En este camino de recordar a los primeros pobladores de Entre Ríos, a la presencia de las estancias jesuíticas y de los pueblos y advocaciones religiosas que allí surgieron, hoy hablamos de Alcaraz y de la antigua y hermosa imagen de nuestra Señora de los Dolores.

El origen del nombre del pago

El nombre Alcaraz proviene del apellido de un antiguo poblador de la zona: Pedro de Alcaraz, del cual tomó su nombre el arroyo y el partido o pago.

El área perteneció a la Compañía de Jesús hasta su expulsión en 1768 a causa de la Pragmática Sanción, año en que se hizo cargo la Junta de Temporalidades de Santa Fe de la Vera Cruz para liquidar los bienes jesuitas. En 1774 los campos de la zona fueron adquiridos por Félix J. Troncoso y Echagüe en subasta pública.

Las posta de Alcaraz

El 4 de enero de 1774 se estableció el servicio de postas para la carrera (correos) de Buenos Aires a Asunción del Paraguay, que contaba con 14 postas en el tramo La Bajada-río Guayquiraró, una de las cuales estaba en el Paso de Alcaraz a 2 leguas del arroyo Feliciano. Allí se estableció un maestro de posta para cuidar el camino y asistir a los mensajeros.

Al primer maestro de posta le sucedió en el cargo el capataz Félix Troncoso el 31 de agosto de 1790, y a su muerte le siguió Francisco Colobrán y Andreu el 11 de octubre de 1790. Este fue reconocido el 25 de octubre de 1790 por el cabildo de Santa Fe.

De Capillas y Juzgados

Entre 1778 y 1780 se construyó un oratorio o capilla en la Estancia Grande de Juan Ventura Denis, ubicado al norte del arroyo Feliciano próximo a la confluencia del arroyo Ortiz cerca de Santa Elena, al que asistían los pobladores del pago de Alcaraz.

En 1792 el cabildo de Santa Fe decidió crear juzgados pedáneos en Entre Ríos, jurisdicción que había recuperado en 1783. En 1792 nombró juez comisionado de Feliciano a Ramón de la Rosa, sucediéndole anualmente: Tomás Franco (1793); Martín Franco (1794); Ambrosio Ortiz (1795) con su jurisdicción ampliada hasta el arroyo de la Mula y el río Guayquiraró y llamada Feliciano, Mula y Guayquiraró; Ambrosio Ortiz (1796) como de Feliciano y Guayquiraró; Nicolás Lencina (1797) incluyendo jurisdicción en el arroyo Alcaraz y llamada Feliciano y Alcaraz; Antonio Querencio (1798) solo de Feliciano; Francisco Troncoso (1799); Fermín La Rosa (1802) que al incorporar Hernandarias se llamó Feliciano y Hernandarias.

Por un pleito nace otra Capilla

En 1794 se inició un pleito entre el yerno y heredero de Troncoso y Echagüe, Francisco Colobrán y Andreu, y su vecino Juan Ventura Denis, que derivó en que este impidiera a los empleados de Colobrán y Andreu asistir al oratorio.

Colobrán y Andreu gestionó y obtuvo autorización en 1797 para construir un oratorio público en su propiedad, que fue construido entre 1797 y 1799 a unos 1200 metros al norte del arroyo Alcaraz bajo la advocación de Nuestra Señora de los Dolores.

Al final del siglo XVIII, un grupo de estancieros y comerciantes experimentan la necesidad de poseer una capilla para recibir los auxilios espirituales y para que sus empleados, familiares o servidores no tuvieran que abandonar sus tareas para venir a Paraná, donde existía la parroquia.

Don Francisco Colobrán y Andreu, yerno de don Félix Troncoso, dueño de estancias y haciendas en la zona de Alcaraz, al sur del río Feliciano y que junto a Juan Ventura Denis, fueron los que adquirieron las tierras que habían pertenecido a los jesuitas, envía un petitorio al Obispo de Buenos Aires y se inicia el expediente número 37 de 1797.

Ofrecía erigir la capilla a su costa, proveerla de los objetos necesarios, cuidar de su mantenimiento y destinar una cantidad anual para sostener un sacerdote, el expediente volvió aprobado el 11 de octubre de 1797.

Una capilla con techo de paja a la Virgen de los Dolores

En 1799 estaba construida la capilla, de material y bien edificada, aunque con techo de paja. Tenía atrio en él que fueron enterradas algunas personas distinguidas de la comunidad.

Respecto del lugar donde fue erigida la capilla, según los historiadores estaba a tres leguas del arroyo en su desembocadura en el río Feliciano. En un lugar accesible para la población y lejos de las crecidas periódicas.

Tenía por patrona a Nuestra Señora de los Dolores. Don Francisco Colobran y Andreu y su señora Catalina Troncoso, fueron considerados los patrones de la Capilla. Ya que según el inventario de la parroquia habían donado la Virgen de los Dolores con su diadema y espada todo de plata. Tres casullas de buen uso, blanca, morada y negra. Manteles de altar, vinajeras de plata, cáliz de plata antiguo dorado por dentro entre otros objetos que allí figuran.

Inventario Curato de Alcaraz

El censo de la zona y sus pobladores

Desde el 4 de agosto de 1804 tenía a su cargo la Capilla el padre Juan Estanislao de la Mata. El 12 de noviembre de 1805 el presbítero Luis Manuel Cabiedes, párroco de La Bajada, completó un censo o empadronamiento de feligreses de la parroquia de La Bajada iniciado el 2 de agosto de 1803. Allí constaba que eran 152 personas mayormente residentes en los cascos de estancias y puestos. Los parajes dependientes de la vice parroquia de Alcaraz en los que se realizó el censo fueron:

“vecindarios del Arroyo Antonio Tomás, Arroyo Hernandarias, Arroyo Alcaraz, Arroyo Feliciano, Achiras, «Caballo Cuateado», Puestos de las Estacas y de las Biscachas de Don Francisco Candioti, Puesto de los Manantiales, Puestos del Arroyo Grande, del Caballo Cuateado, de los Algarrobos, del Rincón, de las Tacuaras, de la Mula; Arroyo Hondo; Arroyos de la Mula, de Guerreros, del Sauce, de las Yeguas, de Diego López; Puntas de Feliciano y Guaitiraró, «Costa del Guaitiraró, intitulado Sauce de Luna».

En la zona del arroyo encontramos unas pocas familias de apellido Troncoso y Colobran y entre otros: Don Francisco Colobran Andréu viviendo con su mujer, sus hijos, y sus capataces con sus respectivas familias.

El Curato de Dolores en Alcaraz

Cuando proyectaba erigir una parroquia, el 29 de diciembre de 1806 el obispo escribió al cura párroco de La Bajada, Antolín Gil Obligado mencionando la creación de la vice parroquia el año anterior:

Haviendo reconocido pr. mi mismo la necesidad de división de ese Curato que interinamte. tiene Ud. á su cargo pr. la desmedida distancia de su comprehensión, y precedido Acuerdo con el Exmo. Sor. Vice Rl. Patrono; he tenido á bien hacer en él Erección de un nuebo Curato con la advocación de Dolores de Alcaraz, dándole pr. Iglesia provisionalmte. el Oratorio del mismo título de que es dueño Dn. Franco. Colobran, y por términos divisorios los siguientes. Por el Sur el Arroyo llamado Antonio Tomás; pr. el Norte el Guayquiraró; pr. el Leste el Río Gualeguay; y pr. el Oeste el Paraná; con una Ayuda de Parroquia en el Oratorio de Dn. Franco. Candioti, concluida que sea su construcción, si se contemplase necesaria, ó combeniente, pa. la mejor administración del pasto espiritual.

En diciembre de 1806 el Obispo Lue y Riega, hace erección de un nuevo curato de Dolores en Alcaraz, separando su jurisdicción del curato de Paraná, le da por iglesia el Oratorio del mismo título de que es dueño Francisco Colobran.

Curato de los Dolores de Alcaraz

El paso de Belgrano por la Capilla

En 1810 Manuel Belgrano pasó por Alcaraz durante la expedición militar al Paraguay. En Alcaraz supo Belgrano la caída de Concepción del Uruguay en manos realistas y ordenó desde allí a Diego González Balcarce que se le reuniese con los Blandengues, lo que ocurrió durante la marcha. En sus fragmentos autobiográficos escribió:

En Alcaraz, tuve la noticia del desembarco de los de Montevideo en el Arroyo de la China y di la orden para que Balcarce se me viniese a reunir; entonces, me parece, insistí al gobierno para ir a atacarlos, y recibí su contestación en Curuzú Cuatiá, de que siguiese mi marcha como he dicho.

Un incendio destruye la Capilla

La población se instaló alrededor de la capilla, centro religioso de una extensa zona hasta que un incendio acaecido en 1845 destruye la capilla. Sabemos que el Coronel Berón de Astrada desde el campamento de Alcaraz le escribe al Gobernador de la Provincia Antonio Crespo el 6 de marzo de ese año para informar este hecho.

El templo fue abandonado y poco a poco lo cubrió el monte.

La población sigue su ritmo

El poblado de Alcaraz sirvió como cabecera del alcalde de hermandad del 1° Departamento subalterno del 1° Principal del Paraná cuando en 1822 se realizó la primera división administrativa de la provincia. Este departamento comprendía los territorios entre el arroyo de las Conchas, el río Guayquiraró y el arroyo de la Mula, entre el río Paraná y la cuchilla de Montiel.

En 1823 aún existía el cargo de maestro de posta de Alcaraz.

Participan de la elección de la patrona de La Bajada

El 19 de diciembre de 1824 los feligreses de la vice parroquia de Alcaraz participaron de la elección de la santa patrona de la parroquia de La Bajada, cuyo acta fue firmado por el capellán Luciano Alfonso:

Habiendo sido congregados los parroquianos en esta Iglesia, vice parroquia de Alcaraz el día diez y nueve de Diciembre de 1824, y arreglados al contenido de la circular votaron libre y secretamente, y eligieron treinta y dos individuos para patrona de la Villa Capital del Paraná y su distrito a la virgen del Rosario, uno a la Virgen de los Dolores y otro a San José, y por todos fueron treinta y quatro individuos, como tal consta en sus respectivas firmas puestas en las cédulas, y en este auto, y como la mayor parte de dichos individuos no sabe firmar, a cuyo ruego he firmado yo así en las cédulas como en este, juntamente con el Sr. Alcalde de la Santa Hermandad Don José Colobran.

Otros pueblos opacan a Alcaraz

A principios de 1823 se fundó el pueblo de San José de Feliciano, en el que a partir de 1825 pasaron a residir el alcalde de hermandad y el comandante del 1° Departamento subalterno del 1° Principal del Paraná.

El receptor de rentas de Alcaraz vio disminuida su jurisdicción al establecerse otro en San José de Feliciano el 23 de mayo de 1830.

El ocaso de la Vice-Parroquia

El 13 de julio de 1835 el gobernador Pascual Echagüe decretó que en el lugar denominado Cabayú Cuatiá Grande -7 leguas al norte de la capilla- se formara una villa con el nombre de La Paz, ordenando el traslado a ella de los pobladores de Alcaraz y su receptoría de rentas.

La vice parroquia fue descontinuada, por lo que los libros parroquiales finalizan el 25 de noviembre de 1839, aunque desde 1835 se suspendieran los actos parroquiales. Como Francisco Colobrán y Andreu falleció sin descendencia, su viuda testó en 1841 sus propiedades en favor de su sobrina Manuela Puig, esposa de Pascual Echagüe.

La población se estaba trasladando ya a La Paz desde 1838, pero las autoridades lo harían después de la batalla de Pago Largo, en marzo de 1839, y las últimas partidas que aparecen en los libros parroquiales corresponden al 25 de noviembre de 1839.

El nacimiento de la Parroquia de La Paz

Disuelta la Vice-Parroquia de Alcaráz, urgía sobre manera la fundación de una parroquia en el pueblo de La Paz recientemente fundado, puesto que era el único centro de población y el único puerto importante sobre el río Paraná entre la ciudad de Paraná y el Guayquiraró, que divide por el norte la provincia de Entre Ríos de la de Corrientes. Un comandante militar residió en Alcaraz hasta 1847.

El lugar era asiento de un piquete militar cuando fue firmado el Tratado de Alcaraz el 15 de agosto de 1848, entre el gobernador de Entre Ríos Justo José de Urquiza y el de Corrientes, Joaquín Madariaga. Por el tratado se acordó la paz, Corrientes se reintegraba a la Confederación Argentina devolviendo el encargo de las relaciones exteriores a Juan Manuel de Rosas y confirmaba su adhesión al Pacto Federal de 1831.

Dicen los pobladores de la zona que la virgen estuvo presente en la firma, pero no hay documentación que lo avale.

La desaparición de la Vice Parroquia

El campo donde estaba la Capilla, fue donado por José Colobrán a la Sra. Manuela Funes y adquirido más tarde por la compañía alemana Kemmeric.

La guerra de la Independencia primero, las luchas intestinas después y por último el cambio de propietarios del campo de Don José Colobrán, contribuyeron a la disminución de la población y finalmente a la desaparición de la Vice-Parroquia de Alcaraz.

El renacer del Templo

En 1928 comienzan los trámites para pedir una nueva capilla, el señor Bertocchi ha ofrecido un terreno en un buen lugar donde hay escuela, telégrafo, correo y van a construir un surtidor de agua dice la carta del padre José Joannas.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido

Años después, en homenaje a este primitivo templo de Alcaraz norte, se decide la construcción de uno nuevo que tendrá como patrona a Nuestra Señora de los Dolores.

Fue así como el 9 de julio de 1951 según el acta firmada por los miembros de la comisión se dispuso la edificación de la nueva capilla. Consta aquí, que es el mismo lugar donde estuvo el Oratorio de Francisco Andreu y Colobran, elevado por el Obispo Mons. Lue y Riega a Curato de los Dolores de Alcaraz.

El 26 de ese mes, se colocó la piedra fundamental y fue bendecida por el obispo Mons. Guilland, actuaron como padrinos Celia Raquel Elena y Antonio Cereza.

La obra se inició el 27 de octubre de 1952 por el albañil Francisco Pasutti, hijo, quien donó su trabajo. También trabajaron Eduardo Kolman y Pastor Sosa.

En otra correspondencia de este legajo, dice que solo hay rastros de cimientos de la anterior capilla y que se pondrán en la nueva para dar mayor solemnidad a la nueva construcción.

Artículo anteriorLa Palabra de Dios como un canto a varias voces
Artículo siguiente¿Probar informáticamente la existencia de Dios?
Correntina, casada y madre de tres hijos... todos varones. Profesora en Bibliotecología y en Discapacitados Visuales. Soy la encargada del Archivo Arquidiocesano de Paraná. Me encanta la historia e investigar documentos. Y aquí estoy… haciendo las dos cosas que más me gustan.