Ayer vi pasar la marcha de la gente del campo rumbo a la casa de Gobierno de mi provincia y la aplaudí. No pude participar porque tenía casi al mismo horario una Misa de despedida en una Capilla. Pero me emocionó ver a los chacareros salir del monte y protestar porque le sacan del bolsillo lo que consiguieron con su trabajo. Ubiquémonos, los que están cortando las rutas no son los latifundistas… esos están en sus casas con aire acondicionado y protegidos del temporal de anoche. Los que salieron son los pequeños y medianos productores… esos que cuentan muchos años los pesos porque solamente «salvan» la inversión… esos que en estos años pudieron recuperarse gracias a las buenas cosechas y los buenos precios y se preguntan cuanto durará la coyuntura (trabajé tres años en un acopio de cereales y sé de que estoy hablando)…

Particularmente estoy muy molesto con la Presidente. Por varias razones. En primer lugar, este tema de las retenciones (altas o bajas… no es el problema) que engrosan las arcas del gobierno nacional sin rendir a las provincias lo que tendrían de coparticipación si fuera un impuesto normal. Conclusión: la plata vuelve a las provincias en obras… pero a través de subsidios que se dan a quienes se trasforman en clientes políticos. Por eso no me cuesta entender el hecho de que mi gobernador esté tan calladito luego de aplaudir el discurso K.

En segundo lugar, el discurso. Uno esperaba de su parte que se comportara como la Presidente de todos los argentinos. Que llamara al dialogo y abriera las puertas para una negociación… Una actitud ilusa de mi parte… es más fácil matar un chancho a besos que un K se siente a dialogar con alguien que no sea compinche o subordinado que asienta a todas sus afirmaciones. Y esto no es gratuito… la historia de los últimos cuatro años lo afirma.

Un discurso que debería haber preparado mejor. Habló de obras que se hicieron en la Laguna La Picasa. Laguna que se encuentra en la Provincia de Santa Fe, al límite de Buenos Aires, cerca de la Provincia de Córdoba. La Presidente la situó en el límite de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos… se le olvidó que estas dos provincias están separadas por un río, el Paraná, el mayor de la Argentina… Si tan solo visitara la Wikipedia

Junto a esto el injusto trato de «piqueteros de la abundancia» que están dando un «paso de comedia». Eso mi hizo acordar el pasado verano. La «nena de la Cristina» en sus vacaciones se alojó en un hotel cuyo precio diario era de $ 1060,00 Eso sin contar la comida y las diversiones… ¿cuantos chacareros, de los que están cortando las rutas, pueden darse el lujo de gastar en sus vacaciones lo que la nena gastó en un solo día? Ahh… una nota dice que llegó a una playa exclusiva dónde sólo se accede si tenés una 4×4… Hagan lo que ellos dicen pero no lo que hacen, advirtió Jesús frente a los fariseos…

Sumemos la prepotencia de la violencia física frente al derecho de manifestarse. Concretamente, la actitud de los piKeteros oficialistas que afirman que los que no piensan como ellos son «golpistas». Ese es el único fundamento (además de la violencia) que tuvieron para «limpiar» la «plaza porteña de mayo» a aquellos «oligarcas» que no piensan en el interés del pueblo. No sé porque usaban máscaras… la policía no los va a llevar presos por agresión.

En fin… habría tantas otras cosas más. De mi parte, mi corazón está con aquellos que están reclamando. Y mis labios elevan oraciones para que haya paz con justicia social… para todos, porque los del campo también son argentinos.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorUn Preámbulo para la futura Constitución de Entre Ríos
Artículo siguienteDialogo para la paz social
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!