El 23 de diciembre rezamos la septima y última “Antífona O”. Invoca a Dios como «Emanuel», de acuerdo a la profecía hecha por Isaías. El misterio infinito e insondable se hace presencia cercana y palpable.

El video para este día

El octavo video de la serie que los jóvenes de “Algo Personal” trata sobre este tema.

Aquí hay una sencilla explicación que nos ayuda a comprender el sentido de las promesas que, en el rey judío, Isaías profetiza para toda la humanidad.

Oremos entonces…

Dios, al cual percibe la humanidad como un misterio tremendo y fascinante, se hace cercano y encontradizo… ¡Inmenso escándalo!!!

El verdadero “espíritu navideño” está en descubrir en Cristo al Dios que nace, al encarnado… al Dios-con-nosotros. ¿Que les parece?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorOh Rey de las naciones, ven a guiarnos
Artículo siguienteHoy ha nacido el Salvador
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!