La acción del tentador es sigilosa… pero constante. Y, aunque algunos lo quieran negar, existe y actúa alrededor nuestro. La misión de Jesús tiene que ver con los desastres que el diablo hizo en la historia de la humanidad.

Iguana

Jesús nos advierte dos cosas. La primera es que él realizaba exorcismos… así que estos ritos no son producto de una «mentalidad medieval». Y, además, advierte sobre la vigilancia que hay que tener frente a la acción del enemigo en las cosas aparentemente «triviales» de nuestra vida. Sobre eso hablo en este video:

 

¿Vos usás de esas cosas que le abren la puerta al maligno?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorOrar con insistencia
Artículo siguiente101 propuestas para renovar las parroquias
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!