RIVER, boca y Maradona (bis)

369

Hace un tiempo hablábamos de este tema. El del superclásico que se juega este fin de semana. Y el de Maradona como ejemplo de vida para los argentinos. No queremos hacer leña del árbol caído, pero una referencia al jugador de fútbol nos parece oportuna. Es por todos sabido que Maradona ha sido internado dos veces en quince días a raíz de una hepatítis producto de una intoxicación alcoholica.
Hace una semana celebrábamos la Pascua, esto es, la muerte y la resurrección de nuestro Señor Jesucristo. La resurrección significa que el cuerpo vuelve a tener vida porque el alma se le vuelve a unir. Para el ser humano este no es un dato menor. La Resurrección de Jesús nos habla de la dignidad de nuestro propio cuerpo, de la necesidad de cuidarlo y protegerlo. Los derechos a la salud, a la vivienda digna, al trabajo para sustentarse honestamente… son derivados de el valor de la corporalidad. En este contexto, el deporte ayuda a crecer al ser humano y los vicios corrompen a la persona. Y no estamos haciendo un juicio de valor sobre este deportista intoxicado. Estamos diciendo algo que nos afecta a todos. Para dar otro ejemplo, recordemos que el consumo de Paco en la Argentina ha crecido un quinientos por ciento en los últimos meses.
Hay un pecado capital que se llama gula. La gula es toda apetencia desordena en el comer o en el beber. Cuando algo que es una necesidad natural y produce placer se desordena, se desordena todo el ser humano. La comida y la bebida, que son buenas en sí mismas, se pueden volver contra nosotros mismos cuando corremos afanosamente tras ellas. En el caso del abuso de la bebida alcohólica, este desorden toma un nombre concreto: embriaguez. Cuando la moderación se abandona nos transformamos en esclavos de aquello que nos debía servir para sobrevivir o deleitarnos.
Y algo más todavía: la gula no solamente es pecado, sino que nos hace mal. Destruye nuestro cuerpo, destruye nuestro carácter, destruye nuestras relaciones sociales. Cuando dejamos de tomar vino porque el vino nos toma a nosotros… damos lástima. Por más que una tribuna coree nuestro nombre, por lo bajo al vernos menearán la cabeza y dirán de nosotros: “¡Pobrecito! Lo puede tener todo y nisiquera es capaz de tenerse a sí mismo”.
Jesús, que comía y bebía con moderación, con su Pascua nos regala la libertad de los hijos de Dios. Así podemos transformarnos en señores de nuestro cuerpo y de las cosas, no para abusar de ellas, sino para usarlas en nuestro provecho. Que Él sea nuestro guía cada vez que llenemos un vaso con alcohol. Que ese vaso sea para brindar con un amigo y, roguemos, que ese amigo sea capaz de decirnos “¡Basta, ya fue suficiente!”.

1 Comentario

  1. 1. Maria Veronica Motta – Abril 15, 2007
    A mi me apena Maradona porque es un tipo que por su ignorancia no supo valorar lo que tenia, y ahora ni siquiera es capaz de pensar en su salud a lo sumo por el amor que tiene a sus hijas. Pero mucho mas pena me da y me preocupa que el tema de la internacion de este hombre sea el titular de los diarios y de los noticieros y que se hagan conferencias de prensa explicando porque se le habia dado el alta. Porque con esto me doy cuenta que no es solo Maradona el enfermo sino que los medios de comunicacion como los diarios y la television tambien lo están y por lo tanto enferman a la sociedad que los sigue y se idiotiza al estar pendientes de esos temas. Si vivieramos en un pais donde esta toda en orden, donde los valores de vida están donde deberia estar y no tenemos otro tema que hablar y bue……. hablemos de este personaje. Pero creo que hay tantas otras cosas por decir, podrian ocupar ese espacio para disfundir buenas noticias o vidas ejemplares.
    Porque ni siquiera se ve como el pobre tipo que no supo como manejar su vida, como para que sirva de ejemplo para varios, sino que lo siguen mostrando como un idolo, un astro y hasta me aterra escuchar cuando algunos hasta le dicen que es un dios.
    Dios los bendiga!!!!!!!!

    2. cristian hugo albornoz – Abril 16, 2007
    reverendisimo padre fabian quueria felicitarlo por el blog esta muy bueno,me gustaria entablar via mail,una relacion para estar comunicados yo estoy en buenos aires,fui seminarista en el seminario de parana,y soy muy amigo de juan pablo esquivel,y me interesaria saber mas de ustedes y el blog.un fuerte abrazo en cristo jesus.

    3. Fabio Pereyra – Abril 17, 2007
    Estimado Padre Fabian :
    Mi nombre es Fabio Pereyra, lei algunas de sus post, algunas afirmaciones me parecieron muy interesantes.
    Veo que tenemos en comun la necesidad de seguir el ejemplo de Jesus.
    Me gustaria establecer contacto y opinion entre blogs.
    Te invito a visitar el mio
    http://reflexionesbreves.blogspot.com
    Espero contar con tu visita.
    A tus ordenes.
    Saludos Cordiales
    Fabio Pereyra

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí