Al final de los tiempos deberemos presentarnos frente a Dios. Todos. Y en ese momento los argumentos y las excusas no valdrán nada. Sólo tendremos en nuestras manos las obras que hicimos cada día de nuestras vidas.

purgatorio

Hay quienes entrarán al Reino de los Cielos. Otros se quedarán afuera.

Y algunos otros… bueno… sobre esos otros medito en este video:

 

No te quedés afuera.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorEl camino de la felicidad
Artículo siguienteDios busca al perdido
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!