Un sí a la vida

363

Es el mensaje claro que nos deja la Inmaculada Concepción de María. La fiesta que celebraremos este 8 de diciembre. Para entenderlo debemos meditar en las dos partes del titulo mariano.

Inmaculada

Un título que lo entendemos sólo desde la teología. Es decir, desde el misterio de Dios que se ha manifestado. Significa que María no tiene la mácula (mancha) del pecado original desde el instante mismo de su concepción. Al respecto el Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña:

Para ser la Madre del Salvador, María fue “dotada por Dios con dones a la medida de una misión tan importante” (LG 56). El ángel Gabriel en el momento de la anunciación la saluda como “llena de gracia” (Lc 1, 28). En efecto, para poder dar el asentimiento libre de su fe al anuncio de su vocación era preciso que ella estuviese totalmente conducida por la gracia de Dios.

A lo largo de los siglos, la Iglesia ha tomado conciencia de que María “llena de gracia” por Dios (Lc 1, 28) había sido redimida desde su concepción. Es lo que confiesa el dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1854 por el Papa Pío IX:

«… la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda la mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano (Pío IX, Bula Ineffabilis Deus: DS, 2803).

Esta “resplandeciente santidad del todo singular” de la que ella fue “enriquecida desde el primer instante de su concepción” (LG 56), le viene toda entera de Cristo: ella es “redimida de la manera más sublime en atención a los méritos de su Hijo” (LG 53). El Padre la ha “bendecido […] con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo” (Ef 1, 3) más que a ninguna otra persona creada. Él la ha “elegido en él antes de la creación del mundo para ser santa e inmaculada en su presencia, en el amor” (cf. Ef 1, 4).

Los Padres de la tradición oriental llaman a la Madre de Dios “la Toda Santa” (Panaghia), la celebran “como inmune de toda mancha de pecado y como plasmada y hecha una nueva criatura por el Espíritu Santo” (LG 56). Por la gracia de Dios, María ha permanecido pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida. (490-493)

Concepción

Pero es importante no perder de vista la segunda parte del título mariano. María comienza a ser María desde el momento mismo de su concepción en el seno de su madre Ana. Y esto es un mensaje muy importante para  quienes propiciamos una cultura de la vida que respete a todo ser humano.

¿Es esta una postura religiosa que viene de creer ciegamente un dogma e intentar imponerlo a los demás? No. Esta segunda parte del título mariano hace referencia a una verdad humana a la que podemos llegar desde la ciencia. No hace falta ser creyente para maravillarse de la evolución humana en el vientre materno. Les comparto este video que habla sobre ello:

http://www.youtube.com/watch?v=tvikQMfKPxM

Y una pregunta que dejo para los partidarios del aborto (incluso los que hablan de hacerlo a mujeres violadas o discapacitadas): ¿en qué parte del video Ud. opina que se debe detener el proceso comenzado con la unión del ovulo y el espermatozoide?

1 Comentario

  1. Buenísimo, me emociona mucho por nuestro Bautista. Poder verlo en el vientre con todos sus defectos y tenerlo ahora aunque con defectos pero con VIDA.

  2. Gracias Padre por ayudarnos a comprender este misterio, lo comparto en mi face. Dios lo bendiga mucho!!

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí