Hay momentos en los cuales las grandes noticias pasan desapercibidas, por lo menos para el común de la población. Los mundiales de fútbol y las fiestas de fin de año, en ese sentido, son especiales. Salen algunos títulos, pero en medio de la fiebre consumística nadie los nota. Por eso quisiera rescatar algunos regalitos que nos hicieron ya cercana la navidad.
El primero tiene que ver con los Montoneros. En la Cámara Federal porteña se confirmó que los delitos que ellos cometieron en la década del 70 no pueden ser catalogados de «lesa humanidad» y por eso ya prescribieron… es decir, que no pueden ser juzgados y condenados. Concretamente se trataba de la causa por un ataque con explosivos a la Superintendencia de Seguridad de la Policía Federal, el 2 de julio de 1976. Y fueron sobreseídos: Mario Firmenich Marcelo Kurlat, Laura Silvia Sofovich, Miguel Lauletta, Norberto Habegger, Horacio Verbitsky y Lila Pastoriza. Estos dos últimos actualmente son periodistas…
Los camaristas indicaron que los crímenes de lesa humanidad «son cometidos por agente estatal en ejecución de acción gubernamental o por un grupo con capacidad de ejercer un dominio y ejecución análogos al estatal». Pero no hay que equivocarse: «sin duda el error radica en confundir la pretensión de acceder al poder político, que caracteriza a toda agrupación política -violenta o no- con el ejercicio del poder político, de dominio sobre una población civil determinada»… En otras palabras: muchachos, pongan bombas, asesinen militares, sindicalistas o cualquier otra persona… no se preocupen… nosotros sabemos que son jóvenes idealistas que buscan un mundo mejor…»
Ustedes ya saben lo que opino de la violencia, sea del signo que sea no es el camino para construir una nación. También me gustaría algún día opinar sobre la justicia argentina… a la que se la representa con una venda en los ojos… pero me quedo corto de palabras…

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorLa Navidad es Jesús
Artículo siguienteOtro regalito: hijos de desaparecidos
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!