Rumbo a España

496

Que si… que no… al final la Providencia arregló los tantos y parto el 15 de octubre. Les cuento con más detalles.

En la Convivencia con Pedro que asesorara en Tucumán surgió la posibilidad de ir como asesor o como servidor de dos Convivencias con Pedro que se realizarían en Badajoz, España. Les manifesté que me interesaba pero el problema era la cuestión económica: quienes participan deben solventar su viaje y yo este año no tengo un peso partido por la mitad. Me dijeron que si quería ir la Providencia se encargaría de lo económico.

A los veinte días me avisan que ya estaba solucionado el tema del pasaje, solamente faltaba mi sí definitivo. Les pregunté la fecha de partida y de llegada para dar una confirmación. Cuando me dijeron que partiríamos el 11 ó 12 de octubre… el problema ya era otro: el 13 de octubre es la fiesta patronal religiosa de mi parroquia y el 14 el almuerzo patronal. Para colmo… mi primera fiesta patronal en esta comunidad que ya me ganó el corazón.

A principios de agosto me estaban pidiendo una definición. Por la tarde, a eso de las 17.30 hs., estaba en mi habitación y me puse en oración. Le pedí al Señor que me diera una Palabra para poder discernir con claridad cuál era su voluntad. Invoqué al Espíritu Santo y tomé la Biblia para ver que me decía. Cuando estoy por abrirla suena el timbre de la casa. Dejo todo y voy a atender, preguntándome quién sería porque es muy raro que a esa hora ande gente (el Templo está abierto pero la Misa es a las 19.00 y la gente comienza a venir unos quince minutos antes). Era un grupo de unos 10 gurises que venía a pedir agua bendita. Nos pusimos a chichonear un ratito, les bendije el agua y se fueron. Yo, mientras subía la escalera, ya sabía que esa era la Palabra que Dios me había enviado. Cuando volví a mi habitación y abrí la Sagrada Escritura lo hice con la certeza de que Dios ya había hablado. Confirmó este presentimiento que la palabra que me dio no fue un texto bíblico sino un comentario introductorio a los viajes de San Pablo. Por la noche, luego de la Misa, en la reunión de Junta pastoral preparamos la Fiesta Patronal: fue una reunión muy linda y participada. Esto terminó de confirmar la Palabra que había recibido con el timbrazo de la tarde.

Al día siguiente llamé y comenté esta experiencia y les dije que Dios me quería en la Fiesta Patronal y no en España. Agradecía la invitación y a quienes financiaban el pasaje, pero sería en otra oportunidad. Todo esto lo hice con una entrega de corazón a la voluntad de Dios que me dio mucha paz en esta renuncia. Y me olvidé del tema.

A los veinte días me vuelven a llamar. Esta vez me dicen que sería bueno que vaya, por lo menos a la segunda de las Convivencias porque estaban necesitando reforzar el equipo. Yo les dije que mi problema no era el ir sino solamente el no estar en la Fiesta Patronal. Conclusión: me quedo a la Fiesta y parto al día siguiente a España.

A partir de ese momento comenzó una semana agitada. Un martes pedí hablar con el Obispo para que me autorice, pero recién tenía tiempo para una audiencia el miércoles de la semana entrante. Durante esa semana hablé con las autoridades del Seminario y del Instituto Fons Vitae, dónde doy clases, y en ambas partes se solucionó reubicando mis horarios. Mi Vicario Parroquial no tenía inconveniente para quedarse solo en la Parroquia… sólo faltaba la palabra definitiva del “jefe”.

Ese fin de semana fui a un Seminario de Presentación, para ingresar a la Comunidad de Convivencia con Dios (¡muy bueno!) y al final los hermanos me hicieron el envío a España. Les dije que rezaran y lo hicieran, pero era bajo condición porque faltaba la palabra última y definitiva que era la del Obispo. Lo hicieron igual y, cuando rezaban, alguien hizo referencia a un envío como el de Pablo por parte de la comunidad de Antioquía (¿les suena a algo que les comenté antes?).

El lunes me llamaron para decirme que había una promoción de pasajes y necesitaban comprarlos ese día. Les dije que de mi parte no había problemas… pero la reunión con el Obispo era el miércoles. Se arriesgaron y lo compraron.

El miércoles, con unos nervios bárbaros (y, dicho sea de paso, una gastritis que desde el lunes me estaba asolando) hablé con Mons. Puiggari. No sólo me autorizó sino que me alentó a realizar esta tarea. Me dijo que a él lo pone muy feliz cuando el clero sale de la Diócesis para prestar tareas sacerdotales temporales en lugares necesitados de atención espiritual (nuestro clero es numeroso y nos podemos dar este “lujo”). Me comentó que en la Semana Santa tres sacerdotes nuestros ayudaron en parroquias que no tenían atención: dos en Argentina y otra en Uruguay. Luego de que me dio el sí le dije que ya tenía el pasaje… suspiré cuando sonrió.

Todo esto me ha hecho crecer en la experiencia de la Providencia de Dios: cuando el quiere algo tenemos que abandonarnos en sus manos y dejar que las cosas sean como Él quiera. El se encarga de arreglar los tantos. Y así yo me quedé con “el pan y las tortas”: estoy en mi primera fiesta patronal pompeyana y, al día siguiente, parto a España. Espero que mi tarea allí sea de provecho espiritual.

1 Comentario

  1. Padre cuanto me alegra,si cuanta razon tiene que tenemos que dejar todo en manos de DIOS….el es el que tiene la ultima palabra, en eso no tenemos dudas el quiere todo lo mejor para nosotros ..ya cada uno tenemos nuestra mision aqui en la tierra y tenemos que estar contentos con esas hermosas bendiciones que el nos da…..padre le deseo todo lo mejor le mando lluvias de bendiciones y que DIOS hoy y siempre lo guie y lo acompañe mis cariños para usted ……y muy feliz veaje……

  2. Que alegría padre! y gran asesor para estos encuentros en España. Que sea un bendecido viaje y traiga luego experiencias para compartir! Desde Tucumán le mando un abrazo!

  3. Padre querido! Alabanzas a nuestro Dios providente, bendito sea Él que toma nuestro pequeño sí y lo transforma a una medida desbordante. Desde ya nos unimos en oración por los frutos de las convivencias en españa. Una preguntita al pasar … ya somos hermanos de comunidad? Siempre es una alegría saber de usted. Unidos en el corazón del Padre, lo abrazo.

  4. El martes pasado me dieron la bienvenida en la Fraternidad. El Seminario de presentación lo hice en La Paz (en el artículo está algo de la experiencia, relacionada con este tema). Es algo que venía masticando hace rato y en Tucumán lo terminé de decidir.

  5. Que bueno Padre recuerdo que comenzaste con las convivencias cuando estabas en San Cayetano. Comparto tu alegría un abrazo grande.

  6. Confirmo la ¨la Providencia de Dios¨, en 1997 estaba pasando un momento muy critico, hasta que llegue al limite de salir de mi casa dando un portazo, no mas de siete cuadras me detuve en mi vehículo y me puse en oración, sentí que el Señor me dijo que esta pasando, que estas haciendo….., yo pregunte si eras tu Señor y me contesto ¨si soy yo¨. entonces le respondí, Señor si eres tu dejo todo en tus manos, mi casa, mi trabajo, mi flia, todos mis bienes, mi salario etc, etc. yo no tengo nada todo es tuyo, se el administrador de mi vida y llévame donde tu quieras, a los quince días me proponen ir a la isla de Chipre, el 24 de dic de ese año yo partía desde Ezeiza a Chipre, y desde allí fui a Tierra Santa y Egipto, durante 6 meses que duro mi misión en esos lugares me deleite conociendo los caminos que el Señor Jesús y sus apóstoles recorrieron en sus misiones de llevar la ¨buena nueva de Dios¨
    Providencia, providencia, providencia. Buen viaje y que el Señor te bendiga. En unión con la Santísima Trinidad un abrazo. Julio

  7. Albricias por el viaje, pues -y de la mano de Santa Teresa.

    De qué Fraternidad se trata, si no es indiscreción?

  8. Fabián: no sólo tenemos a Dios de nuestro lado que nos da su providencia sino que ese ser especial que tenemos en el cielo seguro que hizo todos los tramites necesarios para que puedas viajar…te deseo lo mejor …tu hermana

  9. Pde. Fabián, después de muchas semanas me comunico, qué bueno que haya ingresado en las Convivencias con Dios, espero hacerlo en alguna ocasión. Recuerde que tengo un buen amigo virtual en Ctes. que forma parte y me gustaría presentárselo, si lo desea. Acabo de recomendar su blog a un sacerdote chileno (otro amigo virtual). Soy la misma de Mardel, aunque ahora estoy usando otra PC. Bendiciones y que su viaje de buenos frutos!

  10. Julio, qué interesante suena lo que contás, me gustaría saber más de tus misiones. Hay forma de contactarte? Bendiciones.

  11. Querido padre FABIAN que alegria,es un regalo hermoso, nuestros hermanos lo nacesitan DIOS NUESTRO PADRE LO ELIGIO,
    UN ABRAZO GRANDE.

  12. Que alegria me da Fabian, indudablemente la Providencia Divina siempre llega, te mando un gran abrazo y si Dios quiere antes de que te vallas paso a tomar uno mates.

  13. Hola Padre Fabian. Acá tiene un servidor en Madrid para lo que pueda necesitar durante su estancia en España.

  14. ave maria purisima!!!
    padre fabian bendiciones para ud,y todos los que viajan a españa, y que maria santisima nuestra madre lo lleve siempre por el camino de la fe,y al amor al prijimo que nos da en toda esta catequesis suya a traves del blog, gracias ,bendiciones !!!

  15. si por supuesto, este es mi correo juliomcabrera@hotmail.com bendiciones y espero noticias

  16. Buen viaje Fabián!!! y que el Espíritu Santo siga soplando con fuerzas en cada conviviente en tu servicio en España!!!!
    Comprometo a los jóvenes de la RCC en la arquidiócesis para que intercedan por los frutos de las CcD en España!!
    Abrazo y bendición!!!!

  17. Qué hermoso testimonio padre Fabián.
    Yo estuve con Ud. en la convivencia en La Paz este año , en septiembre.
    Soy directora de una escuela rural que también fui llamada por Dios para dejar todo y seguirlo.
    Un largo camino , requiere una larga fidelidad, Aqui estoy , para cumplir con su voluntad.
    bendiciones multiplicadas.
    oraré por usted.
    Ana

  18. Bendita Providencia que permitió compartirlo con los hermanos de España. Por gracia de Dios ambos compartimos el equipo de CcPe de Venado Tuerto y se las maravillas que hizo el Señor por su intermedio. A mi me convocaron para servir en esta misma CcD en SAn Lorenzo los primeros dias de enero. Me gustaría recibir noticias de los frutos logrados y que comentarios tiene respecto a esta nueva experiencia que el Señor le regaló. Además si fuera posible mantener correo privado así le comparto otras vivencias. Aunque no pude interceder en su servicio lo hago ahora pidiendo a Dios derrame abundantemente sus gracias en su ministerio. Bendiciones

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí