Traducción argentina al Misal Romano

433

Hoy estuve de reunión de presbiterio todo el día. El motivo fue la presentación de la traducción argentina al Misal. El sacerdote benedictino Rubén Leikam, uno de los traductores, nos contó el trabajo de veinte años que realizó un grupo de Obispos junto a peritos en liturgia, biblia, teología y pastoral. Pudimos comprobar que no es muy fácil poner en lenguaje actual textos en latín. Y, mucho más, cuando se intenta no solo ser fiel a ese texto sino a la tradición de 2000 años que tiene la Iglesia en lo concerniente a fe y oración.

Ya les voy a ir contando algunas cosas. Hoy sólo quiero transcribirles como quedarán las fórmulas de la consagración del pan y del vino. Ya les había adelantado que tendría dos cambios. El primero era el uso del ustedes en lugar del vosotros (cambio que ya se había realizado en el resto del misal). El segundo era el “por muchos” en lugar de “por todos”. Quedó así para el pan:

TOMEN Y COMAN TODOS DE ÉL,

PORQUE ESTO ES MI CUERPO,

QUE SERÁ ENTREGADO POR USTEDES.

Y para el vino:

TOMEN Y BEBAN TODOS DE EL,

PORQUE ESTE ES EL CALIZ DE MI SANGRE,

SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,

QUE SERA DERRAMADA

POR USTEDES Y POR MUCHOS

PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.

HAGAN ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.

Cabe acotar algunas cosillas. Con respecto al uso de ustedes, ha sido aprobado por el Papa para el uso ordinario en Hispanoamérica. Dos Conferencias Episcopales han decidido continuar usando el vosotros. Una, la Colombiana, que posee una traducción propia del Misal. La otra es la Conferencia Episcopal Chilena. Esta última usará el Misal con la traducción argentina completa, salvo la fórmula de la Consagración. Para esto se imprimieron misales con esta salvedad.

Con respecto al uso de “por muchos” en vez de “por todos”, recordemos lo que se dijo (sobre todo en los comentarios) de una entrada anterior sobre este tema. Este cambio no es un capricho episcopal, sino que es una directiva de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, del Vaticano. Quisiera copiarles una parte de la carta del Cardenal Arinze sobre este tema:

1. El texto, correspondiente a las palabras pro multis, entregado por la Iglesia a lo largo del tiempo –que constituye la fórmula que ha sido de uso en el Rito Romano desde los siglos más tempranos- en los últimos 30 años o término cercano, en algunos textos aprobados en lengua vernácula ha sido traducido en el sentido interpretativo de “por todos”, “for all”, “per tutti”, o equivalentes.

2. No hay duda, en cualquier caso, sobre la validez de las Misas celebradas con el uso debidamente aprobado de la fórmula que contiene una formula equivalente a “por todos”, como la Congregación para la Doctrina de la Fe ha declarado ya. Verdaderamente, la fórmula “por todos” seguramente correspondería a la intención del Señor expresada en el texto. Es dogma de fe que Cristo murió en la cruz por todos los hombres y mujeres (cfr. Jn 11,52; 1Cor 5,14-15; Tit 2,11; 1Jn 2,2).

3. Hay, sin embargo, muchos argumentos a favor de una traducción más precisa de la formula tradicional pro multis:

a. Los Evangelios Sinópticos (Mt 26,28; Mc 14,24) hacen una referencia específica a “muchos” (la palabra griega transliterada sería polloi) por los cuales el Señor está ofreciendo el Sacrificio, y estas palabras han sido remarcadas por algunos eruditos bíblicos relacionándolas con las palabras del profeta Isaías (53,11-12). Sería completamente posible que los Evangelios hubiesen dicho “por todos” (por ejemplo, cfr. Lc 12,41); pero, la fórmula de la narración de la institución dice “por muchos”, y estas palabras han sido fielmente traducidas por la mayoría de las versiones bíblicas modernas.

b. El Rito Romano en latín siempre ha dicho pro multis y nunca pro ómnibus en la consagración del cáliz.

c. Las anáforas de los distintos ritos orientales, sea el griego, el siríaco, el armenio, el eslavo, etc. Contienen fórmulas verbales equivalentes al latín “pro multis” en sus respectivos idiomas.

d. “Por muchos” es una traducción fiel de “pro multis” en tanto que “por todos” es más bien una explicación más adecuada a la catequesis.

e. La expresión “por muchos”, mientras permanece abierta a la inclusión de cada uno de los seres humanos, refleja, además el hecho de que esta salvación no es algo mecánico, sin el deseo o la participación voluntaria de cada uno; por el contrario, el creyente es invitado a aceptar por la fe el don que le es ofrecido y a recibir la vida sobrenatural que es dada a los que participan del misterio, viviéndolo en sus vidas de modo tal que sean parte del número de los “muchos” a los que se refiere el texto.

f. En concordancia con la Instrucción Liturgiam Authenticam, ha de hacerse un esfuerzo para ser fieles a los textos latinos de las ediciones típicas.

La nueva traducción entrará en vigencia el 15 de Agosto. A partir del primer domingo de Cuaresma de 2010 (21 de febrero) esta nueva traducción será obligatoria en todo el territorio argentino, afectando la licitud la celebración de la Misa con el Misal actualmente en uso.

Un dato: todavía no se sabe si estarán los misales para el día 15. La razón: fueron impresos en España y están varados, hace varios meses, en la aduana argentinos…

1 Comentario

  1. El “por muchos” o el “por todos” son, efectivamente, válidos ambos desde su perspectiva. La Sangre de Cristo fue derramada para la salvación de “todos” los hombres aunque serán “muchos” (no todos) los que se salven (en concreto, que aprovechen la sangre divina derramada). Es decir, el “por todos” es potencialidad, el “por muchos”, acto (dicho en filosófico). Ahora, creo que el cambio de fórmula en su momento (es decir, traducir por todos y no por muchos una fórmula tan cristalina como “pro multis”) y su corrección actual obedecen a un fondo teológico que tiene que ver, por ej., con la equiparación de la historia de la salvación con la historia de la humanidad, el infierno vacío, etc, todas ideas que dislocan la Teología católica de la salvación y la Gracia. Por este motivo (además de ser el “por muchos” la traducción literal y exacta del pro multis) me parece que es muy benéfica y apropiada la corrección.

    En cambio el “ustedes” por el “vosotros”, si bien es más consecuente con la traducción general (que tampoco me gusta por razones análogas) no me gusta. Y es que el vosotros en la consagración marcaba un cambio de tiempo y de lenguaje que resaltaban la importancia y sacralidad de la consagración. Pero calculo que los que lo hicieron entienden bastante más que uno de estas cosas…

    Respetos.

    Natalio

  2. Hace varios meses he notado que mientras en algunos templos se utiliza el "Ustedes" para toda la liturgia menos para la fórmula consagratoria (que se sigue recitando en la versión castiza) , en otros se extiende el uso también a dicha fórmula pero se conserva el "por todos" , es decir se dice la siguiente fórmula :

    Tomen y beban todos de él,
    por que este es el cáliz de mi sangre,
    sabgre de la alianza nueva y eterna,
    que será derramada
    por ustedes y por TODOS los hombres
    para el perdón de los pecados.
    Hagan esto en conmemoración mia.

    Es decir se introduce una parte de las reformas y otra no.

    Esto me plantea ciertas dudas :

    ¿El uso del vosotros o el ustedes está reglamentado por la autoridad eclesiástica?.

    ¿Está reglamentado para toda la misa menos para la fórmula consagratoria?

    ¿No está reglamentado y puede utilizarse indistintamente cualquiera de las dos formas?

    En el caso que estuviese reglamentado, si la fórmula "oficial" no se pronuncia exactamente, palabra a palabra, ¿Se produce de todos modos la transustanciación?

    ¿La fórmula de la consagración se ha vuelto una especie de "menú a la carta" que depende de cuan "progre" o "tradicionalista" sea el sacerdote ?

    Realmente este tipo de cuestiones y dudosas innovaciones solo traen confusión y quisiera la opinión del padre Fabián al respecto.

  3. Hernán: desde hace ya varios años que se puede usar el ustedes en vez del vosotros en toda la liturgia eucarística. Si no se hizo ese cambio con las palabras de la consagración es porque se necesitaba para eso un permiso expreso de Roma. Ese permiso ya fue concedido y, desde el 15 de agosto se podrá usar en la formula que faltaba. A partir del 21 de febrero, en Argentina, ese cambio será obligatorio.

    Usar una fórmula que no es la aprobada (tengo entendido, si me equivoco me corriges) afecta la licitud pero no la validez de la consagración. De hecho, hay una vieja discusión sobre si la consagración se realiza en el momento de la epíclesis (rito oriental) o en el relato (rito romano).

    Más allá de eso, creo que debemos tratar de celebrar en comunión con toda la Iglesia, como la Iglesia pide.

    Busque en el Código de derecho canónico algo sobre la validez o la licitud, pero no hace referencia al tema. Solamente, en el canon 928, dice “La celebración Eucarística hágase en lengua latina, o en otra lengua con tal que los textos litúrgicos hayan sido legítimamente aprobados”.

    Y, con respecto a esa aprobación, dice la Instrucción Eucharisticum mysterium: “A excepción de la suprema autoridad de la Iglesia, y según el derecho, a excepción del Obispo y de las Conferencias Episcopales, a nadie le es permitido, ni siquiera al sacerdote, añadir, quitar a cambiar nada por propia iniciativa en la liturgia, particularmente en la celebración de la Eucaristía. Por tanto, los presbíteros se esfuercen por presidir la celebración de la Eucaristía, de modo que los fieles tengan conciencia de participar no en un rito determinado por una autoridad privada, sino en el culto público de la Iglesia, cuya dirección fue confiada por el mismo Cristo a sus Apóstoles y a sus sucesores.” (45)

    Las oraciones presidenciales (dentro de la cual se encuentra la consagración) no pueden ser cambiadas. Algo que si se puede hacer es adaptar pastoralmente las moniciones, como enseñan las prenotandas del Misal Romano (N° 31).

    Mi profesor de liturgia nos dijo que había que estudiar mucho sobre liturgia. Porque cuando uno sabía entonces podía usar de toda la riqueza que existe. Cuando no se estudia liturgia es cuando se comienzan a hacer pavadas. Esa es mi opinión frente a las cuestiones y dudosas innovaciones que traes a colación como preocupación. De la misma manera, pienso que muchos se escandalizan por supuestas innovaciones porque no saben nada de liturgia y les parece que son disparates algo que “nunca se hizo antes entre nosotros” (no digo que sea tu caso, porque no te conozco).

  4. Gracias Fabián has sido muy claro. Si no te entendí mal el permiso es a partir del 15 de agosto. La duda surgió por que , como advertía en el post vengo escuchando la fórmula con el ustedes hace mucho tiempo.
    Respecto a la escandalización por parte de los que no sabemos liturgia creo que es mas que lógico : Se escandaliza (tropieza con una piedra para ir a la etimología) aquel que ignora. Quién conoce sobre un tema , ve todo el camino y no tropieza ni se escandaliza. Como no podemos ser todos expertos en liturgia sólo nos queda nuestro sentido común para evaluar , mas allá del gusto o estilo que cada uno prefiera ,(En la diversidad de las creaturas está la gloria del creador)si determinadas palabras o modos litúrgicos constituyen abusos o no. En el caso por el que te preguntaba no sabía que pensar. Por suerte parece quedar claro según tu explicación que aunque se constituya un abuso o ilicitud la transustanciación ocurre permitiendo la comunión con toda la Iglesia como bien apuntás.
    Gracias por tu dedicación , te saludo en Cristo y María.

  5. Estimado P. Fabián:
    Esta "traducción" es otro gran desacierto de la Conferencia Episcopal, que traicionará tanto el sentido como la letra del Misal; además, introducirá novedades y, a su paso, perplejidades en lo más Santo que tiene la Iglesia en depósito o custodia. La Liturgia viene del Cielo y por eso, al Cielo vuelve. No se inventa, se acepta y se devuelve.
    Estas "traducciones" son desacralizantes porque, al vertir al lenguaje vulgar (no "vernáculo", como se dijese en Sacrosantum Concilium) acentuaráse la desacralización y la posibilidad nada remota de profanaciones y sacrilegios. Adviértase nomás, la posición que adoptan algunos files (y "fielas") en Misa, de la mano de cantos con música profana y letras chirles, y se entenderá lo que significa la profanación de la Sagrada Liturgia.
    La fórmula de la Consagración así traducida, ofrece singulares dudas sobre la validez misma de la realización del Sacramento, lo que no puede aventarse con un papirotazo de la autoridad y con un acto de mandonería vulgar y desesperado. Por eso, muchas conferencias episcoplaes hispanoparlantes decidieron no modificar las traducciones castizas de las fófrmulas sino en la correcta traducción del "pro multis", según lo mandado por la CCDyDS en septiembre de 2006.
    Veo esto como un verdadero paso atrás en la vida de la Gracia del Cuerpo Místico en la Argentina, que es el mayúsculo fin de la Iglesia aquí y en cualquier otra parte. La "comunión" horizontal es un fin secundario y casi, meramente humano, pero no sobrenatural, que sí lo es Misterio significado en la Sagrada Eucaristía.
    Por otro lado, la lengua española, la más rica de las lenguas vivas y posiblemente la más extendida del catolicismo, ha sido verdaderamente expoliada y despoblada, para esta pobrísima e infiel traducción que, demás está decirlo, no estuvo retenida solamente por cuestiones aduaneras argentinas, sino por motivos teológicos, en Roma, durante el lapso de tiempo que media del 2002 hasta … Dios sabe cuándo.
    Le pongo dos ejemplos y medio: en el "Sanctus", no se traduce "Señor Dios de los Ejércitos" (eso quiere decir "sabaoth"), sino cualquier invento, como por ejemplo, "Dios Nuesstro" o cosas por el estilo; en el Gloria, no se traduce "hombres de buena voluntad" sino "hombres que ama el Señor"; en el Credo, no se dice "consubstancial" con el Padre, sino "de una misma naturaleza" que el Padre, etc.
    El latín, como lengua muerta que es, no admite demasiadas "interpretaciones" ni acepciones a la hora de traducirlo; lo que, por otra parte, no corresponde al traductor, que debe limitarse a decir lo mismo que está puesto en latín en la lengua a la cual traduce, y no a recrear el texto. La comisión de "biblistas, teólogos", (no se anuncia ningún latinista, vea Ud.) y demás etcéteras, denuncia mucho más la intención de recrear el texto típico, que de traducirlo. Y en efecto, es lo que ha sucedido.
    Ahora, mucha gente ha dejado de ir a Misa escandalizada por estas novedades; imagínese lo que será en poco tiempo más con esta nueva muestra de desaprensión episcopal. Y ni soñando esperará uno que se dé alguna de estas 3 posibilidades, sugeridas por N. S. Jesucristo mismo, a saber:
    a) Que dejando a todas la ovejas en el redil, saliesen los pastores a buscar a los escandalizados que ya no van a Misa y realicen algo eficaz para que vuelvan, en vez de pensar ¡qué se embromen por … desobedientes!, como me dijo a mí alguno que otro eclesiástico.
    b) Que como indican y mandan el cánon 928 CIC, la reciente Exhortación Apostólica <a href="">Sacramentum Caritatis</a>, nº 62, y otros centenares de documentos pontificios más, se rece la Santa Misa en latín, o al menos la Plegaria Eucarística completa, para eclipsar las justas dudas de los fieles. Y son "justas", por que como Ud. mismo admite, participan de ellas conferencias episcopales enteres de otros países cuyos obispos tienen innegablemente mejor formación teológica que los de por aquí. O bien:
    c) Que por amor a Cristo, a la Iglesia y a los fieles que Dios les ha confiado (y cuya cuenta les va a pedir) se instituya en cada templo argentino al menos una Misa diaria rezada (no "presidida") con alguna traducción despojada de la ordinariez de la presente (la colombiana es muy buena, según dicen, y la española, pasable) o directamente en Latín.
    También sería bueno (y acá no sé cómo será esta edición actual) que se supriman definitivamente las "Plegarias" y prefacios no autorizados en la Edición Típica del Misal Romano y de reciente incorporación a las ediciones nacionales y que, tengo entendido, provienen de la Conferencia episcopal suiza, y no cuentan con la aprobación de la Santa Sede.
    Estudiar algo de Liturgia, introducción a la Teología o alguna disciplina eclesiástica, en la Argentina supone un calvario mayúsculo, por que se tiene noción del desastre que se está haciendo aquí. Sin renunciar al derecho de elevar las miras de esta afirmación, el domingo pasado el celebrante dijo, en medio de la Misa ("nadie quite ni agregue nada….") que, <b>cumpliendo con las normas dictadas por el Gobierno nacional, se trataría de repartir la Comunión en la mano …</b>, etc.
    Por no permitir la intromsión del "Gobierno nacional" en la Liturgia Sagrada, cuenta la Iglesia sus mártires por miles; y este pobre insensato nos quiera obligar a todos a apostatar así como así… ¿Apostatar? Esto se lo dejo para otra vez.
    Lo presente basta para explicar mi más profundo disgusto y tristeza con esta nueva traducción que, habiendo conocido ya por algunos anticipos, será indudablemente causa de más confusión y pérdida de la Fe íntegra y verdadera.
    Suyo affte. en Xto. N. Señor, en el día de la Asunción de nuestra Madre del Cielo
    Ludovico ben Cidehamete