Si esto ocurre en Entre Ríos será culpable usted Gobernador Uribarri

389

Los Obispos de toda la provincia se lo advirtieron. Le recuerdo una frase de dicho texto:

Como Obispos de la Provincia, deseamos compartir estas reflexiones nacidas del estupor por una sorpresiva disposición del Ministerio de Salud. En efecto, por Resolución N° 974 del mencionado organismo provincial (Boletín Oficial del 4/V/2012) se aprueba la “Guía de Procedimientos para la atención de pacientes que solicitan prácticas de aborto no punibles”.

No podemos menos que expresar el asombro y el dolor que nos ha provocado esta rápida decisión normativa, que atenta contra el bien de la vida por nacer.

Instalado el “protocolo” la intelligentzia progresista buscará publicitar casos testigos que, convenientemente dosificados por los medios, instalaran un supuesto “clamor popular” en favor de la despenalización total del aborto. ¿Exagero? Si le parece a alguno que esto es propio de la afiebrada mente de un “fanático religioso“… entonces entérese sobre lo que ha ocurrido en El Calafate (queda en la provincia de Santa Cruz… port si algún distraído no conoce a los personajes que tienen propiedades en esa zona).

Notivida (informe 835) nos anoticia así:

Días atrás, una adolescente de 16 años amparada por sus padres, solicitó que le practicaran un aborto en el Hospital de El Calafate, Santa Cruz, donde vive. El embarazo que cursa era, supuestamente, producto de una violación. La secretaria de Desarrollo Social del Municipio, Norma Costa, acompañó a la joven y a su familia en el reclamo.

Los médicos del Hospital se negaron a practicar el aborto y la oficina de Protección a la Niñez y Adolescencia del Municipio hizo una presentación para evitar que el caso se judicialice. El juez de instrucción penal Carlos Narvete, haciéndose eco del pronunciamiento de la Corte en el caso “F., A. s/ medida autosatisfactiva”, desestimó la judicialización y exhortó al director del hospital local y al ministro provincial de Salud, Daniel Peralta, “a hacer operativo en forma urgente el protocolo hospitalario para la concreta atención de los abortos no punibles”, enmarcando en ellos el caso de la joven.

Pues bien… el portal de noticias Ahora Calafate nos actualiza la información titulando “Lo de la violación no fue verdad“. Les copio toda la noticia para que no crean que es una interpretación mía sobre el asunto:

La familia que había pedido el aborto no punible en base a una violación, renunció a ese derecho al descubrirse que el caso no existió. En el juzgado se conoció otra historia. El Protocolo de reciente aplicación en Santa Cruz debe ser perfeccionado.

Otro vuelco dio el caso de la chica que con su familia había pedido el aborto no punible, para interrumpir un embarazo de 8 semanas, producto de una supuesta violación.

Horas atrás se conoció que la violación no existió, y que ese dato fue lo que originó la renuncia de la familia a continuar con la solicitud.

Inicialmente se había sabido que los padres habían comunicado su decisión de renunciar al aborto, horas antes que esta se pudiera practicar, por no querer seguir retrasando un viaje a Bolivia, el que debían realizar por cuestiones de la grave enfermedad de un familiar.

Pero periodistas de este portal conocieron que la razón fue otra. El miércoles, previo a la renuncia, la chica fue sometida a una entrevista con una psicóloga del juzgado de instrucción penal. El objetivo era que la joven contara el hecho de la violación.

Si bien en un primer momento la menor mantuvo la versión de la violación, el final de la entrevista cambió la historia, y habría admitido que el hecho no existió.

Para los funcionarios la pericia llamada “cámara gesel” es una prueba contundente, cuyo resultado es que no existió la violación y que en cambio habría existido una relación sin violencia, con un adulto del entorno familiar, con el que no tiene lazos de sangre.

Los padres se habrían enterado por boca de los funcionarios judiciales de la verdadera historia.

Ya a esa altura de las cosas en el juzgado advirtieron a la familia que el aborto no debería llevarse adelante, ya que está contemplado sólo para casos de violaciones, mujeres dementes o cuando existe riesgo de vida para la madre. Avanzar en ese sentido podría haber sido configurado como un delito.

Fue así como los padres comunicaron la decisión de renunciar al aborto no punible, para luego viajar a Bolivia.

 Caso testigo

El caso que ya no tiene causa penal de investigación de abuso sexual, ni pedido de aborto no punible queda como importante precedente en toda la provincia. Fue a razón de estos sucesos que el gobierno provincial decidió agilizar la vigencia de un Protocolo Médico para los casos de abortos no punibles, como lo había exhortado la Corte Suprema en el mes de marzo.

Pero además deja en duda la efectividad de este mismo protocolo. La reglamentación es igual a la empleada para la Nación. Una supuesta víctima de violación debe firmar una declaración jurada expresando su deseo de abortar y justificando que fue violada. El protocolo no exige nada mas. Ni denuncia ni investigación penal, ni estudios psicológicos o clínicos para constatar que la violación realmente existió.

El caso de esta ciudad tuvo una denuncia en la fiscalía por la supuesta violación, pero de no haber existido, hubiese dado igual.

Fue justamente la denuncia penal la que permitió conocer que la violación había sido un invento, y que se realizaría un aborto con una mentira como sustento.

Para varios profesionales del derecho, ese es el efecto que busca la Corte Suprema, abriendo una puerta y como mensaje al Congreso de la Nación para que se legalice y legisle el aborto.

Pero mientras tanto existe una reglamentación que regula el acceso a la interrupción del embarazo. Al que adhirió Santa Cruz parece mas que permeable y el caso de nuestra ciudad lo dejó en claro, por eso es que según supo Ahora Calafate, en sectores judiciales analizan opiniones públicas y hasta medidas para que el Protocolo de Santa Cruz tenga mayores requisitos.

Tome nota Señor Gobernador Uribarri: si ocurre algo así en Entre Ríos será porque un ministro de su gobierno ha puesto en vigor un protocolo que permite dejar libre en nuestras calles, sin investigar nada, a un violador que puede seguir con otras víctimas. Pero algo muchísimo más grave: sin nada más que una simple excusa se puede asesinar sin preguntar a un bebé en el seno de su madre.

Esos padres irresponsables se rajaron a Bolivia. Allí estarán lejos de los ojos de sus vecinos que ya saben muy bien que pasó. ¿Podrán escapara de la mirada del Dios Justo? ¿Escaparán de la Mirada Divina quienes se amparan en la ley para hacer desaparecer inocentes en el vientre de su mamá?

De nuestra parte, si ocurre entre nosotros el intento de un aborto por embarazo producto de violación: ¿qué haremos? Creo que tenemos que movernos legalmente para que no ocurra. Pero… así como dice el protocolo no se denuncia al violador (suponiendo que sea verdad la violación): ¿no deberíamos movilizarnos para pedir justicia para la joven ultrajada? Como para ir pensando.

(La ilustración está tomada del artículo “La «progrez» aterrorizada por el avance provida” de Infocatólica. Una tendencia mundial que seguro que entre nosotros también se está dando).

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí