La Catedral de Paraná en 3D

473

Una verdadera postal de la ciudad de Paraná es su Catedral. La otra son las barrancas junto al río que se transformaron en el maravilloso Parque Urquiza. Estos dos íconos bastan para describir la ciudad. Bueno… tampoco hay muchos más.

¿Cual es la historia de este edificio que está en el mismo centro civil de este poblado? Dejémonos enseñar por Juan José Antonio Segura.

Catedral

La “pre”-historia de la ciudad

Los orígenes de la actual ciudad de Paraná se pierden en el tiempo. Se supone que desde los tiempos de Hernandarias (alrededor del 1600) había algunos asentamientos de estancias por estos lares. Allí había algunos peones e indígenas mepenes (bajo el régimen de las encomiendas).

El primer dato concreto es de 1671. En esa fecha se forma en la Bajada una pequeña población de indios tocagües, procedentes del valle de Calchaquí. Habían firmado un tratado de paz y a causa de eso debían:

“poblar enfrente de dicha Ciudad de Santa Fe de la otra parte del Río Paraná una o dos leguas abajo en el sitio más acomodado que se eligiese y que edificando en el Solario y Rancherío en forma de población competente se han de dejar gobernar con enseñanza Cristiana y Política según lo hacen los demás pueblos de indios domésticos”

Otro escrito, este de marzo de 1693, habla de un poder dado al capitán Gabriel de Aldunate para peticionar al rey. Allí se hace referencia  a que estaban:

“por reducirse a la fe católica indios tocagües y vilos, que se han dado de paz, y piden población, iglesia y cura que los dirija y es preciso socorren en esta necesidad…”

Así nació la ciudad de Paraná: los pobres criollos buscando el trabajo en los establecimientos rurales… los indígenas buscando un lugar de paz. Trabajo y paz… y en el centro una capillita de barro y paja que les servía para encontrarse con el creador del mundo, con el Dador de la Paz.

La “historia” de la ciudad

Hay gente que celebra la fundación de Paraná el 25 de junio. Esto porque ese día, en 1813, alcanzó la categoría de villa. Pero la historia comienza 83 años antes.

El 23 de octubre de 1730 el Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires, por pedido del Gobernador de Buenos Aires, crea varias parroquias nuevas a lo largo de su jurisdicción. Entre ellas:

“el de la otra vanda del Río Paraná toda la jurisdicción que obtiene aquella banda; se asigna por parroquia propia de su vecindad, la que con esta condición está próxima a construir a su costa el Sargento Mayor don Esteban Marcos de Mendoza, en cuyo interín se concluye podrá servir la que ay en dicho Pago. Y a la Parroquia propia de este pago del río Paraná de la otra vanda, se le entregarán los ornamentos y alhajas de la Capilla que se desalojó del Rincón…”

Lo cual nos deja en claro dos cosas. Primero, hay un acto administrativo que le da entidad eclesiástica a una jurisdicción. Pero no es lo mismo crear una parroquia en la actualidad que en esos momentos. Como decía el Dr. Perez Colman:

“una Parroquia en aquel entonces no era una simple institución de orden puramente eclesiástico. Sus funciones eran a la vez que religiosas, políticas y administrativas”.

En otras palabras… deja de ser un asentamiento y se transforma en una población con cierto reconocimiento jurídico.

Y lo segundo… viene prestada la Virgen del Rosario de Paraná. Porque entre los “ornamentos y alhajas” llegó:

“la Santa Imagen (del Rosario) vestida con un manto de nobleza, campo azul, guarnición de encaje, blanco volado angosto…”

Vino con la aclaración de que fuera devuelta al Rincón cuando este se pacifique. Pero se aquerenció en estos lares y no se quiso ir más.

La “pre”-catedral

Primero una capillita de adobe. Luego un templo muy modesto. En una ciudad que tenía en 1862 solamente tres templos. Recordemos que Paraná había sido creada como diócesis el 13 de junio de 1859 con la bula “Vel a primis” de Pío IX. Y que el templo destinado a ser la “catedral” era el de San Miguel.

Así describe el inglés Tomás J. Hutchinson, de visita en la ciudad, el aspecto de los mismos:

“… la iglesia de San Miguel… tiene un imponente aspecto, vista desde el río; y de cerca es una inmensa fábrica como de cien varas de largo, de pared corrida sin techo ni ventanas, y su alta media naranja que cubre algunas varas cuadradas, que están destinadas para la devoción pública.

La Catedral tiene un techo bajo y un exterior sencillo, con dos torres no muy altas. Su interior es de una arquitectura sencilla y solemne, con dos hileras dobles de pilares corintios a cada lado, desde la punta hasta el altar. La Catedral, la no acabada iglesia de San Miguel y la capilla de la Trinidad, cerca del cementerio, son los tres establecimientos religiosos de la ciudad”.

En este contexto, Mons. Gelabert toma la desición de construir una nueva Catedral.

El nuevo edificio

El 19 de Agosto de 1882 el obispo nombra una comisión encargada de conseguir los recursos y dirigir los trabajos. Este grupo gestionó el apoyo de los gobiernos nacional y provincial. A su vez llamó a concurso para el diseño del edificio. De entre los planos que se presentaron, resultó elegido el del arquitecto Juan B. Arnaldi. Este proyecto:

“… se refiere a una iglesia de 38 mts. de frente por 75 de fondo. Las naves laterales tendrán 9 metros de ancho por 54 de largo y la nave central 12 mts. de ancho por 69 de largo, con un crucero de 39 mts., cúpula de 50 mts. de elevación y torres de 44 mts. de alto. En el interior, el templo tendrá 92 columnas, de las cuales 16 de mármol de Carrara. La gran cúpula se levanta sobre grupos de seis columnas de 50 mts. de elevación.

El conjunto tiene la forma de cruz latina medio basilical. Forman los brazos de la cruz otras tantas capillas semicirculares. Desde los cruceros de las capillas mencionadas, comienza el presbiterio más elevado, y al mismo nivel que este se proyectaron otras dos capillas laterales. El orden corintio clásico, es el dominante en todo el edificio”. (Pérez Colman)

La piedra fundamental fue colocada el primero de enero de 1883. De este acto realizado al mediodía y presidido por el Obispo, participó el Sr. Manuel Crespo como reresentante del presidente de la República Julio Roca.

Fue concluida y bendecida el 7 de octubre de 1886. Luego fue ornamentandose con el transcurso del tiempo, pero a eso le dedicaremos unas líneas más adelante.

La Catedral hoy

Los quiero invitar a que den un pequeño paseo virtual por este maravilloso templo (es Monumento Histórico Nacional dsde 1942). Y que mejor que hacerlo a través de las imagenes en 3D que nos proporciona el sitio “Entre Ríos 360”. Para hacerlo, pinchen en la foto que está aquí abajo. ¡Vale la pena!!!

Catedral

Quiero enriquecer este artículo. Para eso cuento con ustedes. Con los datos que me dejen en los comentarios de más abajo podemos reescribir esto entre todos.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí