Siempre necesitamos abrirnos al amor divino para que su presencia sanadora nos transforme. Y el tiempo de Adviento es tiempo de gracia para esto.

misericordia

Hoy la iglesia hace esta oración en la Misa:

«Señor y Dios nuestro,
muestra tu poder y ven a socorrernos con tu fuerza,
para que tu misericordia nos conceda
lo que nuestros pecados nos impiden alcanzar.»

En este video hago una breve explicación:

Abracemos la misericordia divina.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorTu poder divino nos prepare
Artículo siguienteTu protección nos libre
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!