Hay un deseo del Jesús histórico: que el fuego que ha venido a traer incendie a toda la humanidad. Es el fuego que nos regalará luego de Pentecostés, el Fuego del Espíritu Santo.

Pentecostés

Los católicos no estamos solos: estamos habitados por la Divinidad que nos ha marcado con su sello. Sobre esto hable en este video:

Pero… hay veces que ese Dios Vivo se nos oscurece… o, más bien, lo dejamos en penumbras porque buscamos otras luces «mejores» o «más potentes». pero Él está ahí, siempre está. Basta que te vuelvas nuevamente a Él para reencontrarte con su Presencia.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorElaborar el duelo
Artículo siguienteAbrir el corazón a Jesús
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!