Voracidad y perfidia

306

Las actitudes de la voracidad y perfidia son propias del corazón endurecido. Cuantas veces criticamos a los demás por pequeñeces y no nos damos cuenta de lo que pasa en nuestro interior.

Meditación del Evangelio de Hoy: Lucas 11,37-41

Cuando terminó de hablar, un fariseo lo invitó a cenar a su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa. El fariseo se extrañó de que no se lavara antes de comer.

Pero el Señor le dijo: “¡Así son ustedes, los fariseos! Purifican por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia. ¡Insensatos! El que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro? Den más bien como limosna lo que tienen y todo será puro.”

Una reflexión en video

 

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.