Retazos de una experiencia

420

Hoy estoy trantando de descansar de mis vacaciones. O del final agitado que tuvieron. Como les conté en la entrada anterior, fueron cinco días en la casa de mi papá y ocho días en el Chaco.

Cuando todos le huyen del calor, el Señor me llevó a una semana muy intensa de calor atmosférico, pero muy refrescante por el calor humano que viví. A mediados de enero me contactaron porque no encontraban asesor para una Convivencia con Pablo que se llevaría a cabo en Resistencia, Chaco (norte de la Argentina). Pedí unos días para contestar porque su final coincidía con el primer sábado de mi regreso a la Parroquia. El Señor, que no se achica para solucionarnos los problemas, hizo que consiguiera enseguida el reemplazo.

Debo confesarles que me asustaba el calor que hace en la zona, ya que me afecta en la presión sanguínea, no me dan ganas de hacer nada y me pone de muy mal carácter (bueno… el frío también… jaja). Por eso localicé, via google, la casa de retiros y me alegré al ver que la foto de unas de las habitaciones tenía aire acondicionado. (Después me enteré que tenían ese aparato el comedor, la capilla, la sala de enseñanzas y… una sola habitación… que se la dieron al sacerdote asesor… puff… menos mal o me asaba).

Con todos estos “inconvenientes” solucionados, di mi si. Partí al mediodía del sábado 22 desde mi pueblo, Hasenkamp.

Antes de salir, a media mañana, por sacar el auto del sol lo arrimo a mi casa. Resultado: no calculé la distancia y choqué una columna. Escuché un ruido, vi a mi papá que asomaba, vi un a marquita en la parte superior de la columna y le pregunté: “¿La rompí?” La respuesta fue: “No. Lo que rompiste fue el vidrio del faro del auto.” No sabía si alegrarme o llorar (lo había cambiado hace dos meses y me había costado 110 pesos). Junté los pedazos, los pegué con cemento de contacto y aseguré todo con cinta adhesiva transparente… Mal comienzo… ¿o buen comienzo?

Tenía que hacer 550 kilometros. Los primeros 15o con gas. Luego debía pasarme a nafta porque no había estaciones de servicio que lo vendieran. Cuando hago este cambio en la ruta… el auto se para. El contexto era este: sol de enero que partía la tierra, plena siesta, en medio de la ruta, auto parado al costado del camino… Le recé a la Virgen. Arranqué y marchó unos dos kilómetros y se quedaba sin fuerza. Parar, arrancar, marchar, parar… así como cincuenta kilómetros. Al cruzar una ciudad (Esquina) hice algo automático: apagué y prendí el motor sin detenerme. Fue la solución: agarraba fuerza de nuevo y seguía. Así hice 300 kilómetros: iba a 110, cuando se me comenzaba a quedar el motor y llegaba a 100 lo apagaba y prendía y seguía la marcha. Por lo menos no me aburrí.

Cuando llegué a Corrientes paré a cargar combustible a la entrada de la ciudad. Lleno el tanque y pregunto por los sanitarios. Me dicen dónde están y estaciono cerca del Minishop: vereda alta… la toqué con el paragolpe de plástico que tiene mi auto… saltó un remache (menos mal) y quedó colgando. La canción dice “lo atamo con alambre, lo atamo”. Pero no tenía alambre. Si un precinto plástico: no quedó ni bien ni prolijo ni seguro… pero así llegué al retiro y así volví a la parroquia.

A la noche dormí en una casa de retiros de Corrientes, dónde comenzaba una Convivencia con el Espíritu Santo. Un buen baño y un buen sueño me dispusieron para comenzar en Resistencia (distante a unos 25 km) mi Convivencia con Pablo.

Toda la experiencia fue muy linda. Participaron 44 conviventes con edades que iban de los 17 a los 70 años. En el equipo de servidores eramos 8 y el equipo auxiliar (cocina y compras) 6.

Se vivieron momentos muy profundos de encuentro con el Señor. Y cuando Dios pasa, nuestro corazón y nuestra vida queda al desnudo. Pero Dios no es un juez que condena sino un Padre misericordioso que nos da fuerza para comenzar de nuevo, sanar nuestras heridas y crecer en su intimidad. Creo que es un buen resumen de lo que vivimos. Si alguien quiere saber más… haga la experiencia: está formalmente invitado.

El sábado 29 salí de Resistencia a las 17.00 Gracias a Dios el auto no falló más de cuatro o cinco veces. Pero como conocía la manera de solucionarlo, no fue un problema (¿será que deberé cambiarlo?). Llegué a la parroquia a las 0.30 del día 30. La verdad, medio dormido en algunos tramos, prendía el aire acondicionado y me tiraba aire frío para despejarme. Ni el sueño ni el cansancio fueron fuertes, lo cual no hizo necesario ninguna detención más allá de la carga de combustibles.

Ahora estoy retomando las actividades en la parroquia. Ya estoy descansado del viaje y con el corazón muy lleno de Dios.

1 Comentario

  1. No sabe Padre cuánto me emocionan leer el resumen tan bien expresado por ud…. Esto que vivimos realmente es sentir que el sr pasa y quedamos al desnudo por completo.
    Con respecto a su auto me parece que así no se puede viajar… entonces y como el calor del chaco lo dejó más enamorado del Sr. va a regresar. Conclusión: habrá que cambiarlo. Y tenga cuidado no es andar nomás chocando columnas…jajajaj…un abrazo en el Sr!

  2. Ahhhhhhh…me disculpo por hacer que me escuche en medio de la siesta chaqueña! JAJAJA…

  3. Me gusto mucho leer esto. Hubo dos cosas fundamentalmente que me llegaron mas. Una es el relato en si, sincero y lleno de realidad ,dirigido a toda la comunidad, en el que al leerlo se “desmitifica” al sacerdote. Se lo ve como es , como un hombre de fe , que lucha en la vida con todas las penurias y alegrias de todo crisitiano .El otro me da mucha paz y alegria,sobre todo en estos momentos tan dificiles para los sacerdotes fieles al Señor ,y es escuchar que tu corazòn “esta muy lleno de Dios”-

  4. Hola Padrecito que bueno mas allá de tus anecdotas verdaderas, cuanto me alegro por tu experiencia espiritual. Coincido con Marcelo y vos lo sabes esto de escuchar a los sacerdotes hablar de su intimidad espiritual. Me alegro mucho . Te cuento que estoy estrenando el aparatito que vos me aconsejaste, recien hoy porque estuvimos en otra zona donde no se podia.
    Si Dios quiere el 2 de marzo será la cirujia….falta rato no? pero falta menos que antes y por gracia de Dios todo va marchando bien , con los inconvenientes conocidos, pero con tiempo para aceptar la voluntad de Dios y darle gracias por todo lo demas que nos da. Despues te escribo meil asi me contas otras cosas que me interesan. Ahh!!!! no te encuentro en la foto. Bendiciones

  5. Ponete los anteojos y buscame en el costado izquierdo. Justo me sacaron la foto cuando andaba de remera porque se me estaban terminando las camiosas limpias y no tendría para el último día. Por eso me vas a ver todo rayado… algo raro en mi… ¿no?

  6. si padre estoy de acuerdo con varias de sus frases me alegra cuando nos llama y podemos responder. lejos de usted aceptar con comodidades no??? jaja estoy feliz por su experiencia me trae muchos recuerdos como cada vez que me comunico con usted!!! a mi pesar no las vivo ya pero trato de vivir esos dias en mi cotidiano. o al menos eso creo le deseo bendiciones… me encanto lo del auto bien argentino jaja!!! que corajudo solo y tantos km!!!

  7. JAJAJA………….. me parecio que eras vos …¡pero tan flaco!…corazón cuidate….no quiero que te vayas todavia…mmmmmmm…..jejejeje…… Despues te escribo para unas consultas

  8. Bienvenido Padre: le comento que nunca participé de un retiro espiritual y que sería bueno en algún momento prepararme para ello. Me encanta la frase que Ud. escribió: “hoy estoy tratando de descansar de mis vacaciones” y es verdad, uno siempre termina descansando de las vacacines, ja, ja. Por útimo, si el auto es para Ud. esa pequeña cruz que debemos cargar para aprender a amoldar nuestra alma, no lo cambie. Caso contrario, le recomiendo que el próximo vehículo no sea gas, porque pasan més en el taller que en la casa de uno. Gracias por compartirnos su experiencia.

  9. No me imaginaba todo lo que pasó con este viaje suyo padre. Ahora pieso que nuestro Señor lo quería con nosotros en el chaco.
    Su fortaleza me va a ayudar mucho como un ejemplo. Muchas muchas gracias, lo saluda un hermano en Cristo.

  10. Qué bárbaro!!!Y el Señor nos prueba hasta lo último,pero a la vez nos fortifica.Gracias porque a pesar de todas las circunstancia,usted nos contuvo con mucha firmeza,amor,alegría y con misas cortitas.Dios lo siga guiando y María lo cubra con su manto de amor,como lo hizo con Jesús.Bendiciones

  11. “Una es el relato en si, sincero y lleno de realidad ,dirigido a toda la comunidad, en el que al leerlo se “desmitifica” al sacerdote. Se lo ve como es , como un hombre de fe , que lucha en la vida con todas las penurias y alegrias de todo crisitiano .”

    Marcelo, yo no podría haberlo dicho mejor! Gracias.
    ———-

    “A la noche dormí en una casa de retiros de Corrientes, dónde comenzaba una Convivencia con el Espíritu Santo.”

    Pde., por casualidad conoce a uno de Ctes. capital que es casi tocayo suyo? podría ver su canal a ver qué le parece? Gracias

  12. “Debo confesarles que me asustaba el calor que hace en la zona, ya que me afecta en la presión sanguínea, no me dan ganas de hacer nada y me pone de muy mal carácter ”

    Es común que ocurra en personas con genes germánicos, nórdicos, etc. a mi padre le decíamos medio en broma que se ponía como “el perejil” (laxo y mustio). Yo heredé bastante también. No quiero pensar en lo que se sufrirá en el averno.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí