Sueño con el país de Quilín

359

Hoy pensaba pulsar las teclas para contarle algo de la monotonía (preciosa) de la vida del Monasterio. Es más, pensaba compartir algunas líneas… tal vez alguna foto… de una “amiga” que se pasea un tanto descocada todas las tardes frente a mi ventana (acaba de pasar hace unos minutos).

Pero…  mi genio me superó. Me voy a meter en la realidad (aunque a MEP no le gusten este tipo de entradas). Y lo voy a hacer porque hay una (sana) envidia en mi corazón. Me puse a soñar con la República de Quilín (qui-lin… do sería). Este país sería un lugar donde sus habitantes no necesariamente piensen lo mismo, pero se respeten por sus ideas. Que se discutan ideas pero no se agredan o rebajen a las personas. Que el adversario no sea un enemigo, vendepatria cipayo que se olvida del pueblo (que lo representa quién está al frente del poder… por supuesto). Que sepamos respetar las ideas del otro, pero que no nos quedemos de brazos cruzados sin proponer las nuestras. Y, menos aún, que nos quedemos de brazos cruzados porque esperamos que algún lider carismático nos solucione la vida.

Epa… dirás… ¿y todo esto? ¿a qué viene?

Es que me muero de envidia. No se los voy a contar directamente. Simplemente lean este link de La Nación (si se rompe el link, me avisan en los comentarios que lo repongo). Después de leerlo, no me digan que no es para envidiar e imitar.

Hagamos un juego de imaginación. 7 de Noviembre de 2011. 9.30 hs. ¿Se imaginan a la Señora Presidente de los Argentinos recibiendo a X que le ganó en el ballotage a Z para saludarlo, felicitarlo y acordar una transición ordenada? (en X o en Z pongan algunos de estos nombres: Cobos, Morales, Carrió, Macri, Solanas, De Narváez, Solá, Dualde, Das Neves, Reutteman, o el que surja en este tiempo). YO NO. (En realidad, lo que presiento es una Cadena nacional que diga que perdimos pero ganamos en El Calafate… etc…)

No es que sea pesimista, pero si la situación generada en estos días por cuestiones de “caja” no nos mostraron a gente que desee hacer del consenso un camino de progreso… no creo que eso cambie mucho de aquí a dos años.

Junto a eso, tengo el presentimiento que lo que escribí alguna vez sobre el sentir de los argentinos frente a las elecciones, es algo que permanece. Es que La República de Quilín es todavía un gran sueño. Hoy vivimos en la República de Mago Ya (a la que le cantamos bastante seguido).

Ah… les debo la entrada con una foto de mi “amiga”. Está pasando de nuevo .

1 Comentario

  1. Padre, he vuelto a leer sus publicaciones después varios meses de estar "perdida ".

    Muy lejos de Quilín (y no sólo porque ignoro su ubicación política – Nota 1) “Diversidad, tolerancia, y alteridad”, son tres conceptos que han sido “las vedette” de la última década, (y aquí la comparación con su vecina) no sólo en el ámbito de la educación, en el cual me vinculo profesionalmente, sino en todo lo que hace a la vida en sociedad.
    Dicha distancia tiene que ver, precisamente, con que son términos especialmente presentes en los discursos de quienes legislan, “ejecutan y decretan” las normas y leyes del país.
    Muchas veces, la Republica de Mago Ya maquilla ciertas formas de control de lo diverso, para mantener el orden, porque sin orden, sin control, sin rutina, su objetivo, se le escapa de las manos. La república de Mago Ya está en una continua tensión paradójica: brinda un discurso que implica trabajar dentro de un marco auténticamente democrático, personalizado y personalizante, justamente, cuando “en el año del Bicentenario” no ha podido – ni querido formar ciudadanos autónomos.
    La República de Quilín NO se rige por los paradigmas de la incertidumbre y las paradojas.

    Ah, a mi interpretación, injusticia, exclusión, autoritarismo son como su "amiga descocada” que todos los días pasa- y posa – en nuestra ventana electrónica, en las noticias, y en cada golpe de puertas de una madre des-esperada, en cada esquina haciendo malabares con la niñez y la adolescencia.

    Nota 1: intencionalmente uso ese término, ya que muchos ciudadanos “ignoramos/no conocemos” que en la realidad concreta, la de todos los días, la de nuestros ambientes sean los términos nombrados los que tengan mayor vigencia. La distancia tiene que ver con una la incertidumbre existencial.

  2. Padre:
    Francamente, yo tampoco espero que en la Argentina pase algo similar pero no sólo por las actitudes de la clase política-que deberían ser modelos en ésto- sino por las de muchos argentinos, entre los que me incluyo, ya que nos falta ejercitar mucho la capacidad de escuchar y respetar la opinión del otro y sobre todo la persona del otro. Además, nos "brotamos" cuando perdemos en algo y más si es un cargo.

  3. De verdad no me acuerdo si me gusta o no que hables de estos temas..ja..ja.. Pero es bueno tener disparadores para que los hermanos opinen y/o reflexionen.
    Yo la verdad estoy un poco cansada, parecemos un ovillo de lana en las garritas de un gato juguetón, cada vez mas enredados.
    Esto no signiofica que no me preocupe, que rece y que haga todo lo que está a mi alcance. Dios bendiga a esta Argentina que tanto amo.

  4. Hola Padre:
    Todo ¡¡¡igualito que nuestra presidenta???. Vivimos todos los días con el ¡¡¡mago ya!!!. "Quilin sería"…Solo Dios lo sabe. Por ahora con tanta calor por estas zonas, solo pensamos en la brisa fresca que nos manda la Presidenta cada mañana, con su abanico de nuevas noticias. Esta mañana nose porque me vino a la mente la canción del Mundo al Reves, y por un momento me puse a pensar…y alguien en mi interior me dijo-¡ no pienses, actua, trabaja, y sueña por un mundo mejor para todos, no olvides que para Dios no hay imposibles,entonces tome mi bolso,algunos billetes y para bendicion del día el carnicero me dejo el kilo de alitas a $4,50, cuando me solia cobrar $6,00, lleve 2 kilos y medio y puder brindar a mis 20 abuelos un rico arroz con alitas.¡¡Mire si hoy no es un día Quilin…y como diria un peli por ahi ¡¡¡la…que vale pena estar vivo!!! ¡¡¡y caminar junto a Cristo por un mundo mejor!!!. Bendiciones para todos como siempre,abrazos y besos junto a Cristo.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí