En el Padre Nuestro pedimos la Vida Divina. Si. Es esta la primera de las cuatro bendiciones que imploramos al Dios vivo. Y tiene que ver con aquello que sólo Él puede darnos: su presencia que nos habita y transforma.

En la oración de Jesús hay una tensión entre el “tu” y el “nosotros”. En tre lo referido a Dios y lo relacionado con nuestras realidades existenciales terrestres. Y esta oración nos invita a poner, en primer lugar, nuestra mirada en el Tú divino.

Hay en nosotros sembrado un deseo de plenitud (1 Cor 15,28), un deseo de tener su vida (Jn 10,10) Esa vida es en nosotros “vida teologal” (virtudes) y, por eso le pedimos: Fe, Esperanza y Caridad.


Santificado tu nombre

Antes que nada, no es algo que nosotros hacemos con Dios sino reconocer lo que Él hace con nosotros, como lo hizo María (Lc 1,49). Esto supone una revelación divina: (Ef 1,9) que nos llega a través del mismo Dios en Jesús. (Jn 17,6-8)

Es este Dios que nos transforma en el bautismo (1 Cor 1,26-31). Desde ese momento somos creyentes (Mc 16,15-16).

Venga tu Reino

Hay que hacer una diferencia entre lo que es ser “Rey”, el “reino (tierra)” y el “reinado”. Sólo así se comprende el significado de estas palabras en la oración de Jesús.

Y, también, así comprendemos porque pedimos lo que tenemos: Esperanza de la venida de Cristo, plenitud del Reino (Tit 2, 13)

En el Padre Nuestro pedimos Vida Divina

En este video se explica detalladamente el contenido arriba resumido. Pero lo hemos trasladado a un curso de 7 lecciones sobre el Padre nuestro. Para acceder al video, hacé click en la imagen

7 charlas sobre el Padre nuestro

Esta es una de las charlas de la Serie “Padrenuestro” que el Padre Fabián Castro hace en su canal de Youtube. Visitalo para ver el resto.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorEl ecumenismo del amor
Artículo siguienteCarta de Francisco a los católicos chinos
Portal de noticias católico. La actualidad religiosa a un clik.