El Papa Francisco invita en este mes del Sagrado Corazón de Jesús a orar por nuestros sacerdotes:

«Recemos por los sacerdotes para que, con la sobriedad y la humildad de sus vidas, se comprometan en una solidaridad activa, sobre todo, hacia los más pobres.»

Acerquémonos a uno de los muchos párrocos que trabajan en nuestras comunidades. ¿Qué da sentido a su vida? ¿A quién dedican su servicio? ¿Por qué se entregan tanto?

Jesucristo es el centro de sus vidas, y quieren vivir según su estilo. No es fácil vivir la «simplicidad evangélica», que entiende y practica todas las cosas en clave de misericordia, cercana a los más pobres.

“Quiero pedirles que dirijan su mirada a los sacerdotes que trabajan en nuestras comunidades. No todos son perfectos, pero muchos se la juegan hasta el final ofreciéndose con humildad y alegría. Son sacerdotes cercanos, dispuestos a trabajar duro por todos. Demos gracias por su ejemplo y su testimonio. Recemos por los sacerdotes para que, con la sobriedad y la humildad de sus vidas, se comprometan en una solidaridad activa, sobre todo hacia los más pobres.”

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí