La coraza de San Patricio: protección y liberación

205

Vestirse de verde y tomar cerveza hasta emborracharse… no es la manera de hornrar a un santo. Pero la fiesta que se va introduciendo mediaticamente entre nosotros no ayuda aconocer un poco más a un gran santo católico: San Patricio. No haremos reseñas sobre su vida, porque hay muchas en la red (recomiendo la de este sitio). Simplemente queremos recordar una oración que se le atribuye.

Confianza en la presencia de la Santísima Trinidad y en el poder omnipotente de su nombre: es lo que está en el trasfondo de la misma. Tiene una versión larga que se las comparto. Se ha hecho más conocida la versión corta, la cual la señalo con negrillas.

Oración de la Coraza de San Patricio

Me levanto hoy
Por medio de poderosa fuerza,
la invocación de la Trinidad,
por medio de creer en sus Tres Personas,
por medio de confesar la Unidad,
del Creador de la Creación.

Me levanto hoy
por medio de la fuerza del nacimiento de Cristo y su bautismo,
por medio de la fuerza de Su crucifixión y su sepulcro,
por medio de la fuerza de Su resurrección y asunción,
por medio de la fuerza de Su descenso para juzgar el mal.

Me levanto hoy
por medio de la fuerza del amor de Querubines,
en obediencia de Ángeles, en servicio de Arcángeles,
en la esperanza que la resurrección encuentra recompensa,
en oraciones de Patriarcas, en palabras de Profetas,
en prédicas de Apóstoles, en inocencia de Santas Vírgenes,
en obras de hombres de bien.

Me levanto hoy
por medio del poder del cielo:
luz del sol,
esplendor del fuego,
rapidez del rayo,
ligereza del viento,
profundidad de los mares,
estabilidad de la tierra,
firmeza de la roca.

Me levanto hoy
por medio de la fuerza de Dios que me conduce:
poder de Dios que me sostiene,
sabiduría de Dios que me guía,
mirada de Dios que me vigila,
oído de Dios que me escucha,
palabra de Dios que habla por mí,
mano de Dios que me guarda,
sendero de Dios tendido frente a mí,
escudo de Dios que me protege,
legiones de Dios para salvarme
de trampas del demonio,
de tentaciones de vicios,
de cualquiera que me desee mal,
lejanos y cercanos,
solos o en multitud.

Yo invoco éste día todos estos poderes entre mí y el malvado,
contra despiadados poderes que se opongan a mi cuerpo y alma,
contra conjuros de falsos profetas,
contra las negras leyes de los paganos,
contra las falsas leyes de los herejes,
contra obras y fetiches de idolatría,
contra encantamientos de brujas, forjas y hechiceros,
contra cualquier conocimiento corruptor de cuerpo y alma.

Cristo escúdame hoy
contra filtros y venenos, contra quemaduras,
contra sofocación, contra heridas,
de tal forma que pueda recibir recompensa en abundancia.

Cristo conmigo,
Cristo frente a mí,
Cristo tras de mí,
Cristo en mí, Cristo a mi diestra,
Cristo a mi siniestra,
Cristo al descansar,
Cristo al levantar,
Cristo en el corazón de cada hombre que piense en mí,
Cristo en la boca de todos los que hablen de mí,
Cristo en cada ojo que me mira,
Cristo en cada oído que me escucha.

Me levanto hoy
por medio de poderosa fuerza, la invocación de la Trinidad,
por medio de creer en sus Tres Personas,
por medio de confesar la Unidad,
del Creador de la Creación.

Una oración hecha música

Esxisten muchas versiones musicales sobre esta oración. Les comparto esta que está hecha en estilo reggae.

El cantautor es argentino. Se llama Percy Hill y vive en la bella Tucumán.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí