Yo quiero ser Diputado

434

Mañana cierran las listas de candidatos para las próximas elecciones nacionales en la Argentina. Yo no quiero ser Diputado, pero es el título de una canción que me vino a la memoria hace un rato. Fue cuando recibí uno de los tantos correos que, si bien no son spam, tienen un contenido con errores. Este, concretamente, traía un poema atribuido a Fray Junípero Serra (1713-1784). Pero el autor es mucho más contemporáneo: José Aguilar Jurado, conocido por su seudónimo Fray Josepho de la Tarima. Más allá del autor… lo que dice está muy metido en el imaginario del argentino (aunque esté hablando de los españoles… de España). Se titula “Déjame dormir, mamá” y dice así:

Hijo mío, por favor,
de tu blando lecho salta.

Déjame dormir, mamá,
que no hace ninguna falta.

Hijo mío, por favor,
levántate y desayuna.

Déjame dormir, mamá,
que no hace falta ninguna.

Hijo mío, por favor,
que traigo el café con leche.

Mamá, deja que en las sábanas
un rato más aproveche.

Hijo mío, por favor,
que España entera se afana.

¡Que no! ¡Que no me levanto
porque no me da la gana!

Hijo mío, por favor,
que el sol está ya en lo alto.

Déjame dormir, mamá,
no pasa nada si falto.

Hijo mío, por favor,
que es la hora del almuerzo.

Déjame, que levantarme
me supone mucho esfuerzo.

Hijo mío, por favor,
van a llamarte haragán.

Déjame, mamá, que nunca
me ha importado el qué dirán.

Hijo mío, por favor,
¿y si tu jefe se enfada?

Que no, mamá, déjame,
que no me va pasar nada.

Hijo mío, por favor,
que ya has dormido en exceso.

Déjame, mamá, que soy
diputado del Congreso
y si falto a las sesiones
ni se advierte ni se nota.
Solamente necesito
acudir cuando se vota,
que los diputados somos
ovejitas de un rebaño
para votar lo que digan
y dormir en el escaño.
En serio, mamita mía,
yo no sé por qué te inquietas
si por ser culiparlante
cobro mi sueldo y mis dietas.
Lo único que preciso,
de verdad, mamá, no insistas,
es conseguir otra vez
que me pongan en las listas.
Hacer la pelota al líder,
ser sumiso, ser amable
Y aplaudirle, por supuesto,
cuando en la tribuna hable.
Y es que ser parlamentario
fatiga mucho y amuerma.
Por eso estoy tan molido.
¡Déjame, mamá, que duerma!

Bueno, te dejo, hijo mío.
Perdóname, lo lamento.
¡Yo no sabía el estrés
que produce el Parlamento!

Este texto me hizo acordar una canción de Orlando Vera Cruz, que escuchara hace varios años en el Festival del Ternero en Feliciano (promediando los años ’90). Encontré esta versión en youtube por Gustavo Guichón:

Si alguien quiere leer la letra lo puede hacer en esta dirección. Como (repito desde mi memoria) decía Orlando al presentar su canción: “sabemos que hay diputados serios que hacen muy bien su trabajo y son entregados por entero a su función; pero esta canción es para esos otros que también conocemos…” .

Mañana se oficializan las listas para las elecciones. Espero que nos comiencen a llover las propuestas de los candidatos… Si también estás esperando lo mismo, sumate a este grupo de Facebook que he creado: “Yo quiero conocer las propuestas de los políticos antes de votar” (debés estar logueado). Difundilo entre tus contactos: cuantos más somos los que pedimos algo, más lo tienen en cuenta.

1 Comentario

  1. Pay Y Bien : padre realmente si fuera esto y en el fondo creo que si, tendrimos que pedir algun puestito tambien nosotros, bueno yo ya no estoy mas para eso, ni siquiera para diputada, ya que mi salud esta diciendo che preparate que nos vamos, si estoy como para diputar que si soy o no soy del partido que tenemos o resitar lo que escribo usted de ese autor o cantar. la verdad que el que puede seguro que pega el mordicaso, sea del partido que sea, pero para el humor y reir esto esta muy bueno…

    mis bendiciones y buen fin de senana.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí