos, creo que fue buena la elección de aprender un poco mas de este sacerdote y de su trabajo poco conocido.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.